Publicidad

Agricultores exaltaron la bioeconomía como extraordinaria oportunidad para el desarrollo

En el marco del Congreso de maíz y sorgo en Argentina

Manuel Otero , Director del IICA,  se refirió al potencial de la bioeconomía con una visión desde América Latina y el Caribe.

El extraordinario crecimiento que ha experimentado la bioeconomía en la Argentina y en el resto de América Latina y el Caribe, junto a las grandes oportunidades que presenta de cara al futuro, fueron el eje del Congreso de la organización Maizar, que se realizó en Buenos Aires con la participación del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

Unas 2 000 personas asistieron al evento que reunió a productores, investigadores y distintos actores de la cadena de valor agroalimentaria. Maizar es la Asociación Argentina de Maíz y Sorgo y su encuentro anual contó con más de 30 paneles y diversos talleres, en los que expusieron y compartieron sus experiencias más de 100 especialistas del país y del exterior.

El Congreso estuvo dedicado especialmente a la bioeconomía, que consiste en la utilización de la biomasa como insumo para crear múltiples productos y ofrece a la región un camino de crecimiento económico en armonía con el ambiente, mediante el aprovechamiento eficiente y sostenible de sus recursos naturales.

Para mostrar las posibilidades que ofrece la bioeconomía para la fabricación de indumentaria a partir de cultivos, el presidente de Maizar, Pedro Vigneau, contó que el traje que tenía puesto estaba confeccionado con tela a base almidón de maíz y se calzó un par de zapatillas deportivas con suela hecha con un biopolímero del maíz.

“Existen más de 4 000 usos para el maíz. Hay una enorme oportunidad en su transformación e industrialización, que deben realizarse lo más cerca posible de los lugares donde se produce. El maíz nos acompaña en muchos lugares, por ejemplo como biocombustible, a través de la fabricación de bioetanol”, dijo Vigneau.

“Hoy el mundo exige cada vez más productos que cuiden al planeta, por lo que hay una oportunidad inmensa en la bioeconomía. Tenemos que convencer de esto a los decisores políticos y salir a contárselo al mundo”, agregó.

“Bioeconomía es biomasa más conocimiento; es un punto de partida de una nueva era en materia de producción”, resumió, por su lado, Juan Manuel Fernández Arocena, Jefe de Gabinete de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina.

“Los avances científicos y tecnológicos jugarán papel clave en los desafíos que tenemos por delante en la agricultura, porque ya no se trata solo de producir más, sino de hacerlo de manera diferente”, agregó.

El funcionario consideró que la bioeconomía es un paradigma de desarrollo sustentable que contribuye al uso eficiente de la biomasa y al fomento del empleo y el arraigo en los territorios rurales. “Hoy no podemos pensar en producción y desarrollo sin asociarlo a sostenibilidad”, sostuvo. (Fuente: IICA)

La materia grasa alcanzó un 52%, obteniendo bonificaciones

Publicidad

Publicidad