Zafra de toros

El jurado más joven, pero con mucha tradición Angus

A los 15 años, cursando tercero del colegio, Juan Cruz Berrutti Soares de Lima tuvo la oportunidad de desarrollar su pasión: clasificar ganado.
Y lo hizo.

Juan Cruz Berrutti Soares de Lima (izq) junto a su padre Marcos y a su hermano Ezequiel.

Pablo D. Mestre.

Nacido y criado en campaña, “mamando” la pasión por el ganado en general y el Angus en particular, recibió la designación para ser jurado, junto con su hermano Ezequiel (18), de la raza en la Expo Tacuarembó.

Pero su hermano tenía un parcial de Facultad y no podía viajar…

Entonces, invitó a un primo que estaba en Tacuarembó, Antonio Arrospide, tomó coraje y resolvió enfrentar la tarea.

“No te voy a negar que tenía un “chuchito” al principio, porque era la primera vez que estaba solo y pesa toda la tradición familiar sin dudas. Tienes que ver que con mi hermano somos la sexta generación de Berrutti vinculados al Angus”, confesó quien seguramente sea el jurado más joven que ha actuado en Exposiciones en Uruguay.

A la tarea no le tenía miedo. Ni le era ajena. Ha acompañado a su padre (Marcos Berrutti), a varias juras (desde adentro y fuera de la pista), por lo que había que aplicar lo que le ha enseñado.

“Con lo que he aprendido de mi padre, primero busqué la figura, el dibujo del toro, le di mucha importancia al golpe de vista, para luego mirar los detalles para ordenar la fila”, confesó. Esos detalles, según Juan Cruz son: “la cabeza, si es costilludo, y si es bien masculino en el caso de los toros” (no había hembras en la Expo este año).

Consultado sobre el Angus que prefiere, el joven criador dijo que “me gusta el británico”, y continuó brindando detalles de los tips de jura: “con el golpe de vista busco a un toro de campo ideal: que te des cuenta que es bien masculino, con buenos testículos, cabeza de macho, que sea costilludo, carnudo, que impresione como macho”, dijo con total seguridad.

Y, como es una Expo de toros de campo, resaltó “que el conjunto sea homogéneo y de allí luego sacar a los mejores”.

Lo del golpe de vista, recuerda como un consejo “que siempre tengo presente de mi padre”. Y agregó: “ese toro que gustó de entrada ya se mira con otros ojos en la pista”. Otros consejos que tiene en cuenta es que “no puede tener testículos muy chicos y que debe seguir el dibujo que siempre hay que tener presente”.

No sólo son consejos. Juan Cruz asegura que cuando acompaña a su padre en las pistas de jura, “siempre le preguntamos por qué elige cada toro y eso te va quedando”.

¿Cuánto pesó el apellido Berrutti a la hora de la responsabilidad en la pista?

“Bastante, junto con mi hermano somos la sexta generación, pero además por lo que significa mi padre que ha jurado en varios lugares. Esperemos poder seguir con esa tradición”, confesó.

¿Qué haces normalmente entre estudio y campo?

Ahora con la pandemia nos mudamos a campaña a pasar la cuarentena, y cuando empezaron las presenciales volví, pero siempre que puedo me voy con mi padre a donde trabaja y asesora cabañas, para ir aprendiendo”. Claro, esa presencia, por los estudios, ahora se limita a los fines de semana.

Al igual que su padre, y que su hermano, piensa estudiar Veterinaria. Y asegura que “me encantaría hacer el mismo trabajo de asesorar cabañas y en el futuro tener mi propia cabaña incluso”.

Por lo pronto en la primera experiencia, por la repercusión en redes y en grupos de Whatsapp, el trabajo fue bueno. “Tras la jura, explotaron los grupos, porque ese día no había mucha gente por la actividad en la Rural de Tacuarembó, pues estaba la Nacional Braford simultáneamente”.

También positiva fue la devolución de su padre. “En la jura no estaba presente, pero vio los toros al otro día y me dijo que estuvo bien el fallo”.

¿Y ahora qué?
Jurar en el Prado, o en Palermo para Juan Cruz sería cumplir un sueño. “A los que nos gusta esto, es lo máximo. O también asistir al Prado con animales, que es lo que viene haciendo la familia hace muchos años”.

Siempre con Angus. Se mostró muy contento “con la evolución de Angus en Uruguay, eso se nota en el Prado con el galpón desbordante”. Aseguró que “el crecimiento de la raza es notorio y me enorgullece que pase eso”, aventurándose en que “quien sabe si algún día no hay los mismos animales que el Palermo o más”.

¿Y a las Expo del interior?

Desde sus 15 años, Juan Cruz Berrutti Soares de Lima consideró que “tendrían que llevar más a las exposiciones del interior, para que también crezcan. Hay muchas cabañas que les queda cerca y no van. Las del departamento, o de la zona deberían sumarse para hacer mejor exposición”, sostuvo.

Al final, pidió especialmente para agradecer. “A la Sociedad de Criadores de Angus por haberme nombrado, porque es un orgullo, a mi primo Antonio Arrospide que me acompañó”. Pero, sobre todo, y con mucho orgullo, agradeció “especialmente a mi padre que me enseñó siempre todo lo que sé. Por eso espero haber aplicado todo lo que aprendí de él en la jura”.