Sin categoría

Productividad del arroz ya fue afectada por el clima

Pintaba ser un año con rendimientos récord para el cereal.

Foto: AFP

Pablo Antúnez

La falta de luminosidad en un momento clave para el arroz, donde las chacras están en pleno desarrollo reproductivo, ya comprometió la productividad de los cultivos en un año que pintaba se repitieran rendimientos récord.

La Asociación Cultivadores de Arroz (ACA) se reunió el martes en Melo para evaluar los daños de las chacras arroceras de la cuenca este, compuesta por Cerro Largo, Treinta y Tres, Rocha y parte de Lavalleja.

“La falta de luminosidad será lo que más impactará en el resultado final del cultivo”, afirmó a El País el titular de la ACA, Alfredo Lago. En la primera quincena de enero apenas hubo 3 días de sol y eso complica al cereal. A eso se suman las temperaturas, que si bien no hubo mínimas, fueron bajas y afectaron.

Lago dijo que los productores tenían mucha esperanza, porque “los cultivos se habían implantado en la fecha óptima y había un potencial grande que ahora se comprometió”.

Puntualmente, los arroceros que hoy tienen sus chacras inundadas por las crecidas de los ríos, son los que tienen los daños mayores.

El titular de la ACA informó que el área afectada por las inundaciones, que incluso provocaron el desarme de los sistemas de riego —antes de que fueran arrastrados por las crecidas— es de alrededor de 2.500 hectáreas. “Incluso hay áreas nuevas, como la séptima sección de Treinta y Tres, que seguramente van a estar más afectadas porque el agua va a seguir subiendo. Ayer llovió mucho en la cuenca del Río Olimar y se topa con la cuenca del Río Cebollatí que también está totalmente desbordada. Eso formará como un tapón y generará más problemas”, explicó Lago.

Incluso, el dirigente contó que se puede generar la paradoja de que una vez que el agua baje y el productor precise volver a inundar las chacras, tenga sus sistemas de riego desmantelados. “Hay una preocupación por volver a rehabilitar los sistemas de riego. El arroz precisa el agua de continuo”, aclaró el titular de ACA.

INFRAESTRUCTURA. Pero el clima también dejó secuelas en el tendido eléctrico. “Otro efecto que estamos tratando de cuantificar e informaremos a las autoridades, es todo lo vinculado con la infraestructura. Hubo daños en algunas columnas de electricidad, está trabajando UTE pero la caminería rural va a ser un problema tremendo”, estimó Lago.

Las repetidas lluvias “dejaron destruida todos los caminos y rutas. Todavía hay tiempo hasta la cosecha para arreglarla. Esperemos que haya capacidad de respuesta de las intendencias para repararla, antes del período de cosecha”, dijo esperanzado el titular de ACA.

El panorama es complejo y los daños finales en el cultivo de este cereal “no están cuantificados. Es prematuro darle números a eso porque el proceso productivo está en marcha. El efecto sobre la productividad hay que analizarlo con cautela y a todo esto los pronósticos siguen anunciando lluvias. Tengo registros desde más de 30 años y no hubo un enero tan malo como este”, afirmó Lago, que produce en la cuenca este y viene de una familia arrocera por vocación.

Rurales EL PAIS