Ganadería

Felipe Bove Barriola: “Cuando en el mundo se habla de Uruguay se piensa en la Hereford”

El próximo presidente de la Sociedad Criadores de Hereford consideró que la raza “ha hecho mucho por la ganadería del Uruguay, liderando la investigación y los avances genéticos”. A una semana de asumir el cargo, consideró que la gremial no puede desconocer los cruzamientos, “una herramienta fácil de implementar que no podemos serle ajenos y más cuando los números empiezan a ser más justos”. Dijo que se profundizará el acercamiento con los productores comerciales y que en show “el criador Hereford tiene un abanico de opciones más allá del Prado”. En cuanto al rubro en sí, consideró que los altos costos y el tipo de cambio “son el gran debe del Estado”.

Pablo D. Mestre.

– ¿Qué significa ser electo presidente de la Hereford?
-Es un honor que me nominen para presidir esta sociedad tan antigua y que los socios confíen en mi para ello. Hereford tiene mucha historia y ha hecho mucho por la ganadería del Uruguay. Estoy con muchas ganas de trabajar con los demás directivos para seguir haciendo grande a esta Sociedad que juega un rol clave en el mercado cárnico uruguayo, en toda la ganadería. Es desde esta gremial que se ha liderado la investigación para los avances genéticos en el país.

-¿Cómo sitúa hoy a la raza Hereford en el país?
-La veo muy bien, es una raza con presencia muy fuerte en Uruguay, un país que cuando se habla de ganadería Hereford es lo primero que viene a la mente y cuando se sale al exterior y se habla de Uruguay se lo relaciona también con la raza. A nivel de cabañeros y de rodeos comerciales estamos todos muy contentos con la raza que estamos criando pues aporta mucho kilaje al producto final, algo muy demandado por la industria frigorífica ante la demanda mundial de carnes. Tanto los feed lot que valoran mucho al ganado Hereford, como el criador que ve la vaca de invernada como un animal con un valor final muy importante. La Hereford es una excelente madre, que se preña, da buenos terneros y cuando termina su ciclo productivo, logra un kilaje importante para la empresa ganadera. Por experiencia, además es una buena raza dentro de un cruzamiento, tema que la Sociedad ha comenzado a trabajar en jornadas, aporta mansedumbre, eficiencia de conversión, tamaño del animal adulto a esa cruza.

-¿Cómo encarará desde Hereford el tema cruzamientos?
-En los estatutos del año 2003, cuando mi padre era presidente (NR: el Ing. Luis Bove Santayana), ya se habla que la Sociedad tiene que participar en los cruzamientos y fomentar a la Hereford dentro de estos. En Santa Clotilde el rodeo comercial es un cruzamiento del Hereford con Angus. También hemos estado en conversaciones muchas veces con la Sociedad de Criadores de Braford y hasta se trató de hacer una gira en conjunto que se postergó por la seca. Incluso dentro de la Sociedad tenemos muchos criadores, cabañeros Hereford que tienen su parte de cruzamiento. Es una herramienta muy válida que aporta mucho y que a algunos sistemas les genera un plus. Es una herramienta fácil de implementar que no podemos serle ajenos y más cuando los números empiezan a ser más justos.

-¿Van a hacer extensión sobre cruzamientos?
-Lo fundamental es formar a los productores en los programas de cruzamiento, porque si se cruzan dos razas y no se conocen los EPD de los animales, tiene poco sentido. Cuando utilizamos un padre que conocemos bien su producción y sus datos objetivos, el cruzamiento será mejor porque estamos aprovechando las virtudes de las razas y sabiendo a dónde vamos. Dentro de las razas hay variaciones genéticas muy grandes, o sea que el solo hecho de cruzar por cruzar generaría sólo un impacto por el vigor híbrido, pero no por el mérito genético de cada raza.

-¿Qué relación habrá con los productores comerciales?
-El propósito de la Sociedad es estar en contacto con el productor. Está en nuestros estatutos. Debemos adaptarnos a un mundo que está cambiando en las comunicaciones. Hace 30 años estaba más enfocada en el biotipo animal, o el MH, y hoy el socio nos está pidiendo otra cosa: necesita tener un predio eficiente, terneradas parejas predecibles en su comportamiento y una parte del trabajo en el DEP va por esto. Tenemos que identificar cuáles son las preferencias que tienen los productores. Encontrar la manera de llegar a productores que tienen mucha diferencia de edad, los mensajes le llegan por distintos lados. Vamos a enfocarnos en tratar de generar valor para todos los predios. Hay muchas herramientas, cosas distintas, la idea es buscar cosas prácticas, que junto con la raza Hereford traten de obtener muy buenos resultados empresariales.

-¿Cómo ve el rubro show?
-Muy bien, con nivel muy parejo y alto. Además de la Expo Prado hoy el cabañero tiene otras opciones, hay 100 toros en Kiyú para iniciar su preparación, además está la Nacional con una impronta muy positiva. La idea es ir visitando a todos los departamentos y reunir al cabañero tradicional y a otros criadores de la zona que tienen su plantel para vender en ese entorno. En la Nacional del año pasado los toros que ganaron no fueron animales que fueron al Prado. Nuestra idea es seguir con esta diversificación. Los principales terneros que nacen en las cabañas los podemos preparar para Durazno y Prado, o mandar a Kiyú o prepararlos para la Nacional. Es abrir el abanico. Por supuesto nos ha costado disminuir un poco en el Prado, pero lo hemos hecho en aras de diversificarnos un poco y ha enriquecido a la raza en el acercamiento a todo el país. Ha servido de motivación para nuevos criadores.

-¿Perder espacios en Prado no afecta la tradición?
-El Prado no va a perder su esencia, va a seguir siendo la principal exposición. Cualquier animal que pisa esta pista es un excelente plantelero. Pero ahora abrimos el abanico y se han arrimado más cabañeros a la raza.

-¿Cómo opera esto ante el crecimiento de Angus?
-El Angus ha aumentado mucho, era de esperar pues es una raza de importancia a nivel mundial. Pero en la cantidad de toros vendidos en el país Hereford no disminuyó, como porcentaje hemos perdido un poco de lugar. En ese análisis de la zafra que hace El País, los toros que se vendieron en 2018 son parecidos a los comercializados en 2010. Ahora INIA mostró una encuesta que Hereford sigue siendo, a nivel de toros que se venden en exposiciones, remates y a nivel particular, un poco más del 50%. Nuestro remate es un reflejo.

-¿En qué sentido?
-Antes había compradores de cada raza, ahora eso no sucede tanto, un comprador se puede llevar toros de ambas. Eso es reflejo de muchos programas de cruzamiento que se están iniciando y que harán que las dos razas se mantengan fuertes. No quiero que en mi gestión se esté haciendo una competencia de quien vende más toros. Hereford ha aportado mucho. El sector tiene mucho futuro y las dos razas debemos colaborar para esto. He estado en la directiva de Angus, de Brangus y siempre en todos lados la idea fue tener un sector ganadero fuerte más que una raza. La idea es trabajar como país y como sector ganadero.

-¿Qué planes tiene para La Central de Kiyú?
-Soy fanático de Kiyú. Me encanta, quiero trabajar para que siga fuerte. Tenemos un gran equipo y vamos a trabajar duro. En los últimos años se tuvo que embarcar en el programa de Eficiencia de Conversión y la primera fase que ya la terminamos, nos llevó mucho trabajo, mucho tiempo y muchos recursos. Nos queda definir una nueva estrategia, una agenda para los próximos años.

-¿Por dónde va?
-Por el lado de hacer investigaciones con novillos. Tenemos capacidad con praderas y los corrales. Lo definiremos con la directiva ni bien asuma el próximo lunes.

-¿Y el Índice de ciclo completo en qué está?
-Todo el desarrollo demanda mucho tiempo y recursos. Hace unos años recibimos invitación de Hereford de Estados Unidos para empezar a investigar en el DEP genómico que es el futuro y nos embarcamos en eso. El de Ciclo completo lo frenamos un poco. Ahora que ya estamos trabajando a la par de EEUU en estos DEPs genómicos, posiblemente hacia fin de este año arranquemos de nuevo con el Indice de ciclo completo y lo podamos estar anunciando sobre fin de este año.

-¿Qué objetivo tiene para estos dos años?
-Con Javier (Aznárez) he estado trabajando muy de cerca en estos dos años, estoy muy alineado con él y espero que me siga acompañando en esta directiva. El primer punto es seguir trabajando en una alianza con INIA porque el DEP lo que apuntamos y tratamos de transmitir hace que la genética que se incorporan a los rodeos es la más confiable y eso es lo que necesita el productor. Además, continuar con las muchas actividades que se hacen durante todo el año para star en permanente contacto con los socios. Y me gustaría trabajar con los jóvenes dentro del programa “Los jóvenes liderando la ganadería”. Además estar cerca del productor comercial, que sepa que tiene una sociedad donde hacer llegar sus inquietudes y seguir visitando por medio de las distintas actividades todo el país. Que se sepa que la Hereford está tratando de apoyar a la ganadería nacional como un todo.

-¿Cómo ve el negocio agropecuario hoy en Uruguay?
-Tenemos excelentes productores, producimos carne de primer nivel, también excelentes arroceros, tamberos y agricultores, pero todo este esfuerzo no está dando los resultados que las empresas pretenden.

-¿Cuál es su diagnóstico?
-El principal problema son los altos costos para el sector agropecuario. Así como el tipo de cambio. El Estado ha quedado con poco margen de maniobra en estos dos puntos. El gran debe que tenemos, lo dijo la Industria Frigorífica en la Charla de El País en Melilla, es la falta de una agenda nacional que nos permita lograr mejores precios y mejores mercados para nuestros productos.

-¿Es rentable la ganadería?
-La ganadería en particular es un negocio que tiene históricamente un menor riesgo y menor rentabilidad. El año pasado los Grupos Crea mostraron que las empresas ganaderas tuvieron el peor desempeño de los últimos 8 años, sin embargo este año 2019 pasamos a ser más protagonistas, hay mucho entusiasmo, buenos valores. Me alegra, siendo un productor de Tacuarembó, por el tipo de explotación de la zona, que el ternero mejoró mucho su precio, un debe que tenía el Uruguay. Todo el sector cárnico se va a ver favorecido por ello.

-¿Qué opina de la exportación de ganado en pie?
-He visto más cosas buenas mientras se exportaron terneros en pie, que mientras estuvo cerrada. Hace unos años escuchaba que el porcentaje de preñez del 75%, que lleva a un destete del 65% sobre vacas entoradas terminaba siendo algo bueno porque la vaca de invernada valía, entonces no afectaba tanto. Y en otros lados el porcentaje de preñez era mayor. Hoy el ternero vale, todos queremos aumentar nuestros porcentajes de preñez, estamos teniendo una muy buena preñez este año y estamos muy contentos con los porcentajes altos. Uruguay tiene muchos organismos y recursos para hacerle llegar al productor herramientas que le ayuden a mejorar la preñez. Si el ternero y el novillo siguen con buenos precios, toda la cadena cárnica va a salir muy favorecida. Tenemos que apuntar a mejorar la cantidad de terneros sobre vacas entoradas que tiene Uruguay.

-¿Importar vientres para reproducción?
-Si vamos a estar abiertos a exportar, tenemos también que ser coherentes. Pero ojo, cuando importemos tenemos que ver que no afecte a la ganadería en su conjunto. Uruguay tiene un status sanitario muy bueno y debemos preservarlo. Eso deberán evaluarlo las autoridades. Uruguay tiene un rodeo trazado desde que nace el ternero y también hay que ver en qué condiciones entra el animal que viene. Las decisiones hay que tomarlas con coherencia y cuidar mucho lo que se ha logrado.

-¿La trazabilidad es lo que esperaba el productor?
-Nos ha traído prestigio y si ha traído o no beneficios para el productor comercial es difícil de evaluar, porque el tema es qué pasaría si no tuviéramos hoy trazabilidad. Cuando tuvimos algunos problemas con algún embarque se pudo reaccionar rápidamente, se identificaron los problemas y el país actuó con mucha seriedad. Sí me gustaría, como productor, que dentro del establecimiento pudiera aprovechar más ese chip, esa identificación que tiene cada uno de mis animales.

-¿Está bien que sea obligatoria la trazabilidad?
-Sí, totalmente.

Ganadero y con valores de familia.

Nacido hace 44 años en una familia de ganaderos, Luis Felipe Bove Barriola se formó en Administración de Empresas. Tras unos años en la estancia decidió hacer experiencia fuera de la empresa. La hizo en el sector financiero. “Tuve la suerte de trabajar muchos años en una empresa que me aportó mucho, Paullier Sociedad de Bolsa, una experiencia que estoy muy agradecido”, dijo. Luego volvió al establecimiento, estuvo unos años trabajando con su padre (Luis Bove Santayana) y desde hace 7 años está al frente de Santa Clotilde. Allí cuenta con un plantel Polled Hereford y un plantel Angus Colorado, cada uno con 200 vientres y después el resto del establecimiento es todo ganado careta.
Está casado, tiene tres hijos, y desde que volvió al campo quiso aplicar el concepto empresa familiar incentivando a sus tres hermanas a participar. “Es importante para el futuro que lo mantengamos unidos, y que luego mis hijos y mis sobrinos sigan relacionados con el campo”. Son 4 hermanos y 12 hijos/sobrinos. “La idea es que sientan esas ganas de ir. Ojalá sigan siempre todos vinculados”, confesó.