Ganadería

Calidad del ganado y su carne parten desde la recría

Exitosa Jornada virtual organizada por la Sociedad Criadores de Angus.

 

Pablo Antúnez

La ganadería uruguaya es un ejemplo para el mundo, pero todavía hay mucho por hacer, especialmente para mejorar la fase de recría, la más crítica en la vida de un bovino.

Días atrás, el Ing. Agr. Lucas Gremminger, que fue presidente de la Sociedad Criadores de Angus, decía que “un tercio de los novillos que produce Uruguay son buenos o muy buenos, otro tercio son regulares y el restante tercio, son malos en cuanto a su calidad industrial”. En todos los casos, la clave está en manejar bien o mal los terneros y terneras.

Buscando aportar y refrescar conocimientos para los ganaderos y cultores de la raza, la Sociedad Criadores de Angus organizó la Jornada Recría 360°, que reunió como panelistas a la especialista Ing. Agr. Graciela Quintans (Investigadora Principal en reproducción Animal de INIA), el experto argentino Dr. Atilio Ciuffolini, director de bovinos de carne de Teknal S.A.), Ing. Agr. Santiago Luzaro (responsable del Laboratorio de Tecnología de la Carne. INIA) y el Ing. Agr. Diego Varalla, principal de la Consultora Apeo.

La jornada virtual fue moderada por el periodista Marín Olaverry y contó con una multitudinaria presencia de productores, técnicos y criadores conectados durante más de tres horas.

Relevancia. La apertura contó con la presencia del Subsecretario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ing. Agr. Ignacio Buffa, respaldando la iniciativa de la Sociedad Criadores de Angus, por considerar el tema de la jornada como “de enorme relevancia”.

El jerarca de gobierno destacó que “la ganadería viene pasando por un momento interesante en cuanto a relaciones de precios y hay buenas perspectivas en los mercados”, pero consideró que “tenemos todavía un debe a la interna de la cadena”. Buffa remarcó que “una cadena no es más fuerte que el eslabón más débil” y ese eslabón más débil es la cría.” La base es la cría, que tuvo un panorama interesante a través de exportación en pie, pero la estimulación a producir terneros está estrechamente relacionada con todos los eslabones: mejora de procesos de inserción internacional, relaciones de precios, etc”. Todas las mejoras que se logren en esos aspectos, desde la óptica del subsecretario del MGA “repercutirán en beneficio del sector criador”.

Preocupación. Por su parte, el Ing. Agr. Rodrígo Fernández, cabañero Angus, asesor ganadero y Gerente de Agropecuaria Frigorífico Modelo S.A., dijo que la Conferencia Recría 360° fue pedida por la industria frigorífica” que “está muy preocupada por el tema”.

La industria frigorífica no sólo precisa mayor volumen de novillos y vaquillonas para cumplir con los negocios que realiza con los más de 150 mercados a los que llegan las carnes bovinas uruguayas, además precisa calidad. Sin buena calidad en su materia prima, no puede afianzarse con sus marcas en los mercados y conquistar consumidores, que una vez que conozcan el producto y sus características, lo valorarán más.

Fernández recordó que la Sociedad Criadores Angus “no sólo certifica novillos y vaquillonas”, sino que también “mantiene un vínculo muy fluído con la industria frigorífica. La Sociedad de Criadores tiene un panel de acción que abarca toda la cadena”, afirmó Fernández.

La carne Angus continúa abriéndose camino en el mundo a nivel de consumidores y la producida en Uruguay es la mejor, porque tiene base pastoril, está libre de hormonas y antibióticos, respeta el medio ambiente y el bienestar animal. El consumidor pide todo eso y más.

Recriar bien la ternera para preñarla antes

 

La investigadora principal de INIA en el subsector de la cría y especialista en Reproducción Animal, Ing. Agr. Graciela Quintans, brindó una visión conceptual de la cría y recordó que Uruguay tiene “información nacional, producto de tantos años de trabajo de tantas instituciones”, para producir más y mejor.

La clave está en recriar bien la ternera para construir el futuro rodeo. “Si bien la recría es muy importante a partir del destete, con los avances del conocimiento, esta historia empieza en el útero materno. Tiene mucho que ver con el área de programación fetal y en los primeros dos meses de la vida del ternero”, aclaró.

La especialista de INIA Treinta y Tres explicó que “desde que se desteta la ternera con 6 meses y llega al servicio con dos años, pasan eventos importantes” y advirtió que “la luz roja aparece después del destete y es el primer invierno”. Es por eso que insistió en suplementar la recría sobre campo natural para mejore la ganancia de peso.

“Es importante, para cuantificar la pérdida o la posible ganancia, que cuando arrancamos en el otoño con una ternera de 160 kilos, suplementar no solo implica ganar kilos, sino que evita perderlos. Eso se refleja en la primavera con una ternera con buenos pesos”, detalló Quintans. El animal luego tiene que entrar en la pubertad para comience a presentar celo y luego se preñe. “El primer eslabón en la cadena reproductiva es la pubertad. Para preñarse, hay que entrar en la pubertad. Para que se preñe debe tener una buena tasa de ganancia en el primer invierno”, remarcó.

Quintans reconoció que se está intentando preñar animales más grandes, con pesos que subieron entre 15% y 18% respecto a los de la década del 70 y eso se refleja también en la pubertad. Por eso insistió: “la tasa de ganancia en el primer invierno es determinante en la actividad reproductiva, se evidencian efectos en el tiempo y con un adecuado manejo de la recría, se cosecharán los logros en el rodeo adulto”.

Manejo de la nutrición “será de por vida”

 

La nutrición del animal y la sanidad son aspectos claves para poder lograr una buena reproducción cuando este apto para el servicio. El Dr. Atilio Ciuffolini, director de bovinos de carne de la empresa Teknal S.A. se focalizó en las claves para tener una recría eficiente desde el punto de vista nutricional.

Ciuffolini batalló sobre algunos de los conceptos vertidos por la especialista uruguaya Graciela Quintans y recordó que “la recría tiene efectos residuales. Si no hay condición corporal no se logrará la reproducción por más que se seleccione el biotipo. La eficiencia en el engorde es crecimiento”.

El especialista argentino también destacó la importancia de la genética y afirmó que “cuando incorporamos genética estamos incorporando una curva de crecimiento que se administra a lo largo de toda la línea de producción. Se compensa el crecimiento en pie, pero no en carcasa”, agregó.

Mostró que animales recriados “con carcasas de bajo peso pierden área de carcasa, área de ojo de bife, tienen menor rendimiento carnicero en frigorífico y menor cantidad de grasa. El marmoleado es un esfuerzo de toda la vida”.

Remarcó que la condición “es que la recría en el primer invierno sea buena, pero que también el biotipo exprese cobertura de grasa básica para una buena conformación de carcasa”. En una palabra, “se construye carcasa a lo largo de toda la vida del animal”.

No solo hizo recomendaciones, también recordó conceptos: “la dieta sobre la recría tiene efectos significativos en la ganancia a corral (Feedlot)”. Exhortó a poner foco en el marmoleo (grasa instramuscular), importante para mercados de elite hacia los que estamos exportando: Japón, Corea del Sur y otros. “Hay que hacer un buen manejo en el predestete, trabajar la recría confinada con granos para el apalancamiento del mamoreo”. Ciuffolini admitió que “a medida que se demande más calidad, el manejo nutricional será de por vida”.

La etapa clave para un buen producto final

Con datos y resultados de investigaciones y trabajos técnicos, el Ing. Agr. Santiago Luzardo, responsable del Laboratorio de Tecnología de la Carne, perteneciente al Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, explicó cómo la etapa de recría puede estar afectando el producto final. Por su eso su conferencia se denominó: Recría, calidad de la canal y la carne.

El experto comparó la producción de carne “con una carrera de posta” y por eso destacó la necesidad de “intensificar esta etapa en la vida del bovino”. Dijo que si se logra dar este paso “se le entrega antes la posta a la terminación”.

A su vez, explicó que “el potencial muscular del animal empieza tempranamente en el feto. Antes que el bovino llegue al nacimiento el potencial muscular ya está definido y lo que crecerá post nacimiento será el tejido muscular que luego se transforma en carne”, explicó.

Las investigaciones sobre calidad de carne muestran mayor peso de canal con mayor nivel de concentrado durante la fase de recría y eso es clave en los terneros cuando serán destinados posteriormente a los corrales de engorde o feedlot.

En su charla, también exhortó a cuidar mucho las características visuales de la carne que le resultan atractivas a los consumidores y que definen si compra o no el producto cuando va a la carnicería o al supermercado. “Carnes muy oscuras no son tan atractivas para el comprador local o extranjero”, recordó.

El gran concepto final de este investigador de INIA fue: “la etapa de recría puede llegar a afectar características de la calidad de canal y en menor medida de la calidad de la carne del animal”. Países que son netos exportadores de carne de alta calidad, como es el caso de Uruguay -la carne es hoy quien tira de la locomotora exportadora en Uruguay- no pueden darse el lujo de perder calidad en sus productos, por no aplicar tecnología validada en las investigaciones locales y muchas veces, de bajo costo, pero alto impacto económico.

Ganadería de precisión debe ser el camino

 

Para el presidente de la Sociedad Criadores de Angus, Dr. Diego Oribe, Uruguay debe ir hacia una ganadería de precisión. “La palabra precisión aparece en todas las charlas, tanto a nivel de campo, de producto, como a nivel del consumidor en cuanto al producto que está demandando. Pide un producto cada vez más concreto y más específico”.

Según su visión, la etapa de recría en el negocio ganadero y la producción de carne bovina, “es clave y excede lo que es la raza”. Es por eso que la Sociedad Criadores de Angus apuntó con la Jornada: Recría 360°, a “generar una instancia de agregado de valor”.

Oribe graficó que la recría “es como una cruz de caminos”, cuando se toma el rumbo y “se hace bien genera un virtuosismo en todo el sistema ganadero y pasa a lo inverso cuando se descuida, impacta hacia adelante y tiene un efecto que no tiene vuelta atrás, tanto desde el punto de vista reproductivo, como en el precio del producto”, remarcó el presidente de la Sociedad de Criadores Angus, organizadora del evento.

Al cierre de la actividad, consideró que fueron “charlas muy interesantes”, por lo que agradeció a todos los participantes, auspiciantes y oradores por participar. También tuvo un reconocimiento para el equipo de trabajo de la gremial que preside y para Kiwi Films.

Exhortó a los productores a trabajar en sus empresas apoyándose en las tecnologías que están disponibles, que fueron validadas en las investigaciones locales. “Es hora de mirar hacia una ganadería cada vez más profesional, que es lo que podemos hacer”, reflexionó Oribe.

La Sociedad Criadores de Angus ya está trabajando fuerte en una nueva jornada para el mes que viene, donde nuevamente habrá aportes técnicos de alto nivel buscando profesionalizar el negocio, para que Uruguay se siga destacando por la excelencia de su genética, pero también por la calidad de la carne que exporta a los más selectos destinos de ultramar.