Agricultura

China fue un terremoto, para todos los mercados, y llegó hasta Chicago

El cierre de la semana en Chicago no fue muy distinto al del resto de los mercados financieros. Es que el deterioro en el desempeño reciente de los indicadores chinos (acciones, moneda, actividad industrial) actúa como un terremoto, que se va replicando en la economía mundial y así cayó el pasado viernes todo lo que no fuese oro y bonos de EEUU, ambos refugios demandados en estos casos, en lo que prima la seguridad sobre el ánimo de lucro. La bolsa de Shangai cerró una semana de terror, bajando 4% sólo el viernes, acumulando así una caída semanal de 12%. En otras palabras: en sólo cinco días, el valor promedio de las acciones que cotizan en ese mercado vio evaporarse su valor en un 12% vs sólo diez días antes.

Chicago

En EEUU, la bolsa de Nueva York cayó 3% este viernes, en lo que fue su caída más fuerte del año y perdió, así, todo lo ganado durante 2015. El índice S&P 500 tuvo su mayor baja diaria desde febrero de 2014 y sumados jueves y viernes, la caída acumulada fue la peor desde 2011. En el día, el índice de mercados emergentes tuvo una baja diaria de tal magnitud, que no se veía desde 2012. Las devaluaciones frente al dólar se suceden en casi todas las economías y el propio dólar retrocede frente sólo a unas pocas monedas de referencia (euro, yen).

El maíz cerró a la baja, compartiendo factores para esto. Las buenas condiciones climáticas en el cinturón maicero contribuyen para sumar ideas de que se está gestando una buena producción, próxima a ser cosechada. Esto fue confirmado en parte en la gira técnica de Profarmer, lo que suma presiones adicionales sobre los precios.

La gira técnica de Pro Farmer, arrojó datos dispares dependiendo de los Estados relevados, aunque una previsión de mayor producción frente a la zafra anterior en varios de ellos. En algunos se estiman producciones mayores vs 2014 y por encima de la media de los últimos tres años, mientras en los menos las producciones resultan, simultáneamente, menores respecto a la zafra anterior y al promedio de las últimas tres zafras. Es bueno detenerse en este último caso ya que, si bien la última zafra del promedio relevada fue perfecta, las dos anteriores estuvieron marcadas por secas consecutivas. En resumen, Ohio e Illinois parecerían tener bastante comprometidos sus rindes ya que, de confirmarse estos datos, resultarían ser los menores del último trienio.

La soja vio las mayores caídas del día, en comparación con los cereales, debido entre otros factores a su directa exposición a la evolución económica de China. La gira de Profarmer también está calculando buenos números para las chacras relevadas en el Medio Oeste durante los últimos días. Las caídas en los indicadores chinos impactan negativamente sobre el crudo, entre otras materias primas, lo que se traslada inmediatamente al precio del aceite de soja, sustituto en el mercado de combustibles. Y la cosa podría ser peor, teniendo en cuenta que Canadá informó sobre una caída en la producción de canola de 14% vs el año anterior, lo que termina dando algo de sostén a los valores de los subproductos de la soja (aceite, en este caso) y, por ende, en el precio del grano sin procesar.

El trigo no encuentra acomodo ni sostén, en medio de la presión estacional de cosecha estadounidense, que transcurre sin inconvenientes de abastecimiento (no así de calidad), lo que se suma a las buenas cosechas que se va obteniendo en las principales regiones productoras del mundo, salvo en Canadá, que ha caído alrededor de 5% respecto a la zafra anterior.

Fimix – Agrofinanzas.

Rurales EL PAIS