Sin categoría

Cadena cárnica de fiesta con primer envío a Japón

Ya van en camino más de 4.700 kilos. Son cortes sin hueso.

Carne vacuna de Frigorífico Las Piedras en cajas previo embarque a Japón. Foto: El País.

Pablo Antúnez

Más de 4.700 kilos de carne vacuna uruguaya, desosada y madurada —entre cortes y productos congelados y enfriados—, va rumbo a Japón, en el marco del primer embarque luego de 19 años de gestiones sanitarias y diplomáticas para retomar el mercado.

Los últimos envíos fueron en el 2.000, previo a la epidemia de fiebre aftosa que afectó al departamento de Artigas, donde Uruguay perdía la categoría de país libre de la enfermedad sin vacunación.

En las próximas horas, los Grupos Minerva, Marfrig y Frigorífico “San Jacinto”, harán sus embarque, buscando consolidar una corriente comercial, tanto para carne producida a pasto, como para la procedente de vacunos terminados a granos previo a la faena.

Luego de cargar los contenedores en el avión, en el marco de una conferencia de prensa, celebrada en el Aeropuerto de Carrasco, el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Federico Stanham explicó la importancia del mercado japonés y lo que significa para el complejo cárnico uruguayo poder entrar con sus productos en uno de los mercados más exigentes del mundo.

“Es uno de los principales importadores de carne y uno de los países con más altas exigencias sanitarias y de calidad. Eso habla muy bien de todo el sistema cárnico uruguayo”, afirmó el jerarca.

La reapertura es fruto del esfuerzo del sector público y el privado. “Uruguay tiene una ganadería que es ejemplo en el mundo y una industria de procesamiento y exportación que está en la cima de la calidad a nivel mundial y eso también es parte del reconocimiento que Japón no está dando con esta apertura”, dijo Stanham.

Para el jerarca, el trabajo del INAC “empieza ahora” y es “ayudar a posicionar a las carnes uruguayas de la mejor manera en este mercado”.

El primer paso será la feria Foodex Tokio —a celebrarse del 4 al 8 de marzo—, una de las principales de Asia, en la que INAC junto con UruguayXXI estará presente con stand compartido. En el stand de INAC van a estar participando prácticamente “todas las empresas habilitadas desde el pasado 7 de febrero. Es un mercado que, según nos explican los exportadores, será de maduración lenta, con desarrollo de negocios cuidadoso, pero muy consistente y sostenible a largo plazo”, estimó el presidente del INAC.

Confianza. A su vez, la consejera de la Embajada de Japón en Uruguay, Tomoko Kubota, agradeció el esfuerzo que hizo Uruguay para reabrir el mercado.

La diplomática recordó que el año pasado hubo una reunión en Uruguay con el primer ministro nipón Shinzo Abe para avanzar en la reapertura y finalmente se llegó “a este día histórico. Estoy muy emocionada”.

Kubota exhortó al gobierno uruguayo y el sector privado a “desarrollar lazos de amistad y estructurar el comercio entre los dos países” y contó que “a los japoneses les gusta mucho la carne”.

Conocedora de las bondades y calidad de la carne vacuna que produce Uruguay, a cielo abierto, sobre pasturas naturales y sin hormonas ni anabólicos, Kubota dijo tener “una gran confianza con la calidad y el sabor de la carne uruguaya”, por lo que auguró “un gran éxito en el mercado japonés”. Y fue más a fondo aún: “me encanta la carne uruguaya”, dijo sonriente.

En 2021, Japón y Uruguay celebrarán el centenario de relaciones bilaterales. “Esperemos desarrollar más la relación entre los dos países”, afirmó la diplomática.

Equipo. El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, tampoco pudo ocultar su emoción, pero marcó desde el arranque que el mérito de reabrir Japón para la carne vacuna uruguaya, “es fruto del trabajo interinstitucional, del trabajo entre el sector público y el privado. Es también un logro de todos los uruguayos”.

Benech recordó que a lo largo de estos 19 años que demandaron la reapertura de este mercado de alto valor —Uruguay es el primer país libre de fiebre aftosa con vacunación que entra con su carne—, “hubo mucha gente que trabajó e hizo un esfuerzo grande”.

Mirando hacia adelante, estimó que la reapertura “marca el comienzo de una nueva relación comercial, que a mi juicio tiene muchas posibilidades”.

Le explicó a la consejera nipona que los uruguayos comen mucha carne, el consumo per capita es uno de los más altos del mundo y “sería imposible consumir todo lo que se produce”. Por eso destacó que “para los uruguayos venderle carne a los mejores mercados, a los más exigentes, es todo un gran desafío”, dijo Benech.

No perdió la oportunidad de agradecer a las autoridades de la Embajada de Japón en Uruguay “la buena disposición y el compromiso” que pusieron en el trabajo de reapertura de este mercado.

“Apuesto a la complementaridad entre los dos países, apuesto a que esto sea el comienzo de una larga relación cada vez más fructífera. Retomar la colocación de carne es el puntapié para vender otros productos o para mejores relaciones comerciales”, afirmó el representante del Ejecutivo.

Japón es un país desarrollado y con una población elevada y de altos ingresos. “Uruguay vive de vender comida”, destacó Benech. Todo está jugado a que el mes que viene, durante la feria de Foodex Tokio, se puedan profundizar los negocios y destacar algunos productos.