Forestación

Raúl Ferro: “La forestación es un negocio importante para la empresa”

Raúl Ferro es propietario del establecimiento Ingral, ubicado en la localidad de Tres Bocas, sobre la Ruta 24, en el departamento de Río Negro. Cuenta con una producción muy diversificada: realiza ganadería, agricultura, lechería y forestación. La asociación con el sector silvícola la inició en la década del 90 y encontró en este rubro una muy buena complementaridad con las explotaciones tradicionales.

Raúl Ferro, director de Ingral.

– ¿Cómo fue la decisión de ingresar a la forestación?

– En el establecimiento siempre se tuvo vocación por la forestación. Primero como monte de abrigo, y después, incipientemente, en la década de los 70 con el inicio de la ley forestal se hizo pino como forma de descontar impuestos en el área plantada. En ese momento se descubrió la complementariedad del negocio forestal con la ganadería y en la década del 90 iniciamos la asociación.

– El establecimiento cuenta con una diversificación importante de todos los rubros: hay ganadería, agricultura, lechería y forestación. ¿Por qué se determinó eso?

– En la vida del establecimiento se fueron realizando distintos rubros con el objetivo de poner los huevos en distintas canastas. Eso nos favoreció en algunas crisis y también sirvió para el desarrollo del establecimiento. Como estrategia de la empresa se desarrolló el know how en la lechería y la ganadería vacuna y ovina. Mientras que en la forestación y la agricultura se buscó la asociación, porque se consideró que es muy difícil mantener una empresa en la punta de la tecnología y el conocimiento en cada uno de los rubros.

– ¿Qué resultados generó la forestación?

– La forestación se desarrolló desde el inicio en forma asociativa y estamos muy conformes con el aporte al establecimiento. Se complementa muy bien con la ganadería y la lechería, y no solo por la sombra y el abrigo que ofrece, sino que genera grandes aportes en caminería, más cuando hablamos de varias producciones y en algunas zonas del campo no se podía ingresar. Eso ha cambiado y es un determinante importante.

Raúl Ferro, director de Ingral.

– ¿En cuántas hectáreas se hizo forestación en la década de los 90? 

– Con la ley forestal se analizó la posibilidad de hacer forestación, pero las plantaciones se realizaron en los año 93, 95 y 97, en un total de 2.200 hectáreas. Hoy, después de dos cortes, se está encarando el tercer ciclo. Y destaco la evolución genética que ha tenido el país, de muy buena calidad y se adapta espectacular al país.

– ¿Cuál es la modalidad de negocio que se definió con Montes del Plata?

– Es un negocio de asociación. Nosotros ponemos la tierra y Montes del Plata la genética y todo el manejo posterior. Después vamos a un porcentaje en el corte.

– ¿Qué ingresos arroja ese negocio?

– El resultado depende mucho de tres variables: el tipo de suelo, la genética y el flete, o sea la distancia a la planta. La productividad en nuestro establecimiento es de 25 a 30 metros cúbicos al año, llegamos a la cosecha con rendimientos de 250 a 300 metros cúbicos por hectárea. Mientras que el flete es un porcentaje importante del valor. Nuestro establecimiento está cerca del puerto de Fray Bentos, se envía la madera vía terrestre hasta ahí y después se transporta por barcazas a la planta. En definitiva estamos en una zona menor a 100 kilómetros a la redonda de la planta que es el entero más importante para maximizar el precio.

– En los negocios de arrendamientos se manejan ingresos de US$ 150 a US$ 190 por hectárea, la referencia es similar en la asociación….

– En la asociación estás cerca de duplicar ese ingreso de renta. Es un negocio importante que, como dije, depende de muchas variables.

– Hace muchos años que participás del negocio forestal, ¿cómo has visto la evolución del mercado de la celulosa?

– Te cuento, como referencia, que en los primeros cortes que hizo el establecimiento a mediados de la década del 2000 el producto se vendía a un valor dos veces y media o tres veces menos que el actual. Hubo una evolución importante en el precio, además la industria de la celulosa está desarrollando nuevas líneas para la colocación del producto, eso potencia el rubro y da consistencia al productor.