arroz

El arroz uruguayo quedó fuera en licitación con Irak

Molinos brasileños vendieron a US$ 40 menos por tonelada.

Pablo Antúnez.

El arroz uruguayo quedó fuera de una nueva licitación para vender a Irak, tradicional cliente para los molinos locales y sigue complicándose la exportación.

“Hubo ofertas de la región realizadas por los distintos molinos arroceros de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. La misma contemplaba la realidad interna de competitividad y calidad de cada país, donde Uruguay tiene credenciales por ser importante proveedor de ese mercado. Más allá que se podría entender que hubiera la posibilidad que todos los países de la región participaran en la venta, respetando estas posiciones, porque todos apuestan a este mercado de Medio Oriente que compra volúmenes altos. Sin embargo, los molinos brasileños se quedaron con la licitación y terminarán vendiendo las 60.000 toneladas que ofrecieron a US$ 40 por tonelada por debajo de los precios de Uruguay, según datos recabados por El País.”

Los arroceros uruguayos apoyan la estrategia de la industria y entienden que se debería repetir a futuro en otras licitaciones.

En la licitación de Irak también ofertaron Estados Unidos, fuerte productor de arroz y algunos países asiáticos, que también fueron desplazados por los molinos brasileños.

“Los operadores de Brasil son competitivos para llegar a ese precio. Nuestra industria entiende que los niveles de precio que ofrece Brasil son imposibles de acompañar desde Uruguay, porque estaríamos marcando el sepelio del sector arrocero uruguayo. Van a insistir en que tenemos que tener un nivel de ingreso mínimo para poder pensar en tener un futuro”, según dijo a El País, el presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), Alfredo Lago.

La cadena arrocera no está cómoda porque a esta altura del año no ha conseguido un negocio de importancia, pero “sabiendo que vamos a tener cerca de 10% menos arroz respecto al año anterior, con una producción que quedará cercana al millón de toneladas de arroz cáscara, eso genera poco margen para poder insistir en negocios que sean mejores para la cadena arrocera y para el productor, porque de lo contrario es imposible de sostener”, explicó Lago.

Hasta el momento, los molinos arroceros uruguayos vienen haciendo negocios de mantenimiento con algunos mercados. En México se están colocando unas 5.000 toneladas de arroz uruguayo por mes para cubrir el consumo, en Perú hay un nivel más bajo de colocación del cereal y se complicó la Unión Europea.

En este último destino, donde Uruguay accede por no plantar arroces transgénicos, subió el Arancel Externo de 30 euros a 65 euros para el arroz integral, cercando a Uruguay y sacándolo de competencia frente a otros exportadores. Por ejemplo, Guyana entra sin pagar arancel porque tiene tratamiento como excolonia.

El partido de volumen en el mercado arrocero se juega en los mercados de Medio Oriente y la cadena pretende seguir allí, porque “es el destino donde Uruguay hace volumen y el arroz se envía por barco. Estamos preocupados por los mercados. El año pasado era un tema que estaba en agenda pero no tan complejo como hoy”, aseguró Lago.

Mientras tanto se sigue levantando el cereal de las chacras. Según ACA se lleva cosechado a nivel país alrededor del 65% del área plantada y se continúa estimando un promedio de 8.200 kilos.