Zafra de toros

La “moneda” del criador está valorizada

Con un ternero a US$ 500 de promedio, se necesitan menos kilos para comprar un toro. Como referencia del mercado, en la Expo Prado valor promedio de los toros subió un 22%.

Pablo D. Mestre.

¿Es estructural, o coyuntural? ¿Importa? Separar las coyunturas de las estructuras es difícil, porque hay procesos que son coyunturales y luego terminan siendo estructurales. Lo cierto, independientemente de coyunturas o estructuras es la innegable valorización de la “moneda” del criador. O sea: la cotización del precio del ternero.

Eso es un dato objetivo.

Hoy, en el mercado ganadero de estos días, un ternero ronda los US$ 500. Eso en promedio, porque los hay de más valor también como es lógico.

Entonces, de cara a la zafra de venta de reproductores que comienza en estas horas es bueno analizar este factor relevante en la economía del sector más relevante de la ganadería.

Si se mira el valor de los terneros nunca fue tan buen negocio comprar un toro.

Hace un año Rurales El País publicó una estadística en la cual se marcaba que cada reproductor entonces le costó al criador 6,47 terneros.

Hace un año los terneros valían US$ 100 menos en promedio… O sea, si se proyecta esta variable la pregunta del criador sería: ¿pago los mismos kilos y compro un toro superior que me va a producir terneros superiores, que se van a valorizar por encima de la media, o pago valores de mercado y compro un toro pagando menos kilos de ternero?

Por eso, más allá de coyunturas o estructuras (poco importa este año porque hay que preñar las vacas), el partido pinta bien para el criador. Y esto porque se valorizó su “moneda” de compra.
Así, se puede esperar con expectativa la zafra que comienza en estas horas.

Antecedentes. En ese trabajo de Rurales El País realizado hace un año, se mostraba justamente la evolución de la valorización de la cría en Uruguay.

Mientras en 2010 se necesitaban 9,17 terneros para comprar un toro, en 2018 eran 6,47 los que “pagaban” los US$ 2.621 promedio por toro.

Este valor promedio, es bueno aclarar una vez más, es simplemente una referencia de mercado, pues se toman en cuenta todo tipo de reproductores, pedigree, puros de origen, de cabaña, etc.

El universo que se tomó en cuenta hace un año fueron 6.030 reproductores, considerando tanto remates de cabaña, como exposiciones realizados en todo el país.

Por razas. Al abrir el análisis por razas, se comercializaron entonces 3.149 toros de la raza Angus (el 52,20%), a un valor promedio de US$ 2.567,14.

Los toros Hereford vendidos en 2018 fueron 2.214 (el 36,70% del total), a un precio promedio de US$ 2.727,35.
Además se comercializaron 291 toros de la raza Brangus (4,8%) a US$ 2.502,11 de promedio. Y fueron 241 los toros Braford vendidos (4%), con un valor promedio de 2.692,37.

Por su parte, si se toman en cuenta únicamente las exposiciones realizadas en la zafra 2018, el valor promedio por los 934 toros vendidos (15,5% del total), fue US$ 2.329,79.

Este ultimo factor también es un punto a tomar en cuenta. El cambio en la comercialización de los reproductores.

En estos tiempos las exposiciones han ido cediendo terreno frente a los remates particulares de las cabañas. Así, mientras en el año 2010 se comercializó el 25,74% de los toros de la zafra en las Agropecuarias del interior, en 2018 fue sólo el 15,50%.

Por departamentos. Otro factor analizado de la zafra pasada fue la localidad donde se venden los toros.

Al igual que hace varios años en el departamento donde se comercializan más reproductores es en Durazno: fueron 1.215 toros (el 20,15% del total), a un valor promedio de US$ 2.677.

En segundo lugar está el departamento de Tacuarembó con 763 toros (12,65%) a US$ 2.650 de promedio. Y el tercer departamento fue Cerro Largo con 656 toros (10,88%) a un valor promedio de US$ 2.668.

Expo Prado. En la reciente Expo Prado, el panorama mostró elementos para ser optimistas frente a lo que comienza. Se comercializaron 192 reproductores, un 4% más que hace un año. El promedio general fue de US$ 2.591, una suba de 16,61%.

Fueron 95 bovinos (10% más), a un promedio (entre machos, hembras y embriones) de US$ 3.601 (un incremento del 21,79% frente a 2018).

Los toros comercializados fueron 37, a un valor promedio de US$ 4.859 (22% de incremento) y las hembras fueron 37 (52% más), a US$ 4.195 de promedio (18% más).

Los mayores destaques fueron, en Polled Hereford US$ 39.000 (19.500 el 50%) por un toro de Sociedad Ganadera San Salvador, adquirido por Carlos Pagés y rematado por Valdez. Y en Angus, US$ 10.000 por un toro de Genetic Leader, adquirido por Est. San Juan y vendido por Zambrano.

Por razas, los toros vendidos fueron: 14 Polled Hereford (12% más) a US$ 6.521 de promedio (13% de aumento); 1 Hereford a US$ 5.000 (25%); 14 Angus (-7%) a US$ 4.086 (23%); 1 Charolais a US$ 1.800; 1 Limousin a US$ 5.000; 3 Holando a US$ 2.100; 1 Normando a US$ 3.000; 2 Polled Shorthorn a US$ 5.100.

Las hembras fueron 37 (52% más), a un promedio de US$ 4.195 (18% más que hace un año). Por razas: 5 Polled Hereford (-25%) a US$ 7.520 (65%); 8 Angus (23% más) a US$ 6.600 de promedio (30% más); 3 Hereford a US$ 3.480; 1 receptora Hereford a US$ 12.000; 6 Brangus a US$ 3.153; 4 Charolais a US$ 2.125; 2 Limousin a US$ 2.300; 1 Normanda a US$ 1.350.

Así las cosas, todo estaría dado para ser optimistas de cara a esta zafra de toros. Porque, más allá de coyunturas o estructuras hay que preñar las vacas para que esto siga…