Ganadería

Piden apoyarse en un plan estratégico contra la garrapata

Tratar cada generación del parásito y respetar los tiempos de espera, son básicos para lograr controlarla.

Director de Sanidad Animal, Carlos Fuellis; y Director de los Servicios Ganaderos, Eduardo Barre. Foto: MGAP.

Pablo Antúnez.

El tratamiento generacional de la garrapata, el respeto a los tiempos de espera en los animales dosificados o bañados para combatir el parásito y el uso de específicos veterinarios registrados y avalados en las condiciones de Uruguay, son tres pilares básicos para luchar contra la garrapata y evitar mayor resistencia.

En Uruguay se registran tres generaciones anuales del parásito, por lo que rotar los productos apoyándose en el asesoramiento de un médico veterinario, es clave para llegar a un buen fin. La primera generación va de agosto a noviembre, la segunda de diciembre a febrero y la tercera de marzo a mayo.

Carlos Fuellis, director de la División Sanidad Animal, Daniel Salada por la Cámara de Especialidades Veterinarias y Rafael Carriquiry por el Instituto Plan Agropecuario (IPA), consideran que hay suficientes herramientas para combatir y controlar el parásito, aunque también reconocen que hay predios que han desarrollado resistencia a los zooterápicos.

La comisión lleva tres años de trabajo conjunto, están integrados los organismos de extensión, el servicio oficial, los laboratorios y los productores. La apuesta fuerte esa la educación del productor.

“Hay herramientas, conocimiento y estrategia para controlar la garrapata en la mayoría de las situaciones que se dan en el país”, afirmó Carriquiry, técnico extensionista del IPA.

El profesional consideró que el establecimiento ganadero donde se presente el problema “debe tener un plan de acción que contemple las condiciones del predio y en particular, determinar qué productos son los que funcionan, así como tener un análisis de sensibilidad de los productos”. A eso hay que sumarle un plan de saneamiento con metas concretas.

Salada recordó que en Uruguay “se midió la permanencia de residuos al cabo de tres tratamientos con específicos para evitar problemas en los mercados. Son pruebas que no se hicieron en ninguna otra parte del mundo y hubo que modificar algunos tiempos de espera”.

El ethion, principio activo ampliamente usado contra garrapata tiene un tiempo de espera de 130 días y está sólo autorizado para predios en saneamiento.

Salada exhortó a los productores a “seguir usando los productos que han sido aprobados en las condiciones de Uruguay, que no necesariamente son las mismas que los países vecinos”.

A su vez, Carlos Fuellis insistió en el tratamiento generacional de la garrapata y exhortó a los productores a que, cuando la situación lo amerite, utilizar la vacuna contra tristeza parasitaria bovina para evitar mortandades de animales.