Ganadería

MGAP pide respetar dosis al vacunar contra la aftosa

Aplicación subcutánea logró bajar decomisos por abscesos.

Carlos Fuellis, director de Sanidad Animal; y Eduardo Barre, director de Servicios Ganaderos. Foto: MGAP.

Pablo Antúnez

En este período de vacunación de todo el rodeo bovino uruguayo contra fiebre aftosa -del 15 de febrero al 15 de marzo- se unificarán las dosis a 2 centímetros por animal, pero en dos departamentos habrá un remanente de dosis que exigirán ser aplicadas a razón de 3 centímetros por animal. Por eso, desde la Dirección General de Servicios Ganaderos (DGSG/MGAP) se pide a los productores que revisen las etiquetas, respetando a rajatabla la dosis marcadas.

Ayer en rueda de prensa, el director de los Servicios Ganaderos, Eduardo Barre y el titular de la División Sanidad Animal, Carlos Fuellis, informaron los detalles.

“Se recomienda la vacunación subcutánea, porque los estudios sobre circulación viral e inmunidad muestran que estamos en un alto nivel. Se pasó de una vacunación intramuscular que se recomendó en su momento -a la salida de la epidemia de fiebre aftosa en 2001-, para tener una inmunidad rápida, hacia una inmunidad más lenta cuando se aplica en forma subcutánea, pero con el mismo tenor”, explicó Barre.

Se distribuirán entre 12,5 y 13 millones de dosis para inmunizar a poco más de 11,5 millones de cabezas bovinas. Las dosis fueron compradas por el Estado a laboratorios de Colombia, Brasil, Paraguay y Argentina, porque en Uruguay no se fabrican, ya que la Ley de Fiebre Aftosa lo prohibe. “Sabemos que para futuras licitaciones hay más laboratorios proveedores de vacunas que tienen idea de presentarse”, admitió el titular de los Servicios Ganaderos.

Con la inmunización subcutánea se logró bajar bastante el volumen de decomisos en la faena, causados por abscesos generados por vacunas mal aplicadas. A su vez, vacunando en el cuello no se afectan cortes de alto valor, generando menos pérdidas económicas a lo largo de toda la cadena cárnica.

Uruguay hace chequeos períodos sobre la cobertura de vacunación y la inmunidad contra fiebre aftosa que tiene todo el rodeo. Esos muestreos científicos (sangrados) sirven para presentar como garantía a los mercados y para tener seguridad ante cualquier insuceso.

“La inmunidad es alta. Eso nos ayudó mucho al firmar el nuevo protocolo sanitario con China, que sacó la necesidad de instalar animales centinelas -requisito que rige para Argentina y otros países habilitados- o sangrar todos los ovinos”, explicó Barre.

Desde el MGAP se apunta a readecuar a futuro el muestreo serológico para que “agarre más zonas ese muestreo y sea más extendido. Los sangrados comenzarán en agosto”, agregó el jerarca sanitario.

Requisitos. A nivel de los requisitos, Fuellis recordó que durante los primeros 15 días de vacunación no están permitidas las concentraciones de bovinos. “Los vacunos con destino a faena se movilizan con la vacuna del año pasado. A partir del 16 de marzo de 2019, todos los animales para frigorífico tiene que tener 15 días de vacunados”, recordó.

Al momento de retirar las vacunas se le pide a los productores la Declaración Jurada de Dicose 2018, la planilla de controlar interno al 31 de enero y la planilla de control sanitario a igual fecha.

Fuellis también pidió “respetar la cadena de frío” para garantizar la inmunidad de las dosis y evitar el estrés sobre el ganado. El MGAP controlará directamente los “predios de riesgo” y hará controles sorpresa como siempre lo hace.