Sin categoría

Este año desaparecieron 2.000 productores rurales, aseguró la ARU

Crisis en el agro preocupa a la ARU por golpe al sector rural.

Agro: la Asociación Rural del Uruguay realizó ayer un balance del año. Foto: M. Bonjour

El sector agropecuario atraviesa una profunda crisis, la mayor de los últimos diez años. Para la Asociación Rural del Uruguay (ARU), el deterioro del mercado laboral, así como la pérdida de inversión extranjera directa —entre otros factores— le están ocasionando graves perjuicios al agro.

La gremial de productores rurales realizó ayer un balance del año y aprovechó la oportunidad no solo para denunciar la situación en la que se encuentra el sector, sino que se despachó contra el gobierno por no adoptar las medidas que considera que son necesarias para mitigar el impacto de la crisis.

El presidente de la ARU, Gabriel Capurro, señaló que el gobierno brindó soluciones al sector solo cuando este se manifestó; criticó el nivel de conflictividad sindical que atraviesa el rubro, así como a los Consejos de Salarios por ser “perjudiciales” para el agro y denunció la falta de competitividad.

A su vez, manifestó su “asombro” por las recientes declaraciones de la ministra de Industria, Carolina Cosse, sobre la pérdida de puestos laborales.

Capurro dijo que Cosse “desconoce que Uruguay tiene un problema de costos” al sostener que “los puestos de trabajo que se están perdiendo, no obedecen a un problema de los costos”. Para el productor rural, la precandidata a la presidencia por el Frente Amplio está desconociendo el problema o simplemente niega la realidad. “Nos parece que es muy preocupante porque es la ministra la responsable de las cadenas agroindustriales”, remarcó.

La ARU observa con preocupación la pérdida de empleo, sobre todo en el interior del país. En este sentido, Capurro reclamó al gobierno una respuesta al agro con la “misma celeridad” que lo hizo con el turismo. A esto, se agrega la desaparición de 2.000 productores rurales de todo el país en lo que va de 2018. “El sector está perdiendo productores, este año se perdieron 2.000 productores y hay 2.000 más que salieron de la producción, nosotros esperamos que eso no siga sucediendo, por eso vamos a seguir trabajando para que eso no ocurría y vamos a seguir apostando al diálogo”, indicó Capurro en el cierre de su presentación en la sede de la ARU, que fue ovacionada por todos los asistentes.

En diálogo con El País, Capurro señaló que los productores rurales reciben a diario varias solicitudes de trabajo y que se notan las “dificultades” y el “nerviosismo” de los productores. “Estamos viendo una situación social complicada, y estamos viendo que estamos perdiendo rentabilidad y nos estamos quedando con pocas posibilidades de seguir apostando a intensificar la producción y a trabajar. Lo que estamos pidiendo son condiciones para poder trabajar y condiciones para aportar”, apuntó.

Análisis económico. La presentación de ayer fue abierta con la exposición de la economista Rocío Lapitz, quien realizó un informe anual de la situación agroeconómica del país. Expuso que el Producto Interno Bruto (PIB) de Uruguay “se ha moderado”, y que el agro fue de los sectores con mayor caída. Por otro lado, señaló que “Uruguay perdió atractivo como un destino de inversión extranjera directa” y que hay 50.000 empleos menos. La tasa de empleo se encuentra en niveles de finales de 2007 y el 9% de los trabajadores presenta problemas de subempleo, señaló en su presentación la economista.

Por otro lado, mencionó que “el efecto del Fideicomiso de la Seguridad Social hizo que se redujera momentáneamente el déficit fiscal”, a la vez que señaló que “en los últimos años, se procesó un ajuste fiscal” a través del “incremento de impuestos, tarifas y el recorte de gastos de inversiones menores”.

Finalmente, la economista explicó que el 92% de los productos de la base exportadora con un “alto esfuerzo nacional innovador” pertenecen al sector agropecuario. Son diez productos y se trata de la carne bovina, lácteos, arroz, ganado en pie, soja, cuero, malta, lana y tejidos. Los siguen los concentrados de bebidas, la madera, los plásticos y la celulosa.

Los Consejos de Salarios “son perjudiciales”. En agosto de este año, las gremiales agropecuarias, entre las que se encuentra la ARU, patearon el tablero y se retiraron de los Consejos de Salarios, a los que no volverán, confirmó ayer el presidente de la gremial, Gabriel Capurro. “Los Consejos de Salarios son especialmente perjudiciales para el sector agropecuario tal como están funcionando”, señaló. Las gremiales interpretan que las negociaciones por las ramas de actividad no son necesarias para el sector en el que se encuentran. “Las negociaciones por rama de actividad que no tienen en cuenta las asimetrías de las empresas en tamaño y localización, determinan que las empresas más chicas y con más desventajas tengan que absorber incrementos de la rama que las llevan a bajar el precio de compra de los productos y entonces a castigar a los productores”. La ARU está dispuesta a sentarse a hablar con el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, porque tienen “la mejor disposición para que los Consejos funcionen de nuevo”.

Rurales EL PAIS