Ganadería

La cría tiene señales históricas

Ganaderos cuentan con tecnologías de bajo costo para mover la aguja y producir más.

Da gusto. El equipo de BPU Meat Uruguay “con la camiseta puesta” que tenían la leyenda “Da gusto trabajar juntos”. Acorde con el slogan: “Da gusto alimentar tu confianza”.

Pablo Antúnez / Durazno

El mercado cárnico le sigue guiñando el ojo a la cría. Precios históricos para los terneros y una demanda por cortes desde países asiáticos y especialmente desde China que estiman se mantendrá por los próximos años, le otorgan la seguridad que demandó por años el productor criador. Eso hay que aprovecharlo.

Con un porcentaje promedio de preñez de 63%, los establecimientos siguen manteniendo vacas improductivas que representan un costo y no pueden reponer los futuros vientres. Si bien hay tecnologías de bajo costo que ayudan a elevar los porcentajes de preñez, validadas y consolidadas en la ganadería uruguaya, todavía siguen sin aplicarse. Luego vienen los dolores de cabeza al momento de pasar raya.

Buscando mostrar esa realidad y sobre todo, apuntando a dar un mensaje positivo que incentive a los ganaderos criadores a producir más terneros frente a este momento histórico para la ganadería uruguaya, Frigorífico BPH -perteneciente al grupo nipón NH Foods- desarrolló la jornada: ¿Punto de inflexión para la cría?. La mesa está servida. Los oradores fueron José Mesa, productor y delegado de los ganaderos- en la Junta Directiva del Instituto Nacional de Carnes y Jorge Slavica, veterinario de libre ejercicio. El moderador fue Alfredo Fossali, gerente general de Montes del Plata. A eso se sumó la charla: ¿Bienestar animal barrera para arancelaria o práctica con beneficios económicos?. El orador fue el sociólogo argentino Marcos Giménez Zapiola, que también es productor ganadero.

Sostenibilidad. “Se viene una realidad donde vamos a tener que certificar el conjunto del sistema de producción”, consideró el gerente general de Montes del Plata, mostrando cómo la ganadería uruguaya integra los bosques con las vacas y minimiza la emisión de carbono en el ambiente.

El ejecutivo imaginó que “el predio de cada productor tendrá algún sello que demuestre al mundo que cada producto que se produce en esa tierra, se logra en forma sustentable. De ese modo se podrá mostrarle al mundo que Uruguay produce en forma sustentable”, dijo Fossali.

El consumidor del primer mundo está muy preocupado por eso y está dispuesto a pagar más por los productos que demuestren sostenibilidad y respeto por el medio ambiente.

Para Daniel de Mattos, gerente general de frigorífico Breeders and Packers Uruguay, perteneciente al grupo japonés NH Foods, “a diferencia de la región, no desforestamos, no atacamos a nuestros bosques nativos sino que los fomentamos. Somos sustentables en el largo plazo.”

De Mattos consideró que ese será el mensaje que habrá que hacer sentir “con más fuerza en aquellos que están tomando decisiones, no sólo en la Unión Europea o en Estados Unidos, sino a los chinos que se informan desde la generación del milenio (los nacidos a partir de 1980 o generación Y) hacia adelante”. Esos consumidores están dispuestos a gastar más dinero en los productos que aseguren sustentabilidad y atributos como el bienestar animal. “Ese mensaje de sustentabilidad debe transmitirse en las certificaciones. Ya estamos pensando en certificaciones entre el sector forestal y el productor de carne”, afirmó de Mattos.

Señales. El gerente de BPU Uruguay aseguró que para la empresa el bienestar animal es un tesoro que se guarda con esfuerzo y cariño, desde los transportistas hasta los productores que certifican este atributo.

“Tenemos que cuidarlo. Se nos viene un mercado que da señales para la cría, pero la ética en la producción es lo que nos va a desafiar”, advirtió de Mattos a los participantes.

Por eso consideró que para poder transmitir que Uruguay está produciendo con ética, con seguridad y que le está dando confianza a todos los que quieren comprar sus productos, “tenemos que ser confiables, transparentes y certificables. Eso es lo que se nos viene. El mercado está, no sólo por China sino porque se generaron disparadores en todo el mundo asiático para aumentar el consumo de carne vacuna y eso no tiene marcha atrás”.

El gerente general de BPU consideró que “podrá haber coyunturas, pero vamos a seguir con precios históricamente altos y esto es una señal fuerte para que el criador piense en mejorar la cría 4 o 5 años para adelante. Si esa no es una señal, no hay otra señal”, destacó en su oratoria, que fue seguida por una gran concurrencia.

Se puede, es posible. Tanto en la mesa redonda, como en las disertaciones, se mostró que en Uruguay hay tecnologías validadas, de bajo costo, que no se aplican para producir más terneros, por más que hace 30 años que se conocen.

José Mesa, productor de Lavalleja y delegado de la producción en la Junta Directiva del Instituto Nacional de Carnes (INAC) consideró que “con un poco de esfuerzo se puede levantar un 7% más el porcentaje de procreos”, aplicando medidas de bajo costo y planificando la fecha de entore, pero lo que es más importante, cuidando la vaca durante el invierno para que no pierda estado corporal. Hoy entre la gestación y el destete se pierde un 10%.

“Uruguay tiene las condiciones técnicas y precios actuales interesantes como para aplicar un cambio técnico que mejore la eficiencia e incremente los ingresos de los productores criadores”, consideró Mesa. En su charla puso ejemplos claros de productores criadores que arrendando la tierra, lograron mejorar los números aplicando tecnologías de bajo costo que les aseguraron más terneros.

Exhortó a sus colegas a pensar en 9 millones de terneros nacidos al año. “Hay que pensar en dos terneros, en el que está al pie de la madre, el que está en la panza y el que vendrá luego porque habrá que volver a preñar esa vaca. Si no pensamos así, seguramente al año siguiente esa vaca va a fallar (quedará vacía)”.

Es que un bajo porcentaje de preñez es contraproducente para el propio criador, porque no tiene la reposición necesaria. “Los sistema de cría aportan un porcentaje de vacas falladas que suman caja, al igual que los terneros. Un bajo porcentaje de destete genera buena parte de vacas falladas, pero no se está generando las terneras que se precisan para reponer las vacas que se venden”, explicó Mesa.

Y reiteró: “queremos llegar a tres millones de terneros y si queremos llegar a ese número hay que pensar en 9 millones. Eso es posible con mucha planificación”, dijo Mesa.
Según su visión, “tenemos que ser mucho más planificadores en los sistemas de cría. Somos haraganes al mirar para adelante”, criticó.

Lo que otro que según la visión de Mesa debe entender el ganadero es que “es un exportador de carne”.

Como criador y productor defendió la exportación de ganado en pie. “Está claro que la exportación en pie es una buena señal para la cría y que generó una dinámica muy importante. El mercado interno (del ternero) se movió con la exportación en pie”, afirmó.

A modo de mensaje dijo que “estamos frente a una demanda mundial de carnes que no tiene precedentes. China tiene una necesidad de carne enorme. Es una situación inédita para Uruguay y para la ganadería del mundo”.

Sanidad. Por su parte, el veterinario Jorge Slavica, especialista en nutrición y cría, también integrante de la Mesa de Inac, mostró algunos cuellos de botella e insistió en que hay tecnologías de bajo costo que no se aplican para asegurarse los terneros.

Según una encuesta de Facultad de Veterinaria, el 58% de los productores hace un entore largo (más de 100 días) y el 17% aplica entore continuo. El 50% de los ganaderos no hace diagnóstico de gestación (tactos) para hacer un manejo diferencial de los vientres y el 56% no revisa si los toros están aptos para cubrir las vacas en la temporada de servicio.

“Hay mucho por hacer”, afirmó Slavica. “Planificar y suplementar los procesos, hacer ciclar las vacas al momento del servicio, registrar y usar la herramienta de la trazabilidad de todo el rodeo y ordenar el rodeo en los entores, son herramientas claves”, afirmó el veterinario.

Mostró las ventajas que tiene el manejo diferencial por categoría y el mantener una óptima sanidad animal. “Vacas bien alimentadas se enferman menos” y pidió “usar la vacuna como una herramienta para combatir enfermedades vinculadas con la reproducción que también restan terneros”. El ataque y la prevención de las enfermedades vinculadas con la reproducción es otro cuello de botella que hoy enfrenta la cría y en algunos casos, es la causa de pérdida de terneros.

Autoridades. Los intendentes Vidalín y Echeverría, con De Mattos y el Embajador de Japón Shindo.

Disertantes. Daniel De Mattos, José Mesa, Jorge Slavica, Alfredo Fossali y Marcos Giménez Sapiola.