Agricultura / Internacionales

Argentina: por qué la soja deja menos rentabilidad que alquilar un apartamento

Según la Bolsa de Comercio de Rosario, hoy sembrar el cultivo aporta una utilidad anual del 1,4%, contra 2,3% de alquilar apartamentos o 3,45% de las letras.

soja_b

Soja.

La Nación – GDA | Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, sembrar soja deja hoy menos rentabilidad que alquilar un apartamento en Rosario o Buenos Aires o comprar letras del tesoro en dólares.

La entidad hizo el trabajo considerando el caso de un productor del sur de Santa Fe que siembra 200 hectáreas propias de soja de primera y percibiría por esa producción un margen bruto de US$ 439 por hectárea luego de pagar insumos, labores, gastos de cosecha, fletes y otros gastos de comercialización. En tanto, su margen neto sería de US$ 255 por hectárea. De acuerdo al informe, sembrar daría una utilidad neta anual que equivaldría a menos del 1,4% del valor por hectárea de su campo.

En tanto, alquilar apartamentos daría una utilidad neta anual equivalente al 2,3% del valor del apartamento y las letras de tesoro en dólares presentan rentabilidades del 3,45% por año.

“Hoy las LETES pagan elevadas tasas, ante el fuerte déficit fiscal que tiene el Gobierno y la necesidad de financiamiento. En una economía estable, en el futuro, la tasa de estos instrumentos de no más de 365 días debería gradualmente ir bajando. La opción de alquilar apartamentos hace un año atrás permitía obtener una rentabilidad anual del 3%. Actualmente baja al 2,3% anual. Incide la devaluación del peso y la imposibilidad de trasladar directamente al valor locativo el efecto de la fuerte inflación anual y la devaluación”, expresó la Bolsa de Rosario.

En el informe, realizado por Julio Calzada y Sofía Corina, la Bolsa rosarina destaca que si bien hoy el campo aparece como la inversión de menor rentabilidad, en paralelo se perfila también como la inversión “de mayor futuro y sustentabilidad hacia los próximos años”.

La Bolsa de Comercio de Rosario también analizó cómo se reparte la torta del valor generado por esa hectárea de soja. En rigor, de un valor de 1394 dólares por hectárea, un 43% va a parar al Estado (nacional y provincial y vía impuestos), otro 39% corresponde a los costos para implantar el cultivo y un 18% restante es lo que le queda al productor, o unos 255 dólares de la torta total.

Rurales EL PAIS