Ganadería

Habilitarán el pastoreo en las rutas del norte del país

No hay “cuereadas” pero el ganado se está viniendo abajo.

GANADO VACUNO PASTANDO AL BORDE DE LA RUTA, VACAS, SEQUIA EN PAYSANDU, 20060425

Pablo Antúnez

La Dirección General de Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (DGSG/MGAP)  está pronta para habilitar por otros 30 días el pastoreo  en rutas de Artigas, Salto y Paysandú, buscando paliar el déficit hídrico que está complicando a varios productores.

La medida había sido propuesta a la secretaría de Estado por las gremiales de productores de esos departamentos, apurando la puesta en marcha de una herramienta que funcionado bien en épocas críticas.

Daniel Constantin, presidente de la Asociación Agropecuaria de Salto, dijo ayer a El País que a nivel del departamento “hay zonas con mucho ganado en la ruta pastoreando”, por más que había vencido el plazo establecido por el MGAP para utilizar esta medida de emergencia. El invierno vino duro y los campos se quedaron sin pasturas.

En febrero de 2018, en medio del déficit hídrico que provocó que la secretaría de Estado declarase la emergencia agropecuaria en varios departamentos, el gobierno —entre otras medidas como el operativo raciones—, autorizó el pastoreo en rutas de Artigas, Salto, Tacuarembó, Paysandú y Durazno. Esa medida, junto con el operativo raciones, permitió que los ganados no se vinieran tan abajo y principalmente, permitió ayudar a los vientres que estaban gestando, asegurándoles  los terneros.

Ayer, Emilio Duarte, técnico del Instituto Plan Agropecuario (IPA) para Salto, reconoció que el invierno “fue muy duro” y se había entrado a esta estación “con una cantidad de pasto bastante más baja que lo normal”, pero en la medida que fueron apretando las heladas  “los campos se vinieron abajo”.

El experto e incluso productores consultados por El País sostuvieron que hay zonas con campos muy pelados y en mayor o menor medida, todos los ganados perdieron kilos.

En muchos casos los establecimientos venían con cargas ganaderas más altas, pero algunos establecimientos  debieron ajustarlas por la severidad del clima. En estos casos, los productores se descapitalizaron.

Realidad. Duarte aclaró que “no se está viviendo una situación super grave, ni se están viendo cuereadas sistemáticas”, pero reiteró que “hay una disponibilidad de pasto muy baja sobre finales del invierno”. Este problema fue alertado hace varios meses por los técnicos del Instituto Plan Agropecuario que están dedicados a la extensión y mantienen contacto asiduo con los productores.

“Si bien es normal que los ganados pierdan kilos durante el invierno, no lo es que los pierdan con esta intensidad”, afirmó Duarte. La pérdida de kilos no es uniforme, depende mucho de la zona, de las cargas ganaderas y del manejo. “Las situaciones son diversas y se ve de todo”, confirmó el técnico.

Una vez firmada la resolución de los Servicios Ganaderos, igual que en anteriores oportunidades, los productores que deseen hacer uso del pastoreo en las rutas deberán pedir permiso a la departamental y tomar las medidas de seguridad necesarias para evitar que los ganados causen accidentes.

Rurales EL PAIS