Agricultura / Carnes

“Uruguay podría producir 10 veces más de carne vacuna en el futuro”

Todo depende si el país es pionero en el desarrollo de las tecnologías, dijo el presidente de Grupo Los Grobos, Gustavo Grobocopatel, quien destacó el avance de la carne vacuna artificial.

Gustavo Grobocopatel, director de Grupo Los Grobo. Foto La Nación GDA

El presidente de Grupo Los Grobos, Gustavo Grobocopatel, destacó a Rurales El País el desarrollo de la carne artificial en Estados Unidos con más de veinte compañías que se han lanzado este año a la oferta pública para elaborar el producto. “Es un tema interesante que el año pasado me parecía muy pintoresco”, agregó.

Explicó que esta ciencia permite producir carne “independientemente de la genética” y las “condiciones naturales” que se tengan en el país. Además, el sistema “casi no ocupa superficie agrícola”, “no emite gases de efectos invernaderos” y resulta “mucho más eficiente, el doble que la carne común”, dijo.

En ese contexto, Grobocopatel entiende que estos nuevos desarrollos pueden significar oportunidades o amenazas para los países del Mercosur. “Hoy veo con preocupación cómo la región va a liderar toda la revolución tecnológica, porque en la agenda pública el tema no está presente, sino que nos distraemos en asuntos de coyuntura”, resaltó.

Países como Uruguay y Argentina “podrían producir 10 veces más carne de la que producen en la actualidad”, “siempre dependiendo si somos pioneros en el desarrollo de las tecnologías”, considera el empresario. Y agregó: “Claramente es una oportunidad si Uruguay, además de producir carne natural, puede ser el líder mundial de la carne artificial. Permite bajar costos enormemente y expandir mercados”.

Sin embargo reiteró: “Es fundamental que estos temas estén en la agenda pública, porque no podemos ir por detrás de la pelota, sino que debemos ir hacia donde va la pelota”.

Oferta. Gustavo Grobocopatel consideraba el año pasado que faltaba mucho para desarrollar la carne artificial, cuando le resultaba “algo simpático”; pero en 2018 observa un desarrollo más fuerte de lo que imaginaba. “Si en 2017 creía que era un sistema para dentro de 20 años, ahora, con lo visto en Estados Unidos, entiendo que será para 10 años. Y posiblemente, de acuerdo a cómo vienen evolucionando las cosas, el año que viene podamos tener oferta comercial”.

“Muchas veces lo que uno piensa que no va a ocurrir, después la realidad te supera y te lleva por delante”, señaló y contó: “En 2003 dije en una conferencia en Uruguay, cuando se sembraban 20 mil hectáreas de soja, que la producción de carne iba ser a feedlot y la reacción fue de que eso no iba a pasar. Pero 10 años más tarde la carne de feedlot se popularizó y se plantaban más de 1 millón de hectáreas”.

Con la carne artificial “no se qué porción del mercado va a ocupar o cómo va a ser”, pero “si por esas casualidades es un éxito y el mercado demanda este producto, los países como Uruguay y Argentina no podemos estar por fuera de ese desarrollo”.

Propiedades. El empresario contó que la carne artificial tiene las mismas características proteicas que las naturales. Asimismo, adelantó que algunas tecnologías pueden modificar los sabores del producto y derivarlos a gustos específicos. “Hoy comes la carne que te toca, pero en el futuro uno podría exigir la carne exacta que le gusta para tener en su plato”, cerró.

Gustavo Grobocopatel:

Rurales EL PAIS