Sanidad

Uruguay tomado como un ejemplo en reunión de OIE

Integración público privada es clave en campaña sanitaria.

 

Pablo Antúnez.

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) está apuntando a dinamizar las alianzas entre los sectores privados y el servicio sanitario oficial de cada país y Uruguay fue nuevamente puesto como ejemplo en el marco de la 24ª Conferencia Regional de OIE para las Américas, que se celebró en Punta Cana, República Dominicana.

La delegación uruguaya presentó dos iniciativas que demuestran esta fortaleza, una referida al Fondo de Brucelosis y Tuberculosis, financiado por el sector productivo, en el marco de una campaña sanitaria impulsada y controlada por el MGAP, pero cuyo dinero es administrado en conjunto, pagando las indemnizaciones a los productores afectados. El otro ejemplo, fue el compartimento ovino de alta bioseguridad, donde están integrados el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y la Asociación Rural del Uruguay (ARU). Con esta herramienta se habilitó el ingreso de carne ovina con hueso a Estados Unidos, derribando barreras que se amparaban en aspectos sanitarios.

La delegación uruguaya estuvo integrada por el director de los Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Eduardo Barre y, en representación del sector privado -Asociación Rural del Uruguay y Secretariado Uruguayo de la Lana-, por Jorge Bonino Morlán, además de ser delegado por la Federación de Asociaciones del Mercosur (FARM).

Compartimento. En el encuentro se planteó la figura del compartimento, tomando como ejemplo el logro de Uruguay. En este caso, fue “para los movimientos de caballos deportivos”, así como en la especie suína, “ante el surgimiento de la peste porcina africana que viene afectando a varios países de la Unión Europea e incluso China”, explicó a El País Bonino.
En la reunión de referencia de la OIE, un representante técnico de la Unión Europea explicó la situación y las medidas que se están tomando para evitar que se expanda. Asimismo, se volvió a remarcar el rol que puede tener en aves, al aislar poblaciones y demostrar científicamente que esos animales no padecen enfermedades como es el caso de la gripe aviar.

Aftosa. Al analizar la situación de la región en cuanto a fiebre aftosa, Bonino contó que la delegación de Colombia “marcó su descontento con las acciones de Venezuela para controlar y combatir la enfermedad”.

Los focos que padeció Colombia, producto de la circulación viral en la frontera con Venezuela, “preocupan a toda la región que tiene más de 250 millones de bovinos y ovinos. Además, nos preocupamos en trabajar integradamente -públicos y privados-, buscando evitar la aparición de enfermedades emergentes que puedan complicar la producción y tener influencia negativa en los mercados”.

En fiebre aftosa la OIE reconoce países libres y otros con aftosa. “En caso de la región son todos países libres con vacunación e incluso algunos tienen zonas libres (caso de Brasil con Santa Catarina)”, explicó Bonino.

El uso de la vacuna contra la enfermedad “es una barrera que algunos países como los que integran el Nafta, la Unión Europea o incluso Japón, imponen para la comercialización de carnes, subproductos, genética o animales en pie.
“Esas barreras hacen que los productores duden y tengan reparos al momento de entrar en la fase de erradicación”, explicó.

Rurales EL PAIS