Rurales El Suplemento

Mantero: “A los valores de hoy, no invertir en sanidad podría significar perjuicios económicos”

El presidente de la Cámara de Especialidades Veterinarias (CEV) consideró que el sector que fabrica en el país está muy bien visto en el exterior, pero alertó por las diferencias de monedas en la región por el riesgo para la inocuidad.

Mantero: “Con el contrabando lo que más preocupa no es solamente lo comercial, sino lo sanitario y la inocuidad, que diferencia a Uruguay en todo el mundo”

Martín Olaverry | [email protected]

– ¿Qué preponderancia tiene un plan sanitario en el presupuesto del negocio pecuario con las actuales referencias de las haciendas gordas en el país?

– Apoyándome en un trabajo publicado en la revista del Instituto Plan Agropecuario (IPA), la sanidad en un predio invernador, con base a pasturas y suplementación, que por el tiempo de actividad supone una mayor intensidad en la utilización de específicos veterinarios, el plan de aplicación es de un 2% del presupuesto de producción de ese tipo de categorías. Pero en una categoría estándar, en un animal de 350 kilos, un antiparasitario contra el saguaypé, por ejemplo, ronda los US$ 0,40 a US$ 0,60 por dosis, siempre dependiendo de la droga. En el caso de una molécula nueva, como puede ser la moxidectina, el costo de la dosis no llega a un dólar.

– Para un ganado de cría, ¿qué costo implica un plan sanitario de vacunación?

– Sin entrar en lo técnico, un plan sanitario de vacunación en ganado de cría está cercano a los US$ 6,40 para categorías que entran al servicio, como las vaquillonas, y a los US$ 3 para las vacas. Con estos valores y a los actuales precios de los ganados, no vacunar y tener pérdidas por este tipo de problemas podrían significar mayores perjuicios económicos. Pero se debe trabajar mucho para mejorar, porque si bien hay gente que aplica los paquetes tecnológicos, todavía no hemos llegado a que se masifique y apalanque un aumento en el porcentaje de parición.

– ¿Cómo se han comportado los precios de los productos?

– El mercado uruguayo está muy atomizado y es muy competitivo entre las empresas, lo que lleva a que existan referencias que en comparación con la región, sin ser a veces por diferencias cambiarias marcadas que desvirtúan las posiciones, sean menores.

– ¿Observa el mayor interés de alguna línea de producto en especial?

– Los productos lógicos para vacunas que se aplican con fines reproductivos han tenido un incremento y en los últimos años se ha mantenido la tendencia, pero creo que hay un trabajo importante para hacer en la extensión, tanto en lo individual de las empresas como lo colectivo. Cada uno sabe su realidad y si lo puede hacer, pero en base a los datos de la Cámara de Especialidades Veterinarias vemos que hay un alto porcentaje del rodeo que no está recibiendo el tratamiento preventivo.

– ¿Cuántas empresas están integrando la Cámara de Especialidades Veterinarias?

– Hoy está integrada por 34 socios activos, y engloban a todas las empresas del mercado de grandes animales que son 78 en total. Desde sus inicios se cuenta con empresas nacionales y extranjeras, no es una limitante el origen de la empresa para formar parte.

– Con respecto a la competitividad y el posicionamiento de las empresas uruguayas, hay muchas que también se dedican al mercado internacional y han tenido un desarrollo destacado, ¿qué análisis hace?

– El sector veterinario uruguayo que fabrica en el país está muy bien visto en el exterior, son productos muy valorados y de reconocida calidad. Ha sido un trabajo conjunto entre la industria y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) en cuanto al mantenimiento y las exigencias que cada vez más se aggiornan y aumentan. Si bien la industria ha aportado muchísimo, el MGAP ha respaldado ese camino que se hizo de forma conjunta. Uruguay es reconocido internacionalmente por la calidad de sus productos.

– Anteriormente hizo referencia a los precios de los productos veterinarios en Uruguay y señaló que por diferencias cambiarias los precios con la región pueden variar, ¿cómo se está trabajando en las zonas fronterizas para evitar el contrabando en esos momentos?

– Si bien el producto en Uruguay es muy competitivo, cuando hay diferencias cambiarias grandes la variables de precio se modifica al igual que otros insumos de otros rubros. Por ejemplo, hoy en día con Argentina tenemos una diferencia de cambio, tanto en el oficial como en el paralelo, que es muy grande. Pero la crisis sanitaria por el Coronavirus con una mayor vigilancia en las fronteras ayuda mucho y está trancando el contrabando, como sucede actualmente con Brasil.

– ¿Cómo es el trabajo que está haciendo la Cámara en conjunto al Ministerio de Ganadería?

– Con el Ministerio trabajamos desde hace años, ellos tienen un sistema de contralor en donde pueden actuar formalmente, mientras en otros ámbitos donde no tiene injerencia está actuando Aduanas y la Interpol, especialmente en lo que no son puntos comerciales. Entre los cuatros realizamos los controles, el tema más preocupante no es lo comercial, sino que lo más importante está en lo sanitario y la inocuidad, lo que Uruguay defiende y los mercados exigen para poder vender los productos. Hay que considerar que en países vecinos se usan productos que acá no están habilitados o se utilizan de forma diferente.