Ganadería

Alertan por anestro en el ganado aunque se vea bien

Técnicos exhortan a toman medidas antes del 15 de enero.

 (AP Photo/Michael MacNeil, Agriculture Department) Bovine Basics

Pablo Antúnez

La condición corporal del ganado está ocultando la falta de celo regular en varios rodeos que están en pleno servicio.

Veterinarios y agrónomos están exhortando a los productores a que no se descansen en el pasto, metan un ecógrafo en el rodeo y hagan un diagnóstico de actividad ovárica para tomar medidas ya y preñar las vacas.

El veterinario Gabriel García Pintos, uno de los referentes en el segmento de la cría e integrante del equipo que aporta sus datos al Taller de Gestación que organiza INIA Treinta y Tres, dijo a El País que esa falta de celo en los vientres bovinos es un común denominador en varias zonas.

“A septiembre los ganados estaban al límite en la parición. Llegaban a parir, las vacas pujaban un par de veces y se caían. Había terneros que estaban en el canal de parto pero las vacas no tenían fuerza para parirlos y hubo mucha retención de placenta. Era una clara señal de que los ganados estaban débiles”, explicó el profesional.

Luego comenzaron las lluvias, algunos campos se recuperaron y en otros no hubo —incluso no hay hoy— volumen de pasto, porque están sobrecargados. “Eso hizo que los ganados pelecharan, por fuera están lindos, pero por dentro hay vacas en un porcentaje alto con anestro superficial”, destacó García Pintos. Ese anestro superficial se soluciona con la aplicación de tablilla en los terneros. “Hay predios con entre 30% y 50% de los ganados con anestro profundo. Si no se toma una medida urgente, no se preñarán”, dijo el profesional.

Los técnicos recomiendan como fecha tope para hacer el diagnóstico de actividad ovárica el 15 de enero. Es sacarle la foto al rodeo para ver qué está pasando en materia reproductiva. A los veterinarios les llama la atención que “hay ganado parido y que en Inseminaciones a Tiempo Fijo, ayudados por el paquete hormonal, entraron en celo y se logró muy buenos porcentajes de preñez”, reconoció García Pintos.

ALERTA. Para revertir la situación hay que tomar medidas ahora, insisten los técnicos que se dedican al segmento de la cría bovina.

Si el productor se va de vacaciones y hace los diagnósticos de actividad ovárica después de mediados de enero, las vacas que estén en anestro superficial y que tienen los terneros con tablilla, se alzarán 15 días después y habrá vientres que no tendrán la oportunidad de contar con un segundo servicio, porque se aconseja sacar los toros del rodeo a finales de febrero (como mucho).

En caso de usar destete precoz después del 15 de enero, el ganado fallará y se alargarán los entores, “hipotecando nuevamente el servicio 2019/20”, afirmó García Pintos.

A su vez, el ingeniero agrónomo Esteban Montes (IPA) aconsejó a los ganaderos focalizar las ecografías en el ganado de primera cría, que es la categoría más difícil de preñar. “Si las ecografías muestran que está ciclando regularmente, el resto de las categorías estarán mejor”, explicó Montes.

A su vez, también aconsejó cuidar las categorías de recría. “No hay que esperar a último momento a preparar el ganado que cumplió un año en la primavera. Hay que ponerse metas. Si el ganado viene mal hay que ponerlo en una pradera y ponerse la meta de llegar al otoño con animales de entre 250 o 300 kilos como mínimo individual en el otoño”, dijo el técnico del Plan Agropecuario. Se precisa que esos vientres lleguen al próximo servicio presentando celo regular.

Rurales EL PAIS