Sin categoría

Cómo es trabajar en Las Rosas, la primera cabaña en recibir el Secretariado Mundial

Cuenta con 5.500 hectáreas para ganadería de invernada, plantel, agricultura y lechería.

Olivia Strauch y Marcos Berrutti en Cabaña y Estancia Las Rosas. Foto: Luichi Motta.

La primera jornada del Secretariado Mundial Angus tuvo su parada en Cabaña y Estancia Las Rosas, ubicada en la Ruta 6 y kilómetro 143 en el departamento de Florida.

Cientos de criadores de todas partes del mundo se presentaron a una muestra genética de altísimo nivel.

Las Rosas es una empresa que pertenece a la Sra. Laetitia d’Arenberg, quién desarrolló el negocio agropecuario en el país, con la producción ganadera, en los años 70 y a partir del 2000 incursionó con la genética de la raza Aberdeen Angus.

Pero… ¿qué significa trabajar en Las Rosas?

Roberto Serventi, administrador general de Cabaña y Estancia Las Rosas, dijo que “es una experiencia inolvidable”. “Soy el hombre más afortunado del mundo por estar en una empresa como esta, donde cumplís tus proyectos, te dejan pensar y parece que todo se puede hacer realidad. Solo hay que poner ganas y mucho trabajo”, destacó.


Para Olivia Strauch, encargada del departamento de equinos, resulta “un gran privilegio compartir con Letitia la misma pasión”, que además “me permite desarrollar un programa que es de lujo”. Y agregó: “Estar en el campo rodeada de caballos con la libertad y flexibilidad de trabajo que brinda esta empresa, es espectacular”.

 

Marcos Berrutti, asesor genético de Las Rosas, aseguró que el Angus de la cabaña “es el programa de colorados más importante que hay en Uruguay y el más fiel reflejo de criar animales que se adapten al ambiente”. También destacó: “Confiamos mucho en la genética que se desarrolla acá, Las Rosas es el buque insignia de las cabañas que utilizan genética propia”.