Sin categoría

Protocolo sanitario con China deja afuera la exportación de lengua y quijada

El MGAP realiza gestiones para lograr una prórroga de 90 días.

Frigorífico, carne vacuna. Foto: archivo El País.

La actualización del protocolo sanitario firmado con China comenzó a generar dificultades a las industrias frigoríficas que en las últimas horas se vieron sorprendidos con que las lenguas y las quijadas no podrían ingresar al país asiático.

La comunicación llegó el pasado jueves cuando no se permitió el ingreso del producto al puerto, y eso desató preocupación en los exportadores, porque actualmente hay contenedores con estas menudencias que están en viaje a China y otros próximos a salir.

Redireccionar el producto parecería difícil, porque según informaron dos industriales a Rurales El País, no hay muchos mercados alternativos, y con los posibles existe un diferencial significativo de precio que no favorece al negocio. Con esta problemática entienden que podría existir una desvalorización equivalente del animal de US$ 3,50 por cabeza.

Desde el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) confirmaron la noticia a Rurales El País y señalaron que desde el pasado 20 de diciembre no se están otorgando certificados para exportar lenguas y quijadas a China. Además, dijeron que el embajador uruguayo en el país asiático, Fernando Lugris, está realizando las gestiones necesarias para llevar adelante una reunión con el Ministro de Aduanas de China y lograr una prórroga de 90 días para que ingresen los productos.

Rafael Tardáguila, director de Tardáguila Agromercados, dijo a Rurales El País que Uruguay ha exportado entre enero y noviembre de este año unas 70 mil toneladas de menudencias a todos los mercados, donde más de 2 mil toneladas fueron lenguas y un poco menos de 2 mil toneladas de quijadas. En ambos productos China se consolida como el principal destino.

El analista de mercados explicó que China importó 1.155 toneladas de lengua y Rusia, el segundo mayor mercado, unas 900 toneladas. Sin embargo, dijo que el diferencial está en el precio: China pagó por la lengua US$ 5.200 por tonelada en promedio, los últimos negocios se habían cerrado a US$ 7.000 la tonelada; mientras que Rusia pagó cerca de US$ 4.600 por tonelada.