Empresas

Los detalles de la compra del frigorífico San Jacinto

Grupo Pérez Companc se quedó con el 100% (ya tenía 51%).

Frigorífico San Jacinto, NIREA SA. Foto: archivo El País.

El grupo argentino Perez Companc se quedó ayer con la totalidad de Frigorífico San Jacinto (Nirea S.A.) al adquirir el 49% restante del paquete accionario que estaba en manos de las familias fundadoras de la empresa.

Según supo El País, luego que se cayera el negocio con el grupo japonés Nipponham, sobre fin de 2018 empezaron las negociaciones para que el grupo Pérez Companc adquiriera el 49% restante en San Jacinto (ya tenía el 51%). Es que a los socios minoritarios no les interesaba seguir con un negocio que requiere mirar mucho el largo plazo y por eso prefirieron venderle al grupo que había entrado en 1999. La transacción por el 49% de las acciones se concretó por cerca de US$ 9 millones

La operación se centra en la estrategia de crecimiento que está mostrando el mencionado grupo argentino en sus plataformas de producción de alimentos, producción agropecuaria y energía. Ahora Frigorífico San Jacinto y sus marcas, con las que penetra en los diferentes mercados cárnicos, pasan a integrar la plataforma de agronegocios, donde se encuentra el establecimiento Goyaike, en la Patagonia Argentina, Garmet la empresa importadora y exportadora y los establecimientos de producción primaria Del Carmen, tanto agrícolas como ganaderos. Las dos últimas están en Uruguay.

Goyaike es una empresa de origen y tradición familiar, que a través de cuatro generaciones ha crecido y madurado bajo el impulso emprendedor de la familia Perez Companc y está dedicado a la producción de lanas de alta calidad en la Patagonia Argentina.

Perez Companc comunicó la compra a través de un comunicado donde no trascendió el monto de la operativa.

El estudio Olivera Abogados representó a la parte vendedora, mientras que el estudio Guyer & Regules representó al grupo comprador.

El grupo argentino desarrolla sus actividades desde 1946 a través de sus tres plataformas: alimentos, agro y energía. Tiene ingresos por US$ 3.400 millones anuales, cuenta con 10.000 colaboradores e inversiones por más de US$ 300 millones en 2018. “El grupo apuesta al crecimiento de largo plazo de todas sus compañías asumiendo un rol protagónico en cada uno de los sectores en los que participa”, indicó el comunicado.

“En su conjunto, la plataforma agropecuaria del Grupo Perez Companc opera casi 60.000 hectáreas en Argentina y Uruguay y cuenta con alrededor de 30.000 cabezas de ganado. En este sentido, la integración generará importantes sinergias productivas dentro de la plataforma”, agregó.

Frigorífico San Jacinto estuvo en la mira del gigante japonés de la carne y alimentos Nipponham, titular en Uruguay de Frigorífico BPU, pero tras no concretarse el negocio estuvo sondeando otros frigoríficos para expandirse en Uruguay.

Historia. Fundado por la familia Pi, a la que se sumaron otros accionistas, Frigorífico San Jacinto comenzó a operar en 1962 como un pequeño matadero dedicado al mercado interno, para posteriormente crecer de la mano de fuertes inversiones en la playa de faena y capacidad de frío, quedando habilitado para la exportación en 1966.

En el año 2000 la empresa se convirtió en una fuerte exportadora de carne ovina y vacuna a 50 mercados (prácticamente todos los mercados de alto valor que tiene habilitados Uruguay), accediendo con sus productos a más de 300 clientes al año.

El año pasado Frigorífico San Jacinto exportó por un total de US$ 89.927.000, pero un año antes había llegado a US$ 104.942.000, según los datos de la Dirección de Estadísticas del Instituto Nacional de Carnes (INAC). Fue el precursor en la exportación de carne ovina con hueso a Estados Unidos procedente del compartimento ovino de alta bioseguridad.

A su vez, a través de la marca “Majada”, Frigorífico San Jacinto ofrece cortes de animales adultos seleccionados y clasificados que garantizan un producto homogéneo y consistente para selectos mercados.

En bovinos, con la marca “El Rancho” se comercializan los cortes de novillos y vaquillonas terminados a grano. Dichos animales conjugan armónicamente una alimentación en base a pasturas naturales a lo largo de toda la vida, con una estadía en el corral los últimos tres meses previos a la faena.

Otras de las marcas más reconocidas de Frigorífico “San Jacinto” es “Nirea Verde”. A través de la cual comercializa los cortes provenientes de animales premium a pasto en los mercados de elite, buscando la diferenciación de producto y apostando a otro tipo de consumidores.