Lechería / Sin categoría

Una vez más se valorizaron los lácteos en Fonterra

El tambero uruguayo celebra esta noticia, pero se esperaba un mayor aumento

La tonelada de leche en polvo entera, el principal producto de exportación de Uruguay, mostró un aumento de 0,3% en el remate de este martes de la neozelandesa láctea Fonterra, la principal productora y exportadora mundial del producto.

Cotizó a US$ 3.037 y a su vez, el índice promedio para los lácteos subió 0,4%, cerrando en  US$ 3.159 por tonelada, según publicó Global Dairy  Trade, plataforma de Fonterra en Internet mediante la que se hacen los remates.

Los productores uruguayos tomaron con entusiasmo el incremento de valores para los lácteos, porque alimenta la esperanza de mejoras para los tambos, donde la producción, también está siendo ayudada por la primavera.

En el remate, la manteca se pagó US$ 3.678, lo que significa un aumento de 3%. La lactosa tuvo un fuerte ajuste a la baja, de 8%, y cotizó US$ 1.087.

Justino Zavala, integrante de la Agremiación de Tamberos de Canelones, comentó que el resultado de Fonterra “está bien”, aunque se esperaba un incremento mayor. 

“En general se ha llegado a una estabilidad que a nosotros nos hubiera gustado estuviese más arriba. No sería raro que apareciera alguna baja”, explicó a Rurales El País

A nivel local, dijo, la comercialización de lácteos “ha sido buena”, en particular en Conaprole con producciones y embarques récord. 

“Se puede considerar que lo que parecía ser un segundo semestre muy complicado, se ha resuelto positivamente. Se ha mandado a muchos mercados. En esa parte del problema, estamos tranquilos. Permitió, incluso, que Conaprole aumentara el precio de la leche en plena zafra de primavera, una medida poco usual. Si bien el precio no superó la barrera de 30 centavos de dólar, tenemos una estabilidad que permite trabajar”, señaló. 

De todas formas, aseguró que los tamberos continúan con sus complicaciones financieras, que vienen siendo arrastradas desde el déficit hídrico de principios de año. 

“Estamos muy complicados porque se ha trasladado la última etapa de la crisis de la sequía, y hoy se pagan los costos de producir, los costos de las reservas y, a su vez, las reservas para el otoño invierno que viene. Financieramente estamos complicados”, lamentó.