Ganadería

Rabobank constata que hay oportunidades para reducir las emisiones GEI en la cadena cárnica de vacuno

Rabobank acaba de presentar un informe en el que muestra que las cadenas de suministro de carne de vacuno suponen el 6% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI) 

EUROCARNE | De estas, aproximadamente la mitad corresponde a la etapa de producción de carne de vacuno. Las tecnologías y prácticas de gestión nuevas y emergentes, que abarcan la producción de piensos, la cría y alimentación del ganado y el manejo del suelo y los pastos, ofrecen oportunidades importantes para reducir las emisiones. La reducción también se puede lograr transfiriendo las mejores prácticas de las cadenas de suministro de carne de vacuno más eficientes a las menos eficientes.

Los compromisos de las empresas de alimentos y agronegocios para reducir las emisiones de GEI de la cadena de suministro de la carne de vacuno y otras proteínas animales están en aumento. Rabobank cree que en la mayoría de las regiones es probable que estas iniciativas sean impulsores de acción más efectivos que las regulaciones gubernamentales. Para seguir siendo la fuerza impulsora, los enfoques basados ​​en el mercado deberán demostrar avances; de lo contrario, serán reemplazados por la regulación.

Las emisiones de la cadena de suministro de carne de vacuno se pueden reducir en más del 30% para 2030 en los principales mercados, incluidos Europa, América del Norte, Brasil, Argentina y Oceanía. Se esperan las mayores reducciones en las etapas de producción de alimentos y ganado de la cadena. Y si la acción puede acelerarse a través de desarrollos tecnológicos o incentivos más claros, las emisiones podrían reducirse hasta en un 40% para 2030 en estos mercados.

Las empresas de alimentarias y de agronegocios deben establecer objetivos ambiciosos para reducir las emisiones, promover la innovación y permitir que los socios de la cadena de suministro trabajen juntos para lograr sus objetivos. También existe la necesidad de un reconocimiento y recompensa explícitos por la reducción de emisiones, asegura Rabobank.