Zafra de toros

A lo toro: “El Yunque” vendió 110 Angus a US$ 4.198 de promedio

Las vaquillonas pedigree se comercializaron a US$ 3.465 promedio. En Fraile Muerto, remató Megaagro con el Scotiabank.

Fraile Muerto I Pablo D. Mestre.

Un remate “a lo toro”…

Y “a lo vaca” también.

Porque si impresionan los US$ 4.198 de promedio que hicieron los 110 toros ofertados y comercializados ayer, no menos impactante son los US$ 3.465 que cotizaron en promedio las 33 vaquillonas de pedigree. Casi como vender vientres a precio de toros…

En su local, próximo a Fraile Muerto, y en vivo por su nueva aplicación para celulares, “El Yunque” de la familia Albanell Bensich concretó su vigésimo remate. “Pensar que con Quique quedamos conformes con los 8 toros que vendimos en el inicio del siglo en la Liga”, mencionó Diego Albanell Bensich previo a los negocios. Momento en el cual además agradeció: “a mis viejos (Jorge y Estela), a Elisa y Mariu, a tantos amigos y clientes que están y lo que no pudieron venir este año”, agregó.

Después, bajo el martillo del Ing. José Pedro Aicardi Delgado, secundado por el Ing. Juan Miguel Otegui y demás integrantes de la firma Megaagro, se vendió todo… Y muy bien.
Vamos por partes.

Los vientres.
En orden cronológico, le bastaron 3 martillazos al rematador para adjudicar las 135 vaquillonas SA, entre US$ 1.680 las 24 a parir en noviembre, pasando por US$ 1.620 las 20 a parir en noviembre y en US$ 1.155 promedio las 91 de 2 años.

Uno de los platos fuertes fueron las 33 vaquillonas de pedigree a US$ 3.465 de promedio. Con destaque para la Tat. 7004 (Conversation en Bismarck, con preñez de Capone), vendida en US$ 6.960, adquirida por Booth Metzen, otra, la 7007 (Capo en Made Right), subastada en US$ 6.720, adquirida por Taurinco y varias que pasaron los US$ 6.000.

Los toros.

Y por último se vendieron los toros.

Los 110 toros Angus de pedigree que ofrece la cabaña cada año. Lo dicho del promedio de US$ 4.198,36 por los 110 toros vendidos impacta. Pero, más allá de la cifra, fue impresionante la paridad.

Empezó con los mayores destaques: los dos toros del lote 1: Capo (en madres Dillon y Classic), que se vendieron de un martillazo ambos en US$ 9.120 cada uno, adquiridos por Roberto Knecht, de Paysandú. Pero no sólo eso, hasta promediando el remate había pujas y toros vendidos en US$ 6.000 y más. Y en los últimos lotes se vendían por encima de los US$ 4.000 como si nada. El precio piso fue US$ 2.640.

El éxito.
Así se llegó al final, con la conformidad de la familia Albanell Bensich.

Por los 20 años, por la nueva APP, por estar la familia reunida, y porque se ratificó la frase “a lo toro”. Y si me permiten, le agrego: “a lo vaca” también.