Mundo

Pronostican estabilidad en las importaciones japonesas de carne de cara a 2021

El país bajará ligeramente su producción a 475.000 toneladas e importaría 835.000 toneladas de este producto, un 0,5% más que en 2020

EUROCARNE | El USDA ha dado a conocer su informe de previsiones sobre la producción e importación de carne de Japón a lo largo de 2021. El país es muy deficitario en cuanto a la producción de carne respecto a la demanda que hace su población y, por tanto, se ve obligado a la importación. Esta se ha venido reduciendo a lo largo de los últimos años y, según las estimaciones del USDA, se mantendrá estable a lo largo de 2021.

Así, en vacuno, el país bajará ligeramente su producción a 475.000 toneladas e importaría 835.000 toneladas de este producto, apenas un 0,5% más que en 2020. Esto se debe fundamentalmente a la lenta recuperación del canal foodservice con motivo de la evolución de la covid-19 y por las restricciones comerciales a Australia, el principal proveedor de este tipo de carne en Japón.

En cuanto al porcino, la demanda de los mercados internacionales también crecerá marginalmente, cerca de un 0,5%, hasta situarse en 1,42 millones de toneladas en 2021 frente a los 1,41 de 2020. Esta cifra estaría provocada por un mantenimiento del consumo interno y por el incremento de la producción local.

Las importaciones japonesas de carne de cerdo refrigerada, que se desvía principalmente al comercio minorista, crecieron un dos por ciento en 2020, mientras que las importaciones de carne de cerdo preparada / en conserva aumentaron un tres por ciento. Sin embargo, esto no fue suficiente para compensar la disminución de las importaciones de carne de cerdo congelada, que cayeron un 14%.

Las importaciones de la Unión Europea, el principal proveedor de carne de cerdo congelada, se vieron especialmente afectadas, cayendo un 24%. Como resultado, Estados Unidos emergió como el principal proveedor de carne de cerdo a Japón en 2020. Las importaciones de carne de cerdo estadounidense aumentaron un 10%, Gran parte del crecimiento de las importaciones estadounidenses se puede atribuir a las reducciones arancelarias en virtud del Acuerdo Comercial entre Estados Unidos y Japón (USJTA), que redujo a la mitad los aranceles sobre el GSP estadounidense del 20 al 10% en 2020 y eventualmente reducirá estos aranceles a cero para 2023.