Lanas

Venden 28.000 kilos de lana Merino de 17,5 micras a U$S 11,60 el kilo

Fue una venta para la industria nacional.

Lanas. Foto: Archivo La Nación – GDA.

El Telégrafo – Paysandú | A medida que transcurre la zafra de venta de lana, en nuestro país se suceden los destacados negocios, especialmente por lana fina, como el concretado en estas últimas horas de U$S 11,60 más 1 U$S por subproductos, por 28.000 kilos de lana de 17,5 micras y 80% de rendimiento al lavado, de estancia “Los Manantiales” de la familia Pérez Jones.

La comercialización se realizó para la industria nacional, en momentos en donde se realizó la esquila preparto en dicho establecimiento ubicado en la zona de Cuchilla San José, al Norte del departamento de Paysandú y para fines de agosto y principios de setiembre se realizará la esquila de los borregos de primer vellón, capones y carneros.

Al momento solo se realizó la esquila preparto de las ovejas, “cuyo promedio de finura fue menor al del año pasado, por lo que suponemos que oscilará entre 17,5 y 17,6 micras, y que se obtendrán alrededor de 28.000 kilos de lana”, adelantó a El Telégrafo Juan Pérez Jones.

El productor y empresario manifestó que “históricamente Los Manantiales se caracterizó por buscar finura en su majada, y en los últimos 15 a 20 años, con las pruebas de progenie primero y las evaluaciones genéticas después, se ha logrado no solo afinar, sino mejorar la calidad de lana, además de mantener el peso de cuerpo y peso vellón con los índices de evaluación genética”.

Recordó que cuando comenzó a fines de los años 90 el Proyecto Merino Fino, “el paradigma era afinar pero sin que el animal pierda cuerpo, porque además en Australia, los finos, superfino y ultrafino son animales más chicos y más livianos de lana”. Pero con las herramientas de evaluaciones genéticas “se logra identificar animales, además se detectan los que se reproducen más intensivamente que otros”.

Otro aspecto a tener en cuenta es que no es solamente subjetivo como puede ser un Gran Campeón de una exposición, “sino que son carneros que en su generación y comparados con otras cabañas –inclusive con otros importados– tienen muy buena información; nosotros estamos convencidos y los usamos porque dan muy buen resultado”.

Respecto a la finura de los Merino de Los Manantiales, Pérez Jones indicó que la finura de los borregos el año pasado había sido de 16 micras y los años anteriores habían estado por debajo, en 15,6 y 15,8 micras el promedio, incluso con borregos de 13 y 14 micras. El promedio de Coreo de toda la borregada oscila entre 15,6 y 16 micras”, dijo.

Mientras realizaba en la tarde anterior la clasificación visual de la progenie con el ingeniero agrónomo Marcelo Grattarola, técnico del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Pérez Jones expresó que “se ve algo más de incidencia de una bacteria (que parece un hongo en la lana), pero que con el afinamiento cada vez es menos. Me imagino en majadas en donde no se trabajó sobre esto, seguramente el problema es mayor y aparecerán vellones B o inferiores en el lote de lana”.

Respecto a la majada de cría, el productor indicó que en peso de vellón “anduvo bastante bien; el promedio de lana de Los Manantiales por animal esquilado fue de 4,300 kilos, mientras que las ovejas estuvieron en el entorno de 4,700 y 4,800, muy similar al año pasado”, aclaró.

Sostuvo que la inseminación de la majada se hizo el 28 de marzo y ese mismo día se largaron carneros, por lo que se estima que a partir de la semana próxima comiencen a parir las ovejas. “Esperemos que no venga un temporal, porque el año pasado tuvimos serios problemas en setiembre, porque un temporal en el pico de la parición nos mató bastante corderos, e incluso en 2013 fue un desastre”, dijo Juan Pérez Jones.

Más temprano. Este año se verifica una situación muy especial con la venta de lana. Los productores están colocando su producción en forma más temprana que el año pasado –fundamentalmente aquellos que disponen de lana más fina–, entonados por valores superiores a los que se registraron en la zafra pasada.

Incluso, más allá de la tradicional esquila preparto que se realiza en estos días, hay productores que están haciendo negocios en el lomo del animal que será esquilado en septiembre o en octubre. Generalmente esto no ocurría, porque hasta ahora el productor aguardaba concretar la esquila para luego tomar la decisión de vender.

Cuando nos aproximamos a los primeros dos meses de la reciente zafra, se estima que las lanas finas, por las que existe mayor demanda, cotizan a un valor aproximado de U$S 1,50 a U$S 2 por kilo de vellón.

Cuando hay una producción de lana estable y precios superiores a los de la zafra pasada, los Merino fino ya están por encima de los U$S 10, dependiendo de micronaje y rendimiento al lavado, los Merino del entorno de 20 micras se aproximan a U$S 9 –con las mismas condiciones citadas anteriormente–, en tanto que los mejores precios de esta semana para las lanas Corriedale (medias y gruesas) se sitúan en el eje de U$S 3,50 el kilo, grifa verde, un valor similar al del año pasado.

Cada vez se está más cerca de los valores logrados de punta en la zafra de 2011, como por ejemplo los U$S 12,82 obtenidos por un lote de lana fina de 18 micras, convirtiéndose en el mejor precio de esa zafra.

Rurales EL PAIS