carnes

Corea del Sur: atractivo mercado detrás de barrera arancelaria

La principal restricción para las carnes uruguayas es el elevado arancel.

El mercado de carne bovina de Corea del Sur reúne características que lo vuelven especialmente atractivo: alto volumen, tasa de crecimiento y precios de importación. La principal restricción para las carnes uruguayas es el elevado arancel. Esto hace que las negociaciones de acuerdo comercial en curso entre Mercosur y Corea del Sur sean relevantes.

Durante la semana del 1 al 4 de junio transcurrió, de forma remota, la 6ta ronda de negociación entre Mercosur y Corea del Sur. El objetivo de esta negociación fue culminar con un Tratado de Libre Comercio (TLC). Este acuerdo es especialmente relevante para la cadena cárnica uruguaya, dado que este país asiático cuenta con características que lo posicionan como un mercado altamente atractivo:

  • Importador estructural: Cuenta con características estructurales que lo posicionan como importador de productos agro: baja disponibilidad de superficie agrícola y un alto ingreso por habitante.1
  • Mercado relevante: Los elementos del punto anterior explican parcialmente por qué Corea del Sur es el cuarto mayor importador en valor y volumen de carne bovina. Este país importó un promedio de 2.500 millones de dólares y 410 mil toneladas anuales entre 2016 y 2020. Esto es aproximadamente 8% de la importación mundial.
  • Importación creciente: el mercado importador coreano ha crecido a una tasa de 9% anual en los últimos cinco años. Esto es superior al crecimiento del mercado mundial.
  • Carne bovina importada es parte de la dieta coreana: Tanto la gastronomía coreana como la de hábitos de consumo occidentales utilizan a la carne como ingrediente. Como resultado, el consumo per cápita de carne bovina es 16 kilos por persona por año en Corea del Sur. Esto es muy elevado considerando la región en la que se encuentra y el hecho de que 2 de cada 3 kilos consumidos son importados.2
  • Elevados precios por unidad: En los últimos cinco años, el valor promedio de la tonelada fue de 6.200 dólares. Esto es 15% superior al promedio mundial.

Comercio actual

Uruguay cuenta con habilitación sanitaria para exportar carne bovina a Corea del Sur desde 2013. Desde aquel entonces se exporta a este mercado manteniendo una participación marginal: el flujo exportador es de 6 millones de dólares promedio anual. Esto es menos del 1% de las importaciones totales. En sentido análogo, este flujo representa 0,5% de las exportaciones uruguayas de carne bovina. El máximo valor exportado se alcanzó en 2017, por 12 millones de dólares.

Según datos de INAC, los cortes de mayor demanda en este mercado son: aguja, carne para manufacturas, paleta, pecho, asado, nalga y bola de lomo. Este patrón exportador por producto es similar al de Australia, por ejemplo. Entre 2019 y 2020, Uruguay exportó un promedio anual de 720 millones de dólares y 165 mil toneladas de estos productos. China compró el 70%, mientras que Corea del Sur el 0,6%.

Competidores y acceso a mercados

El acceso a mercados se define por dos elementos: las barreras sanitarias y las arancelarias. El hecho de que Corea del Sur sea restrictivo en ambas categorías explica que sean pocos los países que logran exportar un volumen significativo a este mercado. Como resultado, es un mercado altamente concentrado: el 95% de sus importaciones proviene de Estados Unidos y Australia. Nueva Zelanda se posiciona como el tercer proveedor más relevante de este mercado, con una participación promedio de 3% en los últimos cinco años.

En términos sanitarios solamente 9 países logran cumplir con los requisitos necesarios para ser autorizados para abastecer a este mercado. Uruguay es el único país del Mercosur habilitado actualmente. Esta situación es meritoria en ese sentido, aunque, es necesario indicar que la habilitación uruguaya es incompleta: permite cortes desosados y no incluye productos con hueso, bloques ni trimmings.

En términos arancelarios, existe una elevada barrera proteccionista. Los países que no cuentan con TLC con Corea se enfrentan a un arancel por defecto de 40%. Uruguay está en esta situación. Esto no es así para sus principales proveedores: tanto Estados Unidos como Australia y Nueva Zelanda, cuentan con TLCs que les permite ingresar con aranceles preferenciales de 13,3%, 18,6% y 21,3% para cada exportador respectivamente.

Además, es importante señalar que los tres Acuerdos están en proceso de desgravación, por lo que alcanzarán el 0% en 2026 (EEUU), 2028 (Australia) y 2029 (Nueva Zelanda).

La situación actual en materia arancelaria vuelve especialmente relevante a las negociaciones Mercosur – Corea del Sur. Si las mismas concluyen de forma exitosa, es posible solucionar el principal problema e ingresar a un mercado muy atractivo. Esto permitiría valorizar la exportación, diversificar los mercados, reducir la volatilidad y dar incentivos a aumentos de producción. Si el resultado de la negociación no es exitoso, la brecha arancelaria entre Uruguay y los competidores será cada vez mayor, lo cual impediría aspirar a desarrollar dicho mercado.