Lanas

Piden “seguridad” para rubro ovino

El gobierno dice que “salir a corretear perros desde las oficinas de Montevideo es difícil”.

Acto. Productores no aguantan más la depredación sobre las majadas y piden celeridad en las acciones. Foto: Néstor Araújo.

La seguridad para el rubro ovino es de vida o muerte”, advirtió el presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Miguel Sanguinetti Gallinal, en el marco del lanzamiento de la zafra ovina, celebrado en la sede de INIA Treinta y Tres, con paneles técnicos y la presencia de los asesores de agro de los distintos partidos en torno a una mesa de discusión.

“Detrás de la oveja hay un negocio y este tiene que funcionar normalmente y los dueños deben trabajar con tranquilidad”, afirmó el criador y titular del SUL.

En este contexto hizo referencia a la seguridad en la campaña. “Se ha trabajado mucho en ese sentido pero los resultados todavía no han sido satisfactorios”, remarcó Sanguinetti.

Afirmó que el SUL “va a seguir trabajando y buscando soluciones a este problema para que los productores ovinos puedan seguir adelante con el rubro y tratando de incrementar la tecnología”, dijo Sanguinetti.

Según su visión, está claro que hay políticas públicas que “son decisiones políticas y muchas veces esas decisiones políticas no son las mejores para el desarrollo de la cadena industrial. Creo que es una discusión que el país se debe”, subrayó.

Puso el ejemplo de Australia. “Nos marca el precio de la lana, cada vez que hay una baja en el precio lo hemos vivido, el país acompaña eso. Australia tuvo una pequeña devaluación de la moneda, en definitiva se hace más competitivo. Estamos convencidos que el rubro ovino tiene mucho para ofrecer al Uruguay, démosle la oportunidad y dará mucho trabajo que falta hace”, reclamó Sanguinetti.

“Si realmente nos decidimos como país que puede ser una buena oportunidad, pongá-mosle mano a la obra y empecemos a solucionar toda la problemática que empieza en el campo y termina en el puerto de Montevideo”, enfatizó el titular del SUL.

La meta es que se vuelvan a criar ovinos en las zonas donde este rubro se abandonó, pero para conseguirlo, hay que tirar abajo todas las restricciones del rubro.

“Hay desconfianza de los productores porque piensan que en la noche le van a robar o van a entrar perros y les van a matar las ovejas. Temen que entren jabalíes o zorros a comerse los corderos, entonces todo eso debe tener una mirada para entablar un trabajo en conjunto con el Ministerio de Ganadería y la Dirección de Fauna, de Medio Ambiente, deben ayudar”, explicó el titular del SUL.

Números. Lo que más anhelan los productores “es que tanto el gobierno que se está por ir como el que venga, tome el tema y analice a fondo para cambiar la realidad”, explicó Sanguinetti.

Le entregó al ministro de Ganadería -Enzo Benech- algunos números sobre la cría de ovejas en el Uruguay.
Entre esos datos se destacan: “en 1991 había 26 millones de ovinos en el Uruguay. No pretendemos llegar a ese número pero si en un futuro tuviéramos 12 o 14 millones de cabezas creo que para el país sería muy bueno, entonces el rubro estaría en el tercer nivel de exportación si logramos esos objetivos”.

Señaló que para obtener números actuales con relación a la producción ovina se está a la espera de la Declaración Jurada de Dicose”, pero de todas formas y pese a no existir datos oficiales arriesgó que hay alrededor de los “seis millones de ovinos en la actualidad. El año pasado había 6,3 millones de cabezas”. Para eso manejó una proyección del stock desarrollada por el SUL.

El presidente del SUL, lamentó que haya productores que optaron por abandonar el rubro, pero destacó también el esfuerzo de aquellos productores que continúan trabajando firmes.

Avance. El SUL inauguró una Oficina en la sede del INIA Treinta y Tres. “Es un mensaje fuerte, significa que todas las instituciones que investigan, debemos trabajar juntas mancomunadamente, sin superponer esfuerzos, que tantos se hicieron en ese país, con los recursos escasos. Todos los técnicos de cada institución deben dejar de lado las chacritas, pero sin perder la identidad”, afirmó Sanguinetti.

El SUL va a marcar claramente los temas enfocados al ovino y el INIA va a trabajar en otros temas, pero aquí está la clave que es mantener la identidad”, estimó el jerarca.

Por su parte, el ministro de Ganadería Agricultura y Pesca, Enzo Benech, apoyó que el SUL esté presente en el INIA.

El ministro remarcó la importancia de iniciar la investigación para minimizar el impacto de la bichera en las ovejas.

Con relación a la carne, en su discurso, apuntó a las intendencias calificando como “un relajo los controles, porque la potestad en nuestro país del control y registro del comercio de carnes son de las intendencias”.

Benech habló del proyecto de la inocuidad de la cadena cárnica. “Tuvimos éxito con el Instituto Nacional de la Carne. Yo lo firmé hace 10 días y fue aprobado por unanimidad por el Congreso de Intendentes y del Poder Ejecutivo. Por lo tanto hoy tenemos la herramienta y estamos ahora en los últimos pasos del decreto reglamentario”, señaló.

Perros. El ministro confesó que fue “responsable de haber traído al Ministerio de Ganadería la Cotryba y no conseguí ningún amigo, solo enemigos. Tengo una señora que me va a visitar todas las semanas con un megáfono debajo de mi oficina y no es para saludarme, pero yo no me arrepiento”, añadió.

“Hay un tema de conciencia, es muy fácil decir lo que tiene que hacer el otro, pero en realidad los perros que matan ovejas no son perros sueltos, son perros con dueño y que lo salgamos a corretear nosotros que estamos en las oficinas en Montevideo es muy difícil”. Así contestó el ministro a los reclamos de los productores.

El ministro de Ganadería pidió ayuda a los hacendados. “Los cazadores son un ejemplo claro, los perros de los cazadores entran a los campos con autorización de los propietarios de los predios y muchas veces quedan abandonados por ahí y naturalmente provocan matanzas. Les pido a los dueños de los campos que revisen, que nos ayuden, cuando entre un cazador en el predio tiene que salir con los mismos perros que entró”, dijo Benech.

Documento. El mismo día de la inauguración de la zafra ovina, treces sociedades de criadores de ovinos que son gremiales de la Asociación Rural del Uruguay, sumadas a 21 agremiaciones de productores, cuatro cooperativas de productores, seis agremiaciones y cooperativas nacionales y cuatro instituciones técnicas y profesión veterinaria, exhortaron al gobierno a tomar medidas para evitar más daños a la ovinicultura y la ganadería.
A través de un comunicado divulgado ayer, coincidiendo con la inauguración de la zafra de esquila 2019, pidieron “implementar y ejecutar medidas definitivas por parte de autoridades públicas, en particular referencia a la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (Ley 18.471) y a los gobiernos departamentales”. De este modo se apunta a frenar los daños causados por las jaurías. “Desde hace varios años el sector productivo ganadero viene padeciendo el flagelo. Se adoptaron “todas las medidas a su alcance para frenar la situación, pero resultó insuficiente. Estamos ante una situación que nos ha desbordado a todos”. [Producción Néstor Araújo]