Empresas / Sanidad

Devuelven certificación a frigorífico para exportar a la UE

MGAP aceptó garantías y le permite faenar con ese destino.

Frigorífico. Foto: http://img.msemfoco.com.br/

La División Industria Animal del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca envió ayer una nota a las autoridades de la Unión Europea con el levantamiento de la suspensión de la certificación a un frigorífico uruguayo que había tenido problema en varios puertos europeos con sus embarques. Así lo confirmó a El País el Dr. Gustavo Rossi, director de la repartición oficial. De este modo, la empresa ya puede volver al mercado con su carne ovina y bovina.

Generalmente las autoridades sanitarias de la Unión Europea aceptan la producción a partir de la fecha de re certificación que comunica el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, que es el responsable de supervisar, controlar y dar las garantías sanitarias de los alimentos de origen animal y vegetal que Uruguay exporta (también los volcados al mercado interno). El levantamiento de la suspensión temporal de las certificaciones al viejo continente se produce luego de que la empresa presentó a las autoridades su plan para levantar las restricciones, brindando las máximas garantías.

La planta venía teniendo problemas con sus embarques de carne a la Unión Europea desde octubre de 2017, a los que se sumaron más contenedores en enero y febrero. Incluso en octubre del año pasado, las autoridades sanitarias uruguayas ya habían enviado una carta a la Red de Alerta Rápida de Piensos y Alimentos de la Unión Europea marcando preocupación por los hallazgos de patógenos sobre varios embarques puntuales de carne uruguaya, que sólo pertenecían a un frigorífico.

Uruguay hace muestreos de patógenos sobre todos los embarques de carne y esos análisis involucran a la E. Coli o157h7, así como a otras seis bacterias, que se les conoce como las seis grandes (son: o26, o45, o103, o111, o121 y o145).

Una vez que se detecta un agente patógeno en un embarque, debido al sistema que aplica la Unión Europea, todos los envíos del frigorífico afectado son revisados — lo que se conoce como controles reforzados— y eso es lo que provoca que sigan apareciendo problemas. En los embarques cuestionados, hasta ahora, la Red de Alerta Rápida de Piensos y Alimentos de la UE, detectó la toxina, pero una vez que la detecta, no sigue adelante con la tipificación de la cepa que los afecta.

La Unión Europea es un mercado clave para los frigoríficos uruguayos, porque acapara los cortes más valiosos de la res, tanto en carne vacuna como en ovina, pero además, por lo que representa estar presente en ese mercado por sus exigencias sanitarias. Hasta el pasado 17 de febrero, según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes, Uruguay lleva exportadas 5.492 toneladas de carne bovina peso canal por US$ 40.375.000 y 213 toneladas peso canal de carne ovina por US$ 974.000.

Lo que se conoce como shiga toxinas (producidas por una cepa de E.Coli) tienen en vela a la Unión Europea y otros países. En el viejo continente, a partir de la contaminación de brotes de alfalfa, se produjeron varias muertes en 2008.

Rurales EL PAIS