Publicidad

Inversión en maquinaria y repuestos continúa firme

Situación logística internacional mejoró, pero no se ha normalizado

Maquinaria.jpg

El sector agropecuario uruguayo ha experimentado una mejora considerable en sus números de hace un buen tiempo a esta parte. Algunos efectos referidos a la seguridad alimentaria luego del primer golpe fuerte de la pandemia, la sostenida demanda china, la invasión rusa a Ucrania, entre otros, han valorizado de forma sustancial los alimentos y las materias primas.

Uruguay indudablemente se ha visto beneficiado por este motivo, con una valorización importante de la carne, los lácteos y los granos. De todos modos, en el último tiempo aparecieron algunos factores que han complicado esta bonanza, como puede ser el encarecimiento de los fletes y las dificultades logísticas, e indudablemente el debilitamiento del dólar frente a meses anteriores.

Las ventas de maquinaria siguen muy firmes, y esto ha sido dinamizado en buena medida por los proyectos de inversión fomentados por el gobierno, sumado al cierre de dos ejercicios consecutivos con mejoras en los números, que permitieron a los productores renovar y reacondicionar su flota de maquinaria. Ha sucedido con la carne y con la agricultura de secano, pero se nota especialmente en la lechería y el arroz, dos sectores que venían muy golpeados de varios años de números en rojo y que son grandes usuarios de maquinaria.

En lo que tiene que ver con repuestos, hay empresas adelantándose y preparando lo que implicará el aumento de área sembrada en agricultura de invierno, que repercute en un mayor uso de la maquinaria y por ende una logística mayor. De todos modos, hay máquinas que no han sido acondicionadas aún porque se encuentran cerrando la zafra de maíz de segunda.

Un aspecto especial al que tener atención sigue siendo la situación logística a nivel internacional. Muchos puertos en el mundo, especialmente en China, han detenido sus actividades por cuarentenas y esto generó un efecto que es difícil normalizar. Las navieras llenan sus buques con mayor facilidad porque se han perdido algunas frecuencias y se junta la mercadería, y por ende estos barcos salen a carga llena y no pasan por todos los puntos que se tienen previsto. Es así que se demoran los días, y los destinos con mayor distancia y cantidad de días, como sucede con Uruguay, son los más damnificados.

En lo que tiene que ver con los costos, la situación de los fletes ha mejorado, pero no todo lo que debería. La suba de los insumos a lo largo de 2021 y 2022, especialmente el acero, ha hecho que los costos se incrementen de forma considerable, y eso termina afectando a la cadena en su conjunto. La pregunta es si la demanda mundial seguirá traccionando, con economías debilitadas por un proceso inflacionario a nivel global.

Esto también genera incertidumbre en fechas, confirmaciones y disponibilidad, ya sea para las empresas que importan la maquinaria, como alguna otra que requiere de materia prima y debe tomar otras previsiones.

El último factor al que hay que prestar especial atención es el atraso cambiario, que ha complicado la concreción de negocios para un sector que cobra en dólares, pero tiene muchos gastos en pesos. El porcentaje de disminución en el poder adquisitivo se ve reflejado, al tiempo que muchos de los costos que se deben afrontar no solo son en la moneda nacional, sino que se han incrementado en su valor real.

Investigación del INTA en Argentina buscó cuantificar las emisiones de gases de efecto invernadero de todo el proceso de producción del arroz
La posición septiembre de la oleaginosa sumó US$17,73 y cerró con un ajuste de US$555,66 por tonelada; persiste la falta de humedad sobre importantes zonas agrícolas estadounidenses
A su vez, el cereal no tuvo la misma evolución de precios al alza que los otros granos
Con la habilitación de la exportación de sorgo a China, se abren nuevas posibilidades y valores para este cultivo. De este modo, la gramínea de verano puede tener estabilidad en los precios con números interesantes, y consolidar expansión en rotaciones agrícolas estratégicas y sustentables en zonas con menores requerimientos que las que se planta maíz.
El costo por hectárea escaló a los US$ 2200, un 15% por encima que la zafra anterior
“Necesitamos buenos rendimientos sí o sí para tener buenos resultados en los cultivos de invierno”, expresó Carlos Enrique Oyarzabal, productor agrícola-ganadero de Soriano
Desde mañana lunes, por cada máquina vendida, plantarán 2 árboles nativos de Uruguay
Se registran buenos estados en trigo y cebada; la colza viene más retrasada
Con distintas actividades que vinculan el campo con la ciudad y acercan las producciones agropecuarias como alimento de consumo diario, se realiza una nueva edición de esta actividad con apoyo de entidades uruguayas y brasileñas
Alexis González, asesor agrícola del centro y litoral del país, dijo que la buena campaña agrícola que cerramos sirvió para tapar problemas de la zafra anterior, y expresó que el aumento de área de invierno “dinamiza todo, hay más área para cosechar en diciembre, movimiento de camiones, contratistas y es bueno para el país”. A su vez, González expresó que cuando arrancás la zafra “el mejor número te lo da el doble cultivo”, y dijo que la colza “aporta mucho en la rotación de herbicidas, porque uno de los problemas que tenemos es el aumento de costos por control de malezas”. Finalmente, el asesor dijo que en trigo y cebada se debe apostar a kilos y calidad, y referido a las rotaciones agrícola-ganaderas dijo que deben hacerse con el dueño del campo, “donde haya una fase ganadera y otra fase agrícola, permitiendo que una capture los beneficios de la anterior”.
Desde la Bolsa de Comercio de Rosario manifestaron que se sembrarán un millón menos de hectáreas que en la campaña pasada
MGAP apela a la libertad responsable durante un año

Publicidad

Publicidad