Agricultura

Preocupa el costo social de la sequía en interior del país

Exitosa jornada “Protagonistas del Agro” en Dolores.

Jornada en Dolores.

Daniel Rojas.

Dolores, Soriano | Ramón Erro entiende que de la crisis se sale trabajando y considera que el gobierno debe ponerle más valor al impacto que la última sequía generó en comunidades del interior que dependen de toda la cadena productiva.

En el marco de la Jornada: “Protagonistas del Agro”, donde fue panelista junto a Patricia Damiani y Nicolás Jodal —fue organizada por la Asociación Agropecuaria de Dolores y auspiciada, entre otros, por El País— dijo que la política de Trump es impredecible, lo que obliga a estar atentos a diario porque un Tweet del mandatario norteamericano hace reaccionar los mercados en ambas direcciones.

El ciclo de almuerzos tiene el propósito de seguir fomentando la cultura familiar del trabajo y recaudar fondos para seguir reconstruyendo la sede social afectada por el tornado de abril de 2016.

Es un momento particular de la producción que viene de una zafra sojera devastadora, donde se perdió dos tercios de la producción, lo que en términos económicos equivale a unos US$ 1.000 millones. “Venimos de una catástrofe agrícola por la sequía, pero de esta coyuntura puntual se sale trabajando, produciendo como siempre” sostuvo Erro.

Costo social. El empresario no desconoce que hay productores que quedaron en el camino así como otros actores de la cadena. “El costo social de estas crisis es lo que más me preocupa. Creo que entre todos los actores y en esto incluyo al gobierno, tenemos que tener la suficiente inteligencia, de transmitir confianza a las nuevas generaciones. Estamos ante un nuevo mapa, hay que buscar la línea e intentar desarrollarse en estas circunstancias. Igualmente soy optimista y hay que creer, porque el sector tiene capacidad para reaccionar” expresó Erro.

Indicó que de este tipo de problemas no se sale en un año, pero aclaró que hoy “tenemos en proceso US$ 400 millones por los cultivos de invierno, que si bien no son ganancias, van a estar entrando en la caja a fin de año y es dinero que vuelve a fluir. Además, si tenemos una siembra normal de soja, podemos decir de cabra US$ 800 millones más, entonces el avión puede empezar a nivelarse”.

Considera que el sector financiero está procediendo caso a caso con los productores que quedaron endeudados. “Han entendido bien que estamos ante una catástrofe y que es necesario buscar la mejor salida para todos y tener en cuenta que más allá de números, hay todo un tema social donde el interior sufre mucho con situaciones de éste tipo, porque el sector ha crecido durante los últimos años y se han generado miles de empleos”, planteó Erro.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos, le ha pegado “duro a la soja” estimó y considera que va a impactar en todos los actores.

Dólar. Entiende que el incremento del valor de la divisa norteamericana contribuye en un escenario adverso pero no es suficiente. “Ha ayudado en algo bajar el costo país, aunque Uruguay sigue estando caro. Es obvio que se está recaudando por las empresas públicas y a mí me preocupa particularmente que varios sectores productivos están complicados por falta de rentabilidad y esto todo suma o resta” expresó Erro.

La jornada contó además con la presencia de la emprendedora Patricia Damiani y de Nicolás Jodal, ícono tecnológico de Uruguay, que compartieron sus experiencias y transmitieron optimismo de cara al futuro.

Rurales EL PAIS