Ganadería

Otro resultado con ingreso negativo para los ganaderos integrantes de Fucrea

Comienzan a verse empresas que van consumiendo capital.

Pablo Antúnez.

Los resultados económicos de los predios ganaderos que integran Fucrea mostraron dos realidades. Por un lado, analizando los indicadores globales, en promedio, las empresas ganaron US$ 86 por hectáreas en el ejercicio 2016/17 frente al ejercicio 2015/16, donde el ingreso de capital fue US$ 78 por hectárea, pero esa no es la sensación que tienen los productores en sus bolsillos. El producto bruto por hectárea, sin utilidades, pasó de US$ 230 a US$ 244 y el gasto en insumos (sin utilidades) pasó de US$ 152 a US$ 158 por hectárea. El ingreso neto por hectárea en el ejercicio pasado fue US$ 65 por hectáreas y representó US$ 3 más por hectárea frente al ejercicio anterior.

En la otra vereda, cuando se analizan los datos concentrándose en las mismas empresas que presentaron carpetas con sus números el año pasado y que están este año, “les fue un poquito mejor, pero ya no tan bien”, aseguró el Ing. Agr. Gonzalo Ducos, coordinador ganadero de Fucrea a El País.

Es que si se analizan las empresas ganaderas en su conjunto, “el 70% disminuyó 20% el ingreso de capital en el ejercicio pasado” y sin duda que hubo años en que estuvieron con resultados más cómodos.

Desde el punto de vista forrajero fue un año excepcional y eso nadie lo discute, pero no todo lo que brilla en el campo es pasto. “Una de las particularidades del ejercicio 2016/17 es que los costos aumentaron”, explicó Ducos.

A ese aumento de los costos, motivado por un dólar que baja, también hay que agregar la caída de los precios de la producción.

“El precio del kilo producido viene sostenidamente en baja en los últimos cuatro ejercicios. En kilo de carne estamos muy similares en el promedio, pero el precio bajó para todo el mundo. Con menor volumen de producto y costos más altos es que se llega a ese 70% de empresas que bajaron el ingreso de capital”, explicó Ducos.

Si se mide a través de la cantidad de pasto, la producción de carne fue mayor. “En la variabilidad que tenemos por ciclo de producción -completo, incompleto, invernada y cría- hay empresas que produjeron más de 20 kilos y otras menos de 20 kilos por hectárea. La variabilidad de clima también trabajó en Uruguay”, reconoció el coordinador ganadero de Fucrea.

El técnico también reconoció que hay sistemas muy rígidos y puso como ejemplo que, una empresa de ciclo completo que “no compra ganado de afuera, ni está dispuesto a comprar, tiene las mismas vacas y las mismas vaquillonas. Podrá haber preñado algo más de ganado, cosa que es cierta y que se verá en esta parición que estamos viviendo”.

En este caso, posiblemente el cambio esté en las vacas, que tendrán un punto más de condición corporal, “las vacas se toman a kilo fijo, no se pesan, entonces el incremento de producción no fue tal. Posiblemente eso lo veamos en resultado para adelante, porque tendremos mejores preñeces y más terneros en el destete del año que viene”, dijo Ducos.

En el caso de las empresas que tienen también asociada la agricultura a su explotación ganadera, en el resultado económico se reflejó la excepcional zafra agrícola. “Tuvimos una excepcional zafra agrícola, en donde los predios que destinan superficie a la agricultura lograron muy buenos ingresos y eso es lo que hizo mejorar el promedio.

Deudas. El endeudamiento pesa y pega fuerte. El coordinador ganadero de Fucrea confirmó que en las reuniones con asesores y con los grupos de productores se ve que el endeudamiento “va en aumento”.

Ducos reconoció que “hace años nos habíamos olvidado de las reuniones de grupo en donde discutíamos ¿pago la deuda? ¿cómo la pago?. Hoy volvimos a lo mismo que se veía en 2001 o 2003, a empresas con ingreso neto negativo”. Fueron los años de la crisis económica que sacudió Uruguay.

Hoy, “para vivir, esas empresas se están comiendo el capital ganado, porque es el que puede mover más rápido. Empresas que antes tenían 2.000 reses hoy tienen 1.500 reses, porque están viviendo de su capital, que son los semovientes”, remarcó el experto de Fucrea.

Rurales EL PAIS