Expo Prado

Criadores de Colombia buscan más genética uruguaya

Los criadores de Colombia siguen mirando a Uruguay y su genética ovina, especialmente en lo que hace a las razas productoras de carne, porque en ese país, los ovinos tienen una orientación nètamente carnicera, por un tema climático.

 

El mercado de la carne ovina en Colombia està en “pleno desarrollo”, explicó a El Paìs el presidente de la Asociaciòn Criadores de Ganado Ovino de Colombia (Asoovinos), Henry Polania Triviño. Junto a un selecto grupo de criadores revisaron genética ovina en la Expo Prado y recorrieron algunas cabañas. Ya conocen la genética uruguaya, pues el año pasado hicieron tres importaciones de animales en pie uruguayos de las razas Hampshire Down  y Suffolk. Esa genética fue muy valorada por los criadores colombianos nucleados en Asoovinos y ahora quieren màs.

“La crìa de ovinos en Colombia està en pleno crecimiento. El stock de animales viene creciendo en dos o tres años, tanto en razas carniceras como de pelo”, contò Polania. Hoy los colombianos están con 2 millones de cabezas y sigue al alza.

Polania contò que “la gran mayoría de las ovejas està en la costa atlántica colombiana, son ejemplares de razas de pelo (como Santa Inès), porque esas ovejas están a una altera que va de 40 metros a 800 metros sobre el nivel del mar. En el interior del país, tenemos Ile de France, Frisona, Texel, Hampshire, Suffolk”. En este caso son razas dedicadas a la carne ovina pero con lana

Elogios. El presidente de Asoovinos  contò que los criadores colombianos hicieron el año pasado tres importaciones de genética uruguaya. “La  última fueron 42 animales de Hampshire y Suffolk que se llevaron para refrescar el hato que tenemos en el interior del país”.

Polania explicó que los colombianos apuntan a genética uruguaya “por la buena conformaciòn de los animales, especialmente carnicera y tenemos protocolos abiertos con Uruguay. Eso nos ayuda bastante”. Tanto con Uruguay como con Argentina, Colombia tiene abiertos protocolos para genética y semen y embriones. En caso de Uruguay, està abierta la importación de ovinos en pie.

Explicò que “interesa mucho la genética uruguaya”, por eso “concurrimos a la Expo Prado y estuvimos revisando animales”. El único problema que hoy tienen los colombianos es el precio del dólar. “Desde la última importación de genética uruguaya en diciembre del año pasado hasta ahora, el precio de los animales nos subió 35%. Estamos esperando que baje un poco màs para comprar màs animales. Hay mucho interés”,

Pero no sòlo la genética ovina uruguaya le importa a Colombia, también su conocimiento y el aporte técnico. Uruguay cuenta con una amplia plantilla de técnicos e instituciones que apuntalan la crìa ovina con sus investigaciones y solidifican el trabajo genètico  que hacen las cabañas.

“Hay mucho interés en el conocimiento técnico. Este año, en el marco el Cuarto Congreso Internacional de Ovinos y Caprinos, el Dr. Jorge Bonino Morlàn, ex técnico del Secretariado Uruguayo de la Lana y de la Facultad de Veterinaria fue disertante. Le acompañó el director del Programa de Carne y Lana del Instituto Nacional de Investigaciòn Agropecuaria (INIA), Gabriel Chiappessoni.