Publicidad

Sebastián Hampe: “En 3 años, vamos 800 mm por debajo del promedio”

El productor ganadero de Cerro Largo dijo que los 3 años de seca se notan, y en su caso se priorizan las categorías productivas del sistema, produciendo terneros pesados y dejando que la ternera o vaquillona tenga mejor comida. “Somos hijos de los promedios y hay que camperear estas situaciones”, agregó.

Sebastián Hampe Arrarte

El productor ganadero de Cerro Largo dijo que la situación ya lleva un déficit hídrico en los últimos 4 meses de 200mm.

“En los últimos 3 años, llevamos 800 mm por debajo de lo normal. Si bien el 2022 lo cerramos con lluvias dentro del promedio, estas se concentraron en los meses de julio y agosto con 370 mm. Estas lluvias permitieron una primavera “buena” hasta terminado el mes de Octubre donde empieza a instalarse la seca”, agregó Hampe.

Como acciones a tomar en estas situaciones se priorizó el ajuste de carga animal, la cual consideran es la medida más eficiente. El manejo inteligente del campo natural nos permite generar reservas de forraje para este tipo de situaciones; pero “las reservas no son infinitas y tarde o temprano estas se terminan”.

A su vez, “se ha invertido en mejorar la oferta de agua para el ganado con tajamares y pozos y contamos con el Rio Negro como fuente de agua, el cual hoy se cruza a pie. Si bien no hacemos agricultura, sí hacemos reserva de comida para el invierno, la cual viene sufriendo la falta de agua . Las sojas en la zona están pidiendo a gritos una regada”. agregó

Acerca de las medidas de contingencia, Hampe es más conservador. “Es un negocio a cielo abierto. El riesgo se puede disminuir racionando, comprando fardos, o invirtiendo en aguadas y sombra, pero tiene un costo alto asociado. El déficit hídrico o la seca es un panorama perder-perder para cualquiera”.

“Hemos aprendido a los golpes a priorizar las categorías productivas en el sistema. Se eliminó la tradicional escalera de machos y nos reconvertimos en productores de terneros pesados, dejando lugar de esta manera a que la ternera o vaquillona tenga mejor comida y por ende mejor desarrollo.

Somos “hijos” de los promedios y como tales hay que “camperear” todas las situaciones que se nos presentan, las malas y las buenas que ya va volverán”, cerró.

Industria con más presión en la demanda y productor esperando una suba de valores

Publicidad

Publicidad