Historias que son cuentos

“País de Guasqueros” fue mucho más que un evento

Crónica de una experiencia a puro corazón.

Milagros Herrera.

Todo comenzó en una simple charla con un compañero de trabajo con quien compartimos los mismos gustos viajando al interior. Una de esas charlas donde la ruta inspira y los paisajes recuerdan que somos gente de tradición.

Reflexiones de vida donde llegué a la conclusión que con todo lo que nos da el campo y su gente campera, ¿Cómo no devolverles algo? ¿Cómo no mostrarle a los que no saben el valor que tenemos?

Ese pensamiento quedó el mi cabeza y días después lo comenté al aire en “Abrazo País” en Radio Rural.

Ni bien terminé el programa recibí la llamada de mi socia, Clementina Sartori, quien participa en grupos de whatsapp de guasqueros diciéndome que muchos de los integrantes preguntaban si se iba a hacer.  Y fue todo uno… le pregunté si me acompañaba, con su típica característica optimista dijo: “sí, vamos para delante!”, Hablé con Marcelo Gallone, de quien necesitaba el apoyo indispensable por su conocimiento del oficio, con el Director de exposiciones de la ARU Rafael Ferber, con Presidencia de la República, con el Ministerio de Cultura, con el Gerente de  Radio Rural y el Director de Rurales de El País. La respuesta fue unánime: “¡Sí, vamos para delante!”.

Días de mucho trabajo y nervios siguieron. El mayor temor era que les fuera bien. Que el esfuerzo de venir fuera compensado con volver con más de lo que vinieron.

Así es que en una conversación con el Serrano Abella se lo comenté y me respondió: “Creo honestamente que vale la pena. Son cosas que hay que hacerlas, más allá de los resultados, que estoy seguro van a ser excelentes”.  “Los miedos hay que sentirlos. Dominarlos es tarea de coraje; ignorarlos es de inconsciente”, frase que me acompañó todo el tiempo.

Elegir al jurado, no fue tarea fácil, si bien resulto una fórmula perfecta. Tres hombres muy distintos: uno abogado, uno guasquero y otro domador, con tres denominadores comunes, pasión por la tradición, conocimiento sobre el oficio y paisanos como se dice “de ley”.

Conseguir viaje o quedada para los participantes que no podían, financiar distintos gastos y los imponderables de siempre fueron obstáculos que fueron apareciendo y que más de una vez sentí, me ganaban. Pero con la convicción de hacerlo y dejar todo, los fuimos sorteando. Muchas manos amigas se fueron tendiendo indicando que íbamos por buen camino, de las otras ya ni me acuerdo.

El día jueves 17 de setiembre temprano en la mañana fueron llegando los protagonistas de este evento y en el mismo momento se convirtió en mucho más.

Nos fuimos conociendo, algunos más reservados otros más extrovertidos, de distintos pagos, en algunos casos dejando sus familias y en otros acompañados por ellas como Guillermo Cedrani quien vino con su Señora y su hijo de seis meses quien rápidamente fue adoptado y apodado por todos como “Tientito”.

Gente sencilla, solidaria, compañera y entusiasta hicieron que el grupo funcionara casi como una familia.

Llegó el momento del día de la entrega de premios y la presencia del Presidente de la Republica le dio la jerarquía merecían, luego él mismo recorrió uno a uno cada stand y conversó con ellos dedicándole el tiempo de quien realmente valora estas cosas y la gente que las hace.

La emoción, los nervios, y el cansancio estaba reflejado en cada uno de los rostros de los guasqueros cuando llegó la noche del sábado y decidimos compartir un asado “para aflojar”, premiarnos humanamente y analizar en que teníamos que mejorar. Lejos por lo menos para mi, fue lo más lindo de “País de Guasqueros”. Porque formar un grupo seguramente lo hace cualquiera, pero que me permitan sentirme parte de él es otra cosa.

Fogón, guitarra, charla, historias de vida y risas hicieron de aquella noche, una noche especial.

La consigna: volver a encontrarnos el próximo año. Porque no fue solo un evento… fue mucho más. Una experiencia a puro corazón, y como bien dijo el Serrano logramos sentir el miedo, dominarlo con coraje y ser conscientes de ello.

A los protagonistas de esta historia GRACIAS, y hasta el año que viene.

Antonio Joaquín Larrosa,

Guillermo Cedrani,

Jonathan Velázquez,

Milton Fagúndez,

Andrea Camargo,

Pablo Rigalli,

Pepe Martínez,

Santiago Vera.

 

Jurado : Mario “Gaucho” Padúla

Dr: Juan Oreggia

Marcelo Gallone.