Empresas

Tras cinco años, la inversión extranjera volvió a crecer en Uruguay

Aumentó 13,2% en América Latina y 2,8% en Uruguay.

Cosechadora de granos. Foto: Reuters.

Según los últimos datos divulgados ayer por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) aumentaron en la región 13,2% en 2018 con respecto a 2017 y alcanzaron a US$ 184.287 millones.

Esto significa el primer crecimiento de la IED tras cinco años de caída, aunque el informe de la Cepal recordó que “la cifra alcanzada el año pasado está aún por debajo de los valores registrados durante el ciclo de auge del precio de las materias primas”.

Los datos -que fueron presentados ayer por la Cepal en Santiago de Chile- demuestran que “en un contexto internacional de reducción de estos flujos y de fuerte competencia, las políticas nacionales debería atraer IED que contribuya a crear capacidades locales y fomentar el desarrollo sostenible”.

La mayor parte del capital que ingresó a la región provino de Europa y de Estados Unidos, mientras que China perdió participación en las fusiones y adquisiciones en América Latina y el Caribe.

En Uruguay, la IED totalizó US$ 2.702 millones en 2018, lo que implicó un 2,8% más que en el año anterior.

Según datos de Uruguay XXI, analizados por la Cepal, este aumento tuvo lugar debido al crecimiento de los aportes de capital y la reinversión de utilidades (de un 77,2% y un 62,2%, respectivamente), siendo este último componente la principal fuente de capital extranjero en 2018 (68% del total).

Según indicó el documento de Cepal, basado en los datos de Uruguay XXI, en 2017 (último año del que existen datos sectoriales disponibles), la mayor parte de los flujos se destinó al sector de servicios financieros y seguros.

Asimismo, al considerar los proyectos de empresas extranjeras que se acogieron al régimen de promoción de inversiones (Comap), los sectores con más dinamismo en 2018 fueron la industria alimentaria, seguida del comercio, las telecomunicaciones y los hoteles.

“Por su parte, si bien no representaron entradas de IED por tratarse de adquisiciones entre empresas extranjeras, las operaciones entre transnacionales en el sector energético muestran la relevancia del desarrollo de este sector en el país”, señaló la Cepal.

Por último, el informe de Cepal señaló que el 7,9% de la IED recibida por América Latina entre 2012 y 2016 se dirigió a la cadena agroalimentaria, especialmente al sector agroindustrial, y destacó el porcentaje de participación de Uruguay que subió a 15,5%, 14,5% en Paraguay, 14,4% en México y 11,9% en Argentina.

“Al analizar los diferentes componentes de la IED, se observa que la recuperación del dinamismo en 2018 no se fundamentó en el ingreso de aportes de capital, sino en el crecimiento de la reinversión de utilidades y de los préstamos entre compañías”, concluyó el documento.