Caballos

“La Invernada” vendió los 43 Criollos a US$ 3.995 promedio

Dispersión total de la oferta, máximo valor fue US$ 7.350. Desde Cecade, y en vivo por Campotv, remataron Gerardo y Alejandro Zambrano


Pablo D. Mestre

Cuenta la historia que hace prácticamente un siglo y medio allá por el departamento de Cerro Largo comenzó sus actividades un establecimiento que llegó a ser hasta de un presidente de la República: Joaquín Suárez. En 1852 su yerno, José Luis Martins, fue el primero de la familia que hoy es sinónimo de los caballos Criollos gracias al impulso que comenzó don Plácido Martins y potenció su hijo Felippe Martins.

Mucho más acá en el tiempo, hace tres décadas, se concreta el primer remate de esta cabaña líder en la selección genética en Marchas Funcionales, con 31 ganadoras sangre La Invernada (en las 39 disputadas a nivel nacional) y con las 7 ganadoras de Marchas Ficcc con sangres de la cabaña.

Y ayer, en el local de Cecade, a cargo de Zambrano & Cía., se vendieron los 43 productos ofertados a US$ 3.995 de promedio general.

Son cifras que dicen más que muchas letras que deberían contar que por ejemplo la cabaña ofreció la totalidad de la producción 2014, o que el interés era tal que todos los productos entraban a pista con Pre Oferta, lo que explicó además la agilidad de los negocios conducidos por Gerardo y Alejandro Zambrano. O que operaron criadores de prácticamente todo el país, así como algún extranjero y también criadores desde el exterior del país siguiendo la transmisión de CampoTV.

El mayor destaque de la noche fue para “Tortuga La Invernada”, una clásica mora de la cabaña (Malambo LI x Guachita LI (Lancero LI), adquirida por Gustavo Pérez en US$ 7.350, tras intensa puja.

La “Culebra La Invernada”, una baya de cabos negros (Boliche LI x Chirusa LI (Pericón LI), fue adquirida por cabaña “Paulista” en US$ 6.720.

Otra mención especial para “Mariposa La Invernada”, mora (Armónico LI x Fumasa LI (Halcón LI), que se vendió en US$ 6.510, adquirida por Juan Manuel.

Pero además de las yeguas, como siempre en La Invernada sobresalieron también los padrillos, dispersándose los tres ofrecidos a un valor promedio de US$ 5.320.

Fueron 43 los productos comercializados a un promedio de US$ 3.995. Las 38 yeguas de andar: 7.350, 2.100 y 3.946; 2 yeguas de manada: 3.150, 2.730 y 2.940 y los 3 padrillos: 5.880, 4.830 y 5.320.

Finalizada la subasta, tanto Gerardo y Alejandro Zambrano, como el Ing. Agr. Joao Antonio Martins hicieron un balance positivo de la misma.

Y así pasó una jornada más, exitosa como desde hace 30 años, de una cabaña de Cerro Largo que, según cuenta la historia, hace más de siglo y medio es referencia de la agropecuaria nacional.