Ganadería

Argentina: reabre el frigorífico de 100 años cerrado hace un mes

Se trata de ArreBeef, del empresario Hugo Borrell, que había cesado sus operaciones en medio de una pelea gremial interna

 

Fernando Betello, La Nación (GDA)

El frigorífico ArreBeef, ubicado en Pérez Millán, en el partido bonaerense de Ramallo, cerrado hace un mes en medio de un conflicto sindical interno, reabrirá sus puertas la próxima semana, según confirmaron la empresa y fuentes sindicales. Tiene 1000 empleados y es uno de los jugadores más importantes del negocio de la carne. La empresa este año está cumpliendo100 años de vida.

Anteayer, en el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, se llegó a un entendimiento entre la empresa, cuyo dueño es Hugo Borrell, y la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne que conduce Alberto José Fantini.

“Llegamos a un principio de acuerdo donde se reabre la planta. Tenemos un problema con personal con demandas (judiciales), pero seguimos sosteniendo que todos estén adentro”, señaló Fantini a La Nación (GDA).

En rigor, la reapertura se concretará el próximo martes. Se hará de manera gradual, con 700 de los 1000 que integran la planta. En tanto, trascendió que unos 60 no lo harán por causas judiciales en marcha. La planta estuvo bloqueada y también se generó una dura disputa interna en el sindicato en Pérez Millán.

“Pudimos convencer al dueño, que se calmen las aguas”, señaló el sindicalista. Fantini precisó que ya se consiguió el pago de una de las quincenas no trabajadas. Hubo un gesto de la empresa para abonar pese a esa situación de falta de trabajo.

“Vamos a poner en marcha el frigorífico, vamos a seguir trabajando. Empezamos el martes con la faena”, señaló Borrell a La Nación. El empresario destacó la labor de las carteras de Trabajo de la Nación y de la Provincia y del gremio de Fantini. “La Federación nos ayudó mucho”, señaló. El empresario remarcó que la empresa siempre estuvo “al día, sin un centavo de deuda” con los salarios.

Vale recordar que, el 26 de febrero pasado, en medio de una pelea sindical interna por un reclamo de elecciones, y con la planta parada, Borrell anunció su cierre.

“Me encuentro con un problema que no puedo resolver. Lamentablemente tengo que informarles que ArreBeef ha dejado de funcionar, no va a trabajar más. Esta decisión la he tomado yo con una gran pelea familiar, no quiero que mis hijos sufran”, dijo en esa oportunidad Borrell, de 74 años.

Cuando estalló el conflicto, además de tener miles de kilos de carne en las cámaras frigoríficas en ArreBeef había 2000 animales esperando para la faena. El ganado se pudo ir trasladando a una planta frigorífica que era de la cerealera Cargill y en 2011 el empresario adquirió junto a los industriales del sector Carlos Riusech y Omar Solassi.

Negociación.

La intervención del gremio de Fantini sirvió para conducir el conflicto cuando el cierre parecía definitivo. Primero hubo negociaciones en el ámbito del Ministerio de Trabajo de la Nación y luego una conciliación obligatoria dictada por su par de Buenos Aires permitió continuar con las conversaciones. “Esperamos que la semana que viene el dueño pueda meter los animales (para la faena)”, apuntó Fantini. El gremialista insistió que se seguirá negociando por la incorporación de los que por ahora lo harán. “No los vamos a abandonar, vamos a seguir discutiendo”, expresó.

ArreBeef es un frigorífico del top five de las empresas del sector. En 2020 logró crecer en faena versus 2019. En rigor, según fuentes del mercado, el año pasado faenó 357.772 cabezas. Fue quinta en el ranking de faena por planta a nivel país. En el año precedente estuvo en 300.782 cabezas. Abastece de carne en el mercado interno y exporta. La planta de la compañía tiene 26.200 metros cuadrados.

En el sector frigorífico generó convulsión el cierre de esa empresa que está cumpliendo 100 años de vida. Además de su importancia en el negocio general, había generado preocupación su cierre por su impacto social. En Pérez Millán, donde se encuentra la planta procesadora, viven unos 4000 habitantes. El frigorífico es un pulmón que le da vida al pueblo.