Ganadería

Ayudas para el pago de Contribución Inmobiliaria Rural

Decreto baja 18% la alícuota para zonas de la emergencia

El campo, el motor del país. Foto: El País.

El Poder Ejecutivo emitió el Decreto estableciendo la rebaja de 18% en la alicuota de la Contribución Inmobiliaria Rural a los propietarios, poseedores, promitentes compradores con o sin promesa inscripta y usufructuarios de padrones de padrones rurales que exploten con fines agropecuarios por si o por terceros, que en su conjunto no excedan de 1.000 hectáreas, Indice Coneat 100.

El apoyo es para los productores de zonas afectadas por la Emergencia Agropecuaria declarada por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. El beneficio se aplicará para los siguientes departamentos y Seccionales Policiales: Canelones de la 1° a la 30°; Lavalleja de la 1° a la 14°; Maldonado: de 1° a 3° y de 5° a 13°; San José: de 1° a 11°; Colonia: 2°, 5°, 6°, 8°, 16°, 17° y 18°; Florida: 2°, 5°, 6°, 14° a 16°; Rocha: de 1° a 12°; Cerro Largo: 1°, 2°, 4°, 5° y 12° a 15°. Finalmente, en Treintra y Tres: 1° a 3°, 9° y 10°.

Para que puedan acceder al beneficio establecido en el citado documento, “se deberá presentar, en las Intendencias correspondientes, dentro de los 120 días a partir de la promulgación de la ley que se reglamenta, declaración jurada con detalle del total de los padrones que al 1° de enero anterior explotaban a cualquier título, con indicación del correspondiente valor real de cada uno”.

Agrega el texto: “en los casos en que los pagos del mencionado impuesto ya realizados excedan el monto del importe anual del mismo, por dicho exceso el contribuyente tendrá un crédito que podrá aplicar al pago del impuesto correspondiente al siguiente ejercicio”.

Este beneficio se sumó a otros aportados por el gobierno, como el crédito blando en pesos, a través de República Microfinanzas, destinado a ganaderos, lecheros, así como a los granjeros a través del Fondo de la Granja, para que los afectados por la emergencia agropecuaria puedan continuar produciendo una vez que pase el problema. En otros casos, ese dinero se destinó a salvar ganado preñado, compra de raciones para mantener los animales durante el déficit de forraje o reconstrucción de producciones hortícolas y frutícolas que habían sido castigadas por el fenómeno climático.