Ganadería

Exhortan a prevenir la intoxicación con nitritos

Experto de INIA dice que es un problema que tiene 20 años.

Ganado  Vacuno

Ganadería. Cuando hay seca y luego llueve mucho, las pasturas acumulan nitratos y nitritos que pueden llegar a matar al ganado. Foto: Ariel Colmegna.

 

Pablo Antúnez.
La intoxicación y posterior mortandad de vacunos por el exceso de nitratos y nitritos en las pasturas no es un problema nuevo en la ganadería de carne o de leche del Uruguay.
“La mejor herramienta para combatir el problema pasa por la prevención”, aseguró a El País el ingeniero Yamandú Acosta, investigador del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y uno de los responsables de la Unidad de Lechería de “La Estanzuela”.
“Siempre hay algo de negligencia. En estos casos, el 90% de lo que pase o deje de pasar está en la prevención”, aclaró Acosta, en momentos en que la intoxicación por nitratos y nitritos cobra mayor peso.
Los nitratos son una de las formas químicas de nitrógeno en tejido vegetal que se acumula en las plantas cuando pasan un período de sequía o frente a una fertilización de la pastura agravada por un fuerte crecimiento vegetal, sostiene un trabajo técnico del INIA.
En los rumiantes la fuente de nitrógeno utilizable por la micro flora es el amonio (NH4) por lo que los nitratos deben sufrir un proceso de reducción que los lleve a amonio. En este proceso, un subproducto intermedio son los “nitritos” (NO2), que tienden a acumularse en rumen porque este paso es el más lento de todo el proceso.
Los nitritos, al acumularse en rumen, tienden a difundir por la pared ruminal, entrar en sangre e interaccionar con la hemoglobina de la misma, generando meta hemoglobina, incapaz de transportar oxígeno a los tejidos del animal, intoxicándolo y haciendo que cuando el nivel de saturación de hemoglobina alcanza valores del orden de 65% de la hemoglobina total, el animal muera.

RECOMENDACIONES.

Acosta reconoció que las intoxicaciones por nitratos “son problemas que tienen 20 años y aunque hubo accidentes, probablemente no eran tan notorios como los sucedidos en los últimos tiempos”.
Pocos días atrás, en la localidad de San Gabriel (Florida) un productor ganadero perdió alrededor de 200 vacunos en pocas horas, disparando un alerta que generó más discusiones entre productores y técnicos, pero más que nada, sirvió para alertar al sector. En este caso, además de la acumulación de nitritos en la pastura, se comenta que se habían fertilizado los verdeos cinco días antes de que se pastorearan y se registrara la mortandad.
Acosta, especialista de INIA, dijo a El País que los productores a modo de recomendación deben prestarle atención al pastoreo. “Generalmente, la gente que está acostumbrada a ver pasturas y que conoce su propia pastura, logra identificar que tiene pasturas demasiado lujuriosas, con un verde llamativo que es producto de un exceso de nitrógeno en las plantas. Esas pasturas no hay que pastorearlas”, explicó Acosta.
Partiendo de la base de que “no hay que pastorear animales hambrientos”, según el especialista, “los primeros pastoreos y en pasturas sospechosas, no deberían ser de más de un par de horas por vez”.
Acosta que junto al grupo de producción animal creó y publicó algunas cartillas técnicas (en www.inia.uy), explicó que no es que el rumen se acostumbre y se destoxifique solo, pero en realidad hay una cierta capacidad del rumen de adaptarse a esa nueva dieta peligrosa. “Si uno le da unos cuantos días pastoreando los animales durante pocas horas al principio, se logra el desarrollo de una cierta protección natural por parte de los animales. Mejora la capacidad de procesar ese exceso de nitrógeno”, destacó.
También mencionó como otra gran medida no dejar que el ganado coma la pastura hasta abajo, “no pastorear muy intensamente”, porque la presencia de nitratos “es más alto en base de tallos y en vaina de hojas que en la lámina de la hoja en sí. El pastoreo debe hacerse en forma de despunte. Es preferible pastorear por horas y en forma laxa que pastorear en fajas muy reducidas donde los animales tienen que hacer un esfuerzo grande de pastoreo y van muy abajo”, dijo el especialista.
Los problemas de acumulación de nitritos en las pasturas luego de una sequía y tras un fuerte período de lluvias, se agravan más cuando esas pasturas son fertilizadas. Agregar urea es una combinación mortal y el ganado muere mucho más rápido.

Rurales EL PAIS