Publicidad

Guzmán Vergara: “Fiscalizar el pasaporte equino no es capricho, es la obligación de ARU”

El director de los Registros Genealógicos de la Asociación Rural del Uruguay, explicó por qué la institución debe aprobar el pasaporte

Guzman Vergara.jpg

Guzmán Vergara, director de los Registros Genealógicos de la Asociación Rural del Uruguay, explicó por qué la institución debe aprobar el pasaporte, “no fiscalizamos la tarea profesional de los veterinarios, sino que avalamos la genealogía de los caballos presentados”, explicó. Por otra parte, sostuvo que cuando se ponga en funcionamiento el Pasaporte Equino internacional que está trabajando el Ministerio de Educación y Cultura, éste actual quedará incluido también.

-¿Qué importancia tienen los RRGG?

-Los Registros datan prácticamente desde la misma fecha de la creación de ARU, que se funda en el año 1871 y los Registros Genealógicos en 1887, donde se inscribieron por primera vez 23 animales de las razas Shorthorn y Hereford. Luego hay un impasse en los registros por un tema de guerras en el país y en el año 1913 se retoman con fuerza. Los primeros lanares datan del año 1896 con las razas Romney Marsh y Lincoln, en equinos las primeras inscripciones son a principios de 1900 con las razas Shire y Hackney, Percherón y Belga y en el año 1930 se abre el libro de la raza Criolla. No es sólo llevar un pedigree. En el año 1941 en el Código Rural se establece por Ley que el certificado de pedigree no sólo sirve para la genealogía del animal, sino para determinar la propiedad del mismo.

-¿Cuántos reproductores se registran por año en cada especie?

-Son 45.000 animales de todas las especies por año, unos 25.000 bovinos, siendo Hereford y Angus las razas predominantes con 10.000 animales cada uno, le sigue Holando con unos 2.000 y luego están Braford y Brangus. Tenemos unos 9.000 ovinos, siendo la raza que más inscribe la Corriedale, con 3.500 animales, después las razas laneras finas en su conjunto otros 3.500 animales. Y las razas de carne, predomina la raza Texel, luego la Hampshire y están en el eje de los 2.000 animales entre todas las razas carniceras. En equinos, se inscriben 6.000 Criollos, 800 Cuarto de Milla y sus cruzas y 400 Árabes y sus cruzas. También inscribimos suinos, caninos, aves, eso hace que sean unos 45.000. Los 5 inspectores, en 2021, inspeccionaron 1.620 establecimientos a lo largo del país.

-¿Cómo es el método de trabajo?

-Se inicia con la inscripción del producto en la oficina. El productor tiene 90 días después de nacido cualquier animal, para inscribirlos sin pagar recargo. Los animales hasta el año aproximadamente se pueden inscribir con recargo, no es lo ideal, pero se puede. Y luego de destetado el animal es imposible inscribirlo. Es una particularidad nuestra que respetamos y la hacemos cumplir porque va de la mano con nuestro método de trabajo que es la inspección al pie de la madre previo al destete. Una vez el animal ingresado en los registros, el productor paga la inscripción, paga un derecho de inspección y un muestreo de ADN que se realiza al azar sobre el 5% de los animales para chequear la paternidad. Por lo tanto, la inspección al pie de la madre nos caracteriza a la forma de trabajo, porque no tenemos dudas sobre la madre y sobre el padre, ese muestreo al azar determina si hubo algún error o no.

-¿Y si lo hay?

-Si en ese 5% se detectan muchos errores, se pide el 100% del muestreo de los animales. Pero generalmente eso no se da, sino que hay una coincidencia. Por tanto, esto abarata. Con un derecho de inspección, el productor se evita hacer el análisis de ADN de todos los animales. Esta forma de trabajo es particular de ARU, porque es un país chico, que no tiene accidentes geográficos, que se puede circular libremente en todo el país, entonces los inspectores de campo llegan en tiempo y forma a realizar este trabajo. Distinto es en países grandes, donde el método es 100% de chequeo por ADN, lo que es muy costoso para el productor.

-¿Cómo surge el Pasaporte equino?

-Es una herramienta que lanza ARU en conjunto con las gremiales que lo utilizan, el caso de la Sociedad de Criadores de Cuarto de Milla, que tiene un calendario de carreras en los hipódromos, e Hípica Rioplatense exige para correr, pasaporte a los caballos. En los SPC el pasaporte es emitido por el Stud Book y en el caso de los Cuarto de Milla, el pasaporte era emitido por Fude y un inspector de ARU va a las carreras y valida esos pasaportes, que son un documento sanitario, pero que no contempla la genealogía.

-¿Qué diferencias tiene éste de ARU?

-A instancias de esto, y a pedido de los productores, se lanza el pasaporte de ARU que es un documento sanitario y a su vez tiene una validación de la genealogía para que sirva para correr en el hipódromo y sea aceptada por Hípica Rioplatense. El Pasaporte Equino estaba pronto hace un tiempo, no lo habíamos anunciado pues teníamos conocimiento que se está trabajando en el MEC en lanzar un pasaporte internacional y unificado a todas las instituciones. Pero, debido a ciertas demoras y la urgencia de nuestros socios de contar con esta herramienta, es que decidimos lanzarla e ir perfeccionando el sistema. Porque todo esto lleva tiempo a nivel de la oficina y de campo. Que vaya con un andamiento hasta que se ponga en práctica el otro pasaporte internacional que va a reconocer a los otros existentes y va a permitir que cada entidad siga emitiéndolos, pero ya será uno genérico, para todos igual.

-¿En qué interviene ARU tras la gestión que realizan los veterinarios?

-El pasaporte es un documento sanitario y como tal realizado por profesionales acreditados en el MGAP. El veterinario, en un primer momento realiza el chipeo del animal, le da las vacunas correspondientes, hace el llenado de la reseña con el nombre, el propietario, etc.. Y una vez terminado ese paso, nosotros tenemos que corroborar que esa reseña coincida con los datos que tenemos a nivel de los Registros. Quien puede hacer eso, y quien sabe del tema son los inspectores de ARU, porque tienen acceso a la reseña y al pedigree. Por tanto, son dos instancias distintas. Nada tenemos que meternos con el trabajo del veterinario, sino que corroboramos que la misma es la que tenemos anotada en nuestros registros. Y si coincide todo, el pasaporte se valida. Porque es muy delicado el tema de la genealogía, así lo pide Hípica Rioplatense que haya una genealogía asociada a ese pasaporte, a esa reseña y quien lo puede hacer es el funcionario de ARU. Así mismo funciona Stud Book, con veterinarios acreditados que validan las reseñas de los veterinarios que realizan el pasaporte. O sea que no es un capricho de ARU, es un método que funciona bien.

"La raza Criolla pasó la etapa de recuperación y ahora, que son definitivos, debe priorizar selección”

-¿Qué costo tiene registrar un animal?

-El costo es de US$ 40 chip incluido. Nosotros enviamos el pasaporte y el chip a domicilio por correo. Una vez llenados los datos del pasaporte, microchipiado el caballo y que el veterinario acreditado termine su trabajo, esa reseña tiene que ser validada, para ver si coincide con lo que tenemos en RRGG, por parte de un inspector de ARU que si tiene que ir especialmente por esto al predio, se estipuló un arancel de $ 1.500 para el socio y $ 2.000 para el no socio. Pero acá damos distintas opciones para que no tengan que pagarlo. Si el productor tiene el pasaporte y va a inspeccionar otros animales, como terneros, potrillos o lo que fuera, no se cobra ese arancel. Lo mismo pasa si microchipea potrancos al destete, esa reseña que hace el inspector asociada a ese chip que pone en el destete, sirve para futura emisión del pasaporte y no es necesario que se vaya de vuelta a chequearlo. Por tanto, la moraleja de esto es que trabajamos muy bien con Juan Ache en diseñar un sistema que sea lo más económico y lo más sencillo para el productor. Pero guardando los recaudos que hacen de ponerle genealogía al documento, por tanto, la Rural en eso es muy celosa de sus Registros, y quiere hacer bien su trabajo. Respetamos la reseña de los veterinarios, pero debemos ser cuidadosos en que todo salga bien con los Registros.

-¿Los registros de las distintas razas y especies se pueden consultar en la web?

-ARU tiene una web donde se entra por raza, por código de criador, por nombre y se consultan los animales. También está el programa del criador, que insto a los productores a utilizarlo, se carga a la computadora, es muy sencillo de hacer, donde el productor tiene todos los animales inscriptos a su nombre, puede sacar listados de padres o madres y a su vez si inscribe por ese programa tiene un 10% de descuento.

-¿Cómo es la relación con las diferentes Sociedades de Criadores?

-Es buena, tenemos un diálogo fluido con todas, por temas reglamentarios, de trabajo, de inspecciones. Atendemos a todos que lo soliciten. Hemos tenido reuniones con gente que quiere abrir registros nuevos. Por ejemplo abrimos el registro de Jersey, también estamos a punto de hacerlo con el del ganado Criollo. Tuvimos reunidos con varios tropilleros, con la inquietud de abrir el registro de caballos de jineteadas. La institución apoya como deporte nacional y estamos en proceso de poder abrirlo. Por tanto, no sólo tenemos interacción con gremiales ya establecidas, sino también con gente que quiere aportar nuevas cosas. Y también entre todos pensamos en mejoras y adaptarnos a estos tiempos.

-¿Habla de cambios en las inspecciones de las distintas razas de equinos?

-Las razas de equinos tienen un régimen particular de trabajo, debido a que hay, en la misma raza, animales puros (como Cuarto de Milla), que no lleva inspección, y cruza, que sí la lleva. En las marcas. La U abierta, que se quema, es donde la ARU identifica a los animales puros de pedigree. La U con óvalo, que también es propiedad de ARU, es la marca con la que se identifican a los animales preparatorios. Estas inspecciones, en las que acompañamos a las gremiales, debido a que las razas que están con preparatorio y en formación así lo requieren, las concentramos en dos momentos del año. Este método de trabajo surge de la Sociedad de Criadores de Criollos que tiene dos períodos de inscripciones: uno en otoño y otro en primavera, y lo replicamos a otras razas equinas para concentrar las inspecciones. Anda bien, porque los animales crecen durante el año y un animal que se presenta en otoño, en caso que no dé la altura, puede volver a presentarse en primavera. En la raza Criolla se da una particularidad.

-¿En qué sentido?

-Porque tiene cierta particularidad debido a que se abrieron los registros en el año 30. Se formó mediante la cruza de animales base y animales preparatorios. Siguieron toda la genealogía estipulada en el reglamento de RRGG que debe seguir una raza para formarse y llegar al pedigree definitivo. Así se hizo durante muchos años y hoy la mayoría de los animales son definitivo por definitivo. Los animales que se presentan en las inspecciones de Criollos que estén marcados con la U de ARU, o sea definitivo por definitivo, si son eliminados en esa inspección, no pueden ser eliminados de los RRGG. Es decir, no pueden competir, porque la U con óvalo que se les pone es lo que habilita las competencias, pero un definitivo por definitivo queda habilitado siempre para reproducirse. La raza Criolla durante muchos años estuvo en una etapa de recuperación, donde las inspecciones eran fundamentales porque se buscaba permanentemente animales con signos de mestización y se segregaban, mientras fueron preparatorios. Hoy casi el 100% es definitivo por definitivo y está en una etapa distinta que es la de selección. Ya que todo lo que ingresó al Registro como definitivo por definitivo, no puede ser eliminado.

ARU lanzará un software nuevo el año que viene

¿Qué novedades impulsa desde su Dirección para aggiornar los registros genealógicos?

-La pandemia ha sido un desafío para toda la población mundial, y eso no escapa a RRGG. Una de las innovaciones más importantes fue poder hacer inspecciones de animales en el exterior por video llamada, particularmente con Argentina, convocamos técnicos de la SRA, que hicieron una llamada en vivo al jefe de registros y pudimos reseñar animales a distancia y regularizarlos, lo que estaba pendiente hace años. Eso es un punto de inflexión porque no se había hecho nunca, antes había que mandar técnicos nuestros al exterior. La novedad más grande para el año que viene es que se termine el desarrollo del software que había empezado previo a la pandemia.

-¿De qué se trata?

-Es un software que la Rural está invirtiendo un monto muy importante de dinero, con un trabajo muy importante con una empresa española que tiene mucha experiencia en software de cabañas, de animales en el mundo. Eso nos va a permitir tener un portal más interactivo donde el productor va a poder cargar sus datos, inscripciones, transferencias, podrá consultar animales, hacer declaración de servicios. La idea es que esas declaraciones de servicio con los animales que se van a inscribir, que hoy hay que hacerlo mediante planillas Excel y hora hombre y a veces los recursos humanos son finitos y no llegamos a todos. Con este software se tendrá mayor control y podremos adelantarnos a posibles problemas en el futuro. También nos va a permitir este software desarrollar el laboratorio en el cambio del muestreo de ADN, desde micro satélites pasarnos a SNPs y eso va a determinar que toda esa información se pueda volcar a la evaluación genómica de las razas Hereford, Angus y Holando que lo están demandando para el desarrollo del ADN genómico que es lo que se viene a partir de ahora. Con estas tres cosas, es un gran avance para la Rural poder aggiornarse a las nuevas realidades y utilizar la tecnología para poder hacerlo. Será un desafío grande, en la migración de datos, pero estamos confiados que para el año que viene podamos tener este software nuevo en funcionamiento.

En INIA Treinta y Tres y en cabaña “Las Morochas” de la familia Oribe
Renunció la representante de Campo Unido en el instituto
Incorporación formal de la perspectiva climática a la política ganadera de Uruguay contemplará adaptación, mitigación y sostenibilidad
Faena se vio distorsionada con dos días menos de actividad
Facundo Schauricht, Directivo de Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG), dialogó con Valor Agregado de radio Carve
Está más concentrada en establecimientos del norte y este del país, según relevamiento del MGAP. No hay cepas invencibles en Uruguay
Arturo Eguren, director Financiero de Campo Abierto destacó que son la primera empresa uruguaya de agronegocios con certificación Carbono Neutral auditada por SGS. Contrataron a Carbosur para medir la huella ambiental y trabajan para neutralizarla, mirando toda la operativa de la empresa
El presidente del Instituto Nacional de Carnes consideró que “en este momento en la industria frigorífica no todos son iguales ante la Ley”. Al referirse a la conflictividad de estas horas, aseguró que “los funcionarios tienen el poder y están haciendo mal uso del mismo”. Dijo que con Personería jurídica, “se deberán hacer cargo de las consecuencias que se puedan provocar”.
Las exportaciones totales de carne bovina se desaceleraron por segundo mes en seguidos y subió un 6,25% en julio
Se apuntará al Fondo de Enfermedades Prevalentes; el lunes se decide la gobernanza
El Ing. Agr. Alfonso Álvarez, Socio de Agrofocus, hizo hincapié en que estamos en “un momento fantástico” en el que no hay que perder el foco de que estos valores son “muy buenos valores”
Para continuar avanzando sobre la financiación y la gobernanza del programa de control y erradicación del gusano barrenador del ganado causante de las denominadas bicheras

Publicidad

Publicidad