Publicidad

Buena zafra para contratistas de maquinaria

Alta demanda por cosecha de forraje para el invierno

Maquinaria en campo de cosecha. Foto archivo.

El área de cultivos de invierno y verano se ha incrementado, y las consecuencias beneficiosas en este aspecto ya las han sentido los contratistas de servicios agropecuarios. Luego de otros picos en agricultura antes de la caída de la soja en 2014, y con una meseta posterior a eso, hace ya un par de zafras que este servicio ha recobrado importancia, con una “mejora en los plazos de pagos y un riesgo menor que el de la agricultura para los prestadores de servicios”, aseguró Ricardo Bachmann, contratista agropecuario y agricultor de la zona de Río Negro y Durazno.

“No solo ha habido alta demanda por siembra y cosecha, la vedette este año fue el forraje”, comenzó diciendo a Rurales El País Edgardo Rostan, presidente de la Cámara Uruguaya de Servicios Agropecuarios. “Es impresionante lo que se ha hecho de reserva, ya sea en silos de picado de alfalfa, maíz, fardos envueltos, fardos secos: el sector forrajero ha tenido un espectacular crecimiento y se ha visto en las necesidades de contratas”.

A su vez, otro contratista importante con presencia en todo el territorio expresó que hubo picos donde “la demanda por equipos de picado o cosecha de forraje superaba la oferta”. Además, en la medida en la que los valores de la carne se mantengan la idea de los productores es continuar este incremento, sustentado en la ganadería de campo y los encierros.

En lo que tiene que ver con la cosecha y considerando el aumento de área en casi todos los cultivos, “los productores han aprendido mucho no solo a levantar la cosecha, sino a planificar la siembra del cultivo sucesor”, afirmó Rostan.

En este sentido hay una alta demanda en equipos de siembra también. Esto no significa necesariamente que haya más área en cada productor, sino que todos quieren aprovechar los momentos y exigen una alta carga de equipos. “No podemos trabajar en todos lados a la vez con esa intensidad, y eso lleva a discutir el tema de la tarifa en el sentido en el que podemos hacer menos área de este modo y hay más conciencia de lo que impone cobrar una “tarifa llena” para trabajar”, expresó el principal de CUSA.

El crecimiento de la agricultura se nota. La presión por la cantidad de máquinas es considerable, pero también sucede con la calidad de las mismas, ya que los productores demandan equipos de trabajo de última tecnología, y los contratistas deben amoldarse a las exigencias de trabajo tan desafiantes de la actualidad. “Hay mucho trabajo con fertilización variable, preparando los líquidos: es imponente la presión que tenemos”, agregó Rostan.

El servicio de contratas está vigente y es necesario, pero se ha visto diezmado en función de otras etapas. Hoy los productores cuentan con apoyos financieros, como los proyectos de inversión, que le permiten acceder de buena forma a la inversión en equipos de maquinaria, sobre todo de una manera que muchos contratistas no acceden, con planes de pago más favorables. No obstante, como “al productor le ha ido bien y no quiere tener el dolor de cabeza de manejar gente, algo que los contratistas tenemos aceitado, se ha ido perdiendo el miedo y luego de 2 o 3 años hay una renovación de las contratas, porque está difícil hacer trabajar muchos equipos con gente que no está capacitada”, afirmó Rostan.

En este sentido, ha sido una muy buena zafra para los contratistas y todas las partes están contentas, ya que la mayoría de los trabajos se realizaron en tiempo y forma, avanzando con la siembra de invierno, primero con la colza, luego trigos de ciclo largo y finalmente la cebada.

La preocupación de todos modos pasa por la rentabilidad del trabajo, porque “comparado con el resto de las subas nos vimos afectados, ajustamos entre un 7% y un 8% en febrero y es real, porque nosotros no dependemos del negocio del productor y tenemos que cobrar nuestro trabajo”, dice Rostan, “hoy por hoy el servicio agropecuario es lo más barato que tiene el productor comparado con las demás subas de insumos y rentas”. Además, “las subas de combustibles, repuestos, el costo de mantenimiento, aceite y lubricante corre por parte del contratista y no se ha visto reflejado en el aumento del precio”, expresaron distintas fuentes a Rurales El País.

En San José Interagrovial SA abrió el 18° punto de venta John Deere y PLA
Hay crecimiento en colza y trigo, con leve baja en cebada
Tras no llegar a un acuerdo, la industria hizo el pago de forma unilateral al 30 de junio
Hoy se define cuánto le deposita la industria al productor por la bolsa
Con buenas prácticas de manejo, se pueden sacar más de 10 toneladas en cualquier chacra de arroz del país
La importancia de contar con un bioestimulante registrado y regulado por la autoridad competente, ofrece garantías para toda la cadena productiva involucrada en la producción, distribución y consumo de este tipo de productos
Carolina Meikle es ingeniera agrónoma y vive y trabaja en Cañada Nieto, Soriano. “Es muy satisfactorio trabajar en la empresa familiar, porque sabés que detrás de ella hay mucho esfuerzo y dedicación”, dijo. Para la zafra de invierno crecieron los costos, pero los cultivos nacidos “están muy lindos” y vamos a “seguir apostando a esto que tanto nos gusta”, cerró Meikle
En particular se destaca la baja en la urea
Se espera crecimiento de área liderado por la canola
Gabriel Carballal participa de la misma y contó la experiencia
Apreciación del dólar en Brasil incide en las ventas
La soja y la carne bovina llevarían a Uruguay a un récord histórico de exportaciones de bienes este año

Publicidad

Publicidad