ovinos

Preparan Proyecto de Ley contra gusano barrenador

Se trabaja en cómo se financiarán las acciones y costo final

Ovinos. En muchas zonas del país se redujeron las poblaciones de ovinos porque las bicheras apuran.

Pablo Antúnez

El Proyecto de Ley para erradicar el gusano barrenador del ganado o mosca de la bichera, ya está en marcha, a la vez que se continúa estudiando la forma de financiación de la campaña de control y posterior eliminación de esta plaga.

El documento que está en la fase de elaboración, deberá enviarse al Parlamento luego de haber sido discutido por las gremiales de productores y planteará la creación de un Instituto de derecho público, no estatal -tipo INIA, INAC o Inale, entre otros-, donde se establecerá el organigrama, quiénes estarán representados en esta figura y la naturaleza jurídica que tendrá.

Romeo Volonté, gerente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) e integrante del grupo de trabajo en esta iniciativa que impulsa el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, dijo que hay un grupo que está trabajando en los mecanismos de financiación de la campaña. En ese grupo, el Ministerio de Economía y Finanzas puso un representante y “técnicos de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa), son los que hacen las cuentas, planteando alternativas y eso va a tener que estar comprendido en el Proyecto de Ley”.

En paralelo, también se registraron avances en los intercambios técnicos con la Comisión Panamá-Estados Unidos para la Erradicación y Prevención del Gusano Barrenador del Ganado (Copeg), que es la planta de producción de las moscas estériles que soltarán en las zonas elegidas para el control y la erradicación. Esos insectos estériles están destinados a bajar la población de moscas que sí ponen huevos y parasita las heridas.

“Tuvimos distintas reuniones donde hemos armado subgrupos. Se armó toda la logísticas para saber cómo se envían las moscas, los aviones que se necesitan para la suelta, el centro de distribución, etc.”, explicó Volonté. La generación de toda la información relacionada con estos aspectos permitirá ajustar los números del plan que aplicará Uruguay y definir la financiación del proyecto. En paralelo, desde el MGAP, también se trabaja en la interna en lo que sería la campaña de comunicación.

Plazo. En tres años se estaría con las bicheras controladas. Equipos de técnicos en tierra darán apoyo a los productores en las diferentes zonas y harán monitoreo de campo.

Toda esa operativa está afinándose y repercutirá en el presupuesto. Extraoficialmente se estima que las acciones que están en la mira demandarán US$ 15 millones anuales, pero luego bajarán sensiblemente en la etapa de mantenimiento de la barrera para evitar que la mosca repueble las zonas liberadas.

En la estrategia que aplicará Uruguay contra el gusano barrenador, se dividirá la totalidad del territorio en cuatro zonas y la liberación de cada zona demoraría seis meses.

Se comenzaría por el sur del país, donde hay límites naturales como el Río de la Plata que ofician de barrera. La suelta de moscas estériles se realizaría dos veces a la semana. “Se irán liberando las zonas y en cuatro semestres se debería liberar todo Uruguay y pasar luego a la fase de mantenimiento de la barrera”, detalló Volonté.

Los productores tendrán obligaciones y deberán contribuir al programa, incluso remitiendo muestras a un laboratorio o centro de acopio de los animales que se abichen.