Agricultura

Jorge Erro: “Para seguir competitivos hay que mantener la productividad”

Erro habló de un mundo inestable, de mercados confundidos pero donde siguen surgiendo oportunidades para los productores uruguayos.

Jorge Erro, director de Erro, en la XXII Jornada Anual de Actualización Técnica. Foto: Daniel Rojas.

Daniel Rojas.

Dolores, Soriano | La XII jornada anual de actualización técnica se cumplió en un enorme galpón que la empresa Erro utiliza como taller mecánico. Fue reacondicionado para recibir 600 invitados a un evento, que hasta antes del tornado que destruyó un tercio de la ciudad, se realizaba todos los años en el cine teatro Paz y Unión.

El director Jorge Erro habló de la imperiosa necesidad de tomar conciencia sobre la conservación de los suelos. “Hay que encarar y resolver el tema. Debemos mantener la gallina de forma de sostener la productividad, si no estamos yendo hacia el precipicio. No hay que alarmarse, pero debemos ocuparnos”, expresó durante el discurso de apertura.

Hizo referencia a los mayores requisitos en materia de residualidad por parte de los mercados que le compran a Uruguay. Dijo que China plantea exigencias en la soja para 2019, mientras Brasil las aumentó en el trigo y Europa tiene un estándar muy alto para la adquisición de colza. “Las exigencias son bien serias y para eso debemos estar preparados”, insistió Erro.

“La única forma de mantenernos competitivos es mantener la productividad por hectárea. Las nuevas tecnologías rompen paradigmas”, señaló. Además el empresario anunció que en cuestión de semanas llegará la fertilización mediante la utilización de fósforo líquido: “Esto nos hará cambiar bastante la cabeza como en su momento pasamos del arado a la siembra directa”.

En materia económica, Jorge Erro señaló que estamos a un click de cambiar el precio de la soja, “50 dólares para arriba o para abajo, dependiendo si se arreglan o no, Estados Unidos y China”, hoy en declarada guerra comercial. “Es un año muy especial, de grandes oportunidades, pero cuidado porque el mercado está muy confundido y se hace necesario definir claramente una estrategia porque venimos de un quiebre importante, donde a nivel país hubo una pérdida de dos tercios de la cosecha de soja”.

Consejo. El empresario exhortó a los jóvenes, que aún no pasaron por una crisis, a trabajar en la generación de confianza. “”Cuando tenemos confianza sabemos de lo que estamos hablando y que lo que decimos lo vamos a cumplir. Las soluciones van a venir, las áreas serán sembradas pero es imprescindible vender confianza” indicó.

“También es necesario escribir un plan, soñar un poco y levantar las expectativas pero sobre todo tenemos que tener claro que debemos lograr productividad. Lo que antes se media en costo por hectárea, ahora debemos medirlo en costo por tonelada producida y esto se hace necesariamente con el uso de tecnologías. El 50% de rendimiento está dado por el agua, pero el otro 50% depende de lo que hagamos los productores”, indicó Erro, que utilizó una célebre frase de Charles Darwin para terminar su discurso: “No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que es más adaptable al cambio”.

Compromiso. Otro de los temas tratados en la jornada tuvo relación a los cultivos de servicios: “Una nueva forma de pensar las coberturas” a cargo de Gervasio Piñeiro, experto uruguayo radicado en Argentina. “La revolución verde produjo el deterioro del ecosistema y disminución en la provisión de servicios ecosistémicos de regulación y soporte”. Habló de la presión de la sociedad por todo lo otro que produce el productor rural más allá de alimentos, y citó como ejemplo la afectación que sufre el río Negro.

“Es importante que los productores empiecen a pensar que no producen solo lo que venden como la carne, los granos y la leche, si no que producen muchos otros servicios a la sociedad como el hecho de mantener un río limpio, controlar la erosión, formar materia organiza en el suelo y emitir más o menos gases de efecto invernadero. Hay servicios que impactan en el productor y otros que nos afectan a todos, por lo que cuando diseñamos los sistemas productivos deberíamos pensar en estas cosas. Lo interesante es que existe tecnología para esto con sistemas multifunciones”, indicó Piñeiro que apunta “a un cambio de chip”.

“La sociedad nos está exigiendo un cambio de paradigma, donde el sistema debe estar enfocado a producir muchas cosas, algunas se venden y otras no, pero tienen valor”, expresó el docente de la Facultad de Agronomía.

“Una de las cosas interesantes que vemos es que con el esquema anterior, pensando solo en producir íbamos deteriorando el sistema, perdemos materia orgánica, entonces tenemos que poner más insumos, más plata del bolsillo , lo que eleva el costo de producción porque tenemos menos materia orgánica. Pero además, tenemos menos infiltración y capaz que tenemos que regar y también menos degradación de herbicidas en el suelo, entonces tenés que cambiarlo o te aparece una maleza resistente y tenés que emplear más herbicidas. El sistema nos está dando señales de que produciendo pensando solo en una cosa, cada vez tenemos que poner más plata y más insumos, pero si cambiamos, económicamente será más rentable de lo que tenemos ahora y además vamos a producir mucho más servicios”, explicó Piñeiro en su conferencia cultivos de servicios.

Rurales EL PAIS