Empresas

Sundiro Holding apunta a comprar más frigoríficos

Es el primero en vender carne uruguaya en China con trazabilidad garantizada por una empresa local.

Conferencia de Sundiro Holding, firma de capitales chinos, por la compra del frigorifico Lorsinal, ND 20180723, foto Gerardo Perez – Archivo El Pais

Pablo Antúnez

Los consumidores chinos “prefieren la carne vacuna uruguaya”, aseguró el gerente general para Sudamérica de Sundiro Holding, Richard Meng. Por eso el grupo que ya cuenta con tres frigoríficos en  Uruguay —el 50% de Lorsinal y el 100% de Rondatel S.A. y Lirtix S.A.— piensa “agregar valor comprando más plantas en Uruguay”. Meng, acompañado de otros jerarcas de la compañía, se reunió con la comisión directiva de la Asociación de Consignatarios de Ganado.

El grupo tiene tres frigoríficos más en Argentina y uno en Australia. En Uruguay, invertirá otros US$ 6 millones en Rondatel —la explanta de Frigorífico Rosario— y otros US$ 6 millones en Lirtix, empresa que se dedica al despostado y procesamiento de carne vacuna y la meta es faenar, a partir de 2019, unas 200.000 cabezas por año con los frigoríficos que ya tienen funcionando.

Sundiro Holding cotiza desde hace años en la Bolsa de China y a partir de 2016 comenzó a comprar frigoríficos o empresas industriales que se dedican al procesamiento de carnes. Tiene 16 bases de procesamiento en China y es el principal proveedor de carne de alta calidad en ese país. Su red de ventas está en 400 provincias y 32 ciudades, pero a la vez, mantiene alianzas estratégicas con  Alibaba  y otros similares.

“Vamos a seguir comprando plantas para crecer en el mercado mundial y en China” afirmó Meng en el encuentro con los consignatarios. A su vez, aclaró que se apunta a frigoríficos de mediano y gran porte. “Sundiro es la primera en exportar carne con trazabilidad certificada —con el apoyo de INAC— por China. Los cortes llevan un código QR y el consumidor puede escanearlo y hacer la trazabilidad desde la carne hasta el animal”, explicó el director para Sudamérica de la corporación.

El grupo, que también tiene capitales venezolanos, apuesta a la carne de alta calidad y no dejó de lado el segmento kösher. “El mes que viene se comenzará a faenar en Rondatel unas 300 cabezas por día (novillos y vacas) y otras 100 cabezas diarias de ganado de menor calidad. Luego de modificada la planta se duplicará el volumen”, afirmó el ejecutivo.

Las obras adaptadas a los nuevos requerimientos para faena kösher impuestos por Israel —se exige el cajón de noqueo rotativo para mejorar el bienestar animal— todavía no terminaron. Más allá de esta faena ritual, Sundiro Holding está abierto a todos los mercados, pero especialmente a los de alto valor, según se aclaró en la reunión.

A su vez, el porcionado que se hace en Lirtix S.A. tiene por destino el mercado chino y también el abasto uruguayo, aclararon los ejecutivos. 

“El ganado uruguayo es mejor que el australiano”, afirmó  sin reparos Lifeng Liu, gerente de compras de ganado.

“Apostamos al ganado joven del Uruguay, de carne blanca, porque cumple con todas las necesidades del paladar de los consumidores chinos. Los ejecutivos de Sundiro Holding dejaron bien en claro la importancia del consignatario de ganado, intermediarios entre el productor y la industria que hoy comercializan el 60% del ganado que se faena en Uruguay.

Es importante remarcar que en los planes de Sundiro Holding también está incursionar en China con cortes de ganado de corral,  como se hace para la cuota cárnica de alta calidad con la Unión Europea (Cuota 481). “La carne de feed lot producida en China tiene                    US$ 1.400 de diferencia por encima de la carne producida a pasto”, explicó el gerente general para Sudamérica.

Rurales EL PAIS