Ganadería

Marcelo Secco: “Los costos son una carga muy pesada”

Haciendo una defensa al sector agroindustrial, que representa el 75% de los bienes de exportación, “a pesar de no ser nombrados en la Cadena del presidente”, el Dr. Marcelo Secco comenzó su exposición. “Somos casi el 15% del PBI del Uruguay y empleamos un poco más de 200 mil personas en forma directa. De los 1,6 millones de empleados formales, 20% son públicos y 13% de la agroindustria.

Pablo D. Mestre
Consumo.

El consumo tira hacia arriba la producción de carne, por eso las grandes empresas van a desarrollar frigoríficos en África. Y va a seguir creciendo. “De esta región sale el 40% de la carne que se exporta en el mundo. Hay que seguir viendo qué les pasa a los jugadores pesados. Qué están haciendo los que mueven el volumen. Sólo se exporta el 15% de la carne que se produce, y la consumen los grandes países”.

Desafíos.

El Dr. Marcelo Secco se planteó cómo consolidamos ser competitivos y cómo seguimos capturando valor.
Aranceles. Al igual que los demás panelistas mencionó la estructura arancelaria que situó en 14% al 2016, unos 200 millones de dólares.
Reconoció que es una tarea difícil, “pero está en agenda y muchas veces no avanzamos por nosotros mismos. En el mundo hay cosas que no se discuten y acá sí, nos gusta discutir y darle vueltas”.

Costos.

El jerarca de Marfrig puso sobre la mesa que el 71% del costo industrial es el precio del ganado, y situó en 12% los costos laborales en un país que tiene inflación en dólares. Eso cincha del poncho, te tranca. Comparó costos con países vecinos, “en energía eléctrica es donde más nos hemos arrimado, a excepción de Argentina que viene en un proceso de recuperación, pero sigue siendo la más alta de la región. Y la energía eléctrica en el agro pesa poco, pero a nosotros sí nos pesa”, dijo Secco. En combustibles somos récord bien por arriba, en gasoil lo mismo, y en mano de obra son cifras de un 40 o 50% superiores al resto.

Exportación en pie.

Secco recordó que Uruguay exportó más o menos 300 mil cabezas en pie en 2016, casi 85% hacia Turquía. “A mí me gusta el libre mercado si lo es. Peleo contra una vaca que se va para Brasil por una diferencia de cambio porque yo puedo vender vaca con hueso a Brasil, sin hueso, o lo que sea. Pero con Turquía cuando tenemos una brecha arancelaria entre carne y ganado en pie del 225%, no puedo pelear”. Y reconoció que Uruguay tiene atadas sus manos “pues no puede poner lo que vendría a ser un impuesto espejo, a gravar la exportación”.
Lo otro que consideró es que si bien es una señal importante para el mercado, hay que ver todo. “Sobre un novillo, que en los últimos años anda en torno de los 1.000 dólares, quizás estemos dejando de contribuir dentro del país en cifras muy importantes. Y no hablo de los costos ocultos de cuando te llaman a decirte que tienen 4 o 5 mil terneros que quedaron enteros a ver si te sirven para algo o hay que liquidarlos a otro precio”.
Entonces, agregó, “el día que Turquía me deje exportar carne con el mismo arancel que lleva al ganado me cayo la boca, pero mientras no tenga esa condición lo voy a seguir defendiendo”.
Es uno de los temas que me gustaría que afuera de las conferencias y de la prensa, se generara ese análisis y se dejara en claro qué ganamos y qué perdemos en materia de ingreso país.

Cuota 481.

Incertidumbres no permiten programar un ciclo productivo. Hay algunas fechas importantes, que hay que avanzar. Intento ser muy confiado que va a seguir, más allá que se deban buscar alternativas. Pero alternativas para una brecha de impuestos como es la Cuota 481 tan fuerte, está brava.

Rurales EL PAIS