Empresas

DSM inauguró nueva planta de producción en Uruguay

Con tecnología suiza, se podrá automatizar procesos productivos. La planta está ubicada en Juanicó, en el km. 37 de la ruta 5.

 

Pablo D. Mestre

Con su amplio portafolio de vitaminas, minerales, carotenoides, eubióticos y enzimas para la industria global de alimentos para animales, DSM ofrece soluciones para todas las especies y sistemas productivos, optimizando la eficiencia de los recursos. “Esto implica mejorar la salud y bienestar animal, hacer un uso más eficiente de los alimentos, ofreciendo alternativas tecnologías sustentables y disminuyendo el impacto ambiental, para garantizar un futuro brillante”, aseguró el Dr. Marcelo Machense, supervisor técnico zona sur DSM Uruguay. La compañía acaba de inaugurar una nueva planta de producción en el país, que cuenta con tecnología suiza.
-¿Cómo define a DSM?
-Es una empresa de punta, de la cual nos sentimos muy orgullosos de ser parte y de poder ofrecer productos de alta calidad a nivel local, generando más rentabilidad y eficiencia cuidando el medio ambiente.

-¿Cómo es la nueva planta?
-La nueva planta trae consigo más crecimiento y más beneficios para el sector agropecuario. Es el resultado de meses de trabajo en conjunto con un equipo específicamente idóneo para la puesta a punto de las instalaciones, la construcción de las nuevas oficinas, la capacitación de los operarios, técnicos y el personal administrativo. Genera nuevas oportunidades de producción, manteniendo los elevados requisitos de inocuidad y eficiencia que caracterizan a la compañía, con los mayores estándares de calidad, seguridad laboral y cuidado del medio ambiente.

-¿Dónde está ubicada?
-En el kilómetro 37 de la ruta 5, en Juanicó, Canelones.

-¿Qué características tiene?
-Es una planta modelo a nivel país con tecnología Bühler, de origen suizo, lo que nos permite automatizar todos los procesos de producción, tener mayor control sobre ellos, así como un aumento en la producción, dando respuesta de esta manera, a una demanda que viene creciendo.

-¿Qué significa esto para la compañía?
-Es un hecho muy importante para DSM, tanto a nivel local como regional y mundial. No obstante ello, se mantienen los parámetros de calidad y trazabilidad que la firma tiene como requisitos a nivel mundial. Estamos muy contentos. Las actividades empezaron el primero de junio, contemplando el protocolo de sanidad. Actualmente trabajan en las instalaciones únicamente la gente de planta, el personal de calidad, seguridad y logística.

-¿Qué se producirá en esta nueva planta?
Núcleos y premezclas, tanto para monogástricos como rumiantes. Pero también continuamos con la venta de insumos para las industrias locales: vitaminas, minerales, enzimas y aditivos. Recuerde que la firma Tortuga, un producto de DSM, complementa el porfolio de suplementos nutricionales, con el objetivo de maximizar las ganancias del productor. Son productos hechos para ganar dinero, que utilizan mucha tecnología, los minerales son orgánicos, tienen un proceso químico industrial muy importante, con trazabilidad de cada producto y con ese plus productivo, que es lo finalmente se traduce en más ganancias para el productor. La inversión se paga sola con la mejora de la eficiencia de la producción.

-¿Cómo ve al mercado?
-Bien. En los próximos 25 años el gran porcentaje de la proteína animal mundial va a ser producida por Brasil, Paraguay, Argentina y Uruguay. Por lo que el posicionamiento de la compañía en Uruguay es estratégico, siendo esta nueva planta una acción clave que acompaña los lineamientos de desarrollo y crecimiento que se tienen para con el país y con la región.

-¿Qué proyecta para la compañía?
-Seguiremos en la estrategia corporativa de brindar soluciones nutricionales de primer nivel con tecnología de punta, para proveer y hacer crecer tanto el mercado local como el regional. Nuestro objetivo es asegurar una vida mejor para las futuras generaciones. Por eso hacemos mucho hincapié en el cuidado del medio ambiente. DSM es una empresa con visión a futuro muy grande. Ya tiene una molécula que reduce las emisiones del gas metano en un 30 por ciento. Este año, en Europa, la empresa registró esa molécula, que reduce los gases de efecto invernadero. Si bien a nivel país aún esto no se oferta, es lo que se viene. También tenemos un sustituto de la monensina. En Uruguay se está incorporando hace más de un año, tanto en ganado de encierro como en tambos.