Gremiales / Rurales El Suplemento

Juventud rural de hoy, pan para mañana

Educación rural, juventud agraria y el rol de la mujer en el campo son los temas que movilizan a la directiva de la Asociación Rural de Jóvenes del Uruguay. Marlene Vassella, presidenta de ARJU; y Camila Ramírez, vicepresidenta de la gremial, se reunieron con la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón.

Marlene Vassella, Beatriz Argimón y Camila Ramírez

Manuela García Pintos

“Hay una oreja parada en el gobierno y manos ejecutando”

Camila Ramírez, vicepresidenta de ARJU

-¿Qué opina del accionar del gobierno sobre todo, en su actitud con el campo?

-Hay una simbiosis interesante. A ver, no hay que aplaudir a quien no hace más que cumplir con su deber: la gente del campo tiene necesidades, las expresa, hay una oreja parada en el gobierno y manos ejecutando. Variados ejemplos: Seguridad rural, MEVIR dando cátedra en política social, el Fondo Lechero dándole respiro a los productores, el fideicomiso de Colonización y lo que para mí es, sin precedentes, la política de género del quinquenio: el Plan Nacional de Género para las políticas agropecuarias impulsado por la Dra. Fernanda Maldonado.

-En muchos rubros, caso granja y lechería, y hasta en las gremiales, se habla de una falta de recambio generacional. ¿Los jóvenes no están o no hay lugar para ellos?

-Indudablemente, lo que si no creo es que sea por falta de jóvenes. En este caso, va por el lado de lo golpeados que han sido estos rubros en el último tiempo. Hablo de oído, pero entiendo que muchas veces no es posible compatibilizar capacitación y profesionalización con el trabajo en el campo. Y si a esto le sumamos el sacrificio que significa ser granjero o lechero, no dan las cuentas.

-Estuvo presente en el Diálogo Nacional sobre Sistemas Alimentarios, sobre el rol de la mujer en la producción. ¿Cuál es su visión?

-Es de orden reconocer la vanguardia en la que se pone a Uruguay con estas instancias, donde se discute sostenibilidad, buenas prácticas de manejo, agregado de valor, normas de bienestar animal, y otras cuestiones que posicionan a la producción nacional.
Hacer visible el aporte de las mujeres en la producción nacional, habla de sumar un lote de perspectivas que no han sido tomadas en cuenta, o más bien, no han sido reconocidas de forma debida, porque nadie está inventando nada, las mujeres estuvimos siempre. No podemos darnos el lujo de reducir a la mitad el abanico de miradas.

-La educación rural es de las áreas en las que ARJU se ha manifestado más activamente. ¿Qué lectura hacen de la realidad y cuáles cree son las principales debilidades del país en la materia?

-Luego de intercambiar con referentes gracias a una campaña de difusión que realizamos en ARJU, el panorama actual indica que seguimos en el lamentable camino de despoblamiento de la campaña, pero ha habido un freno en la reducción de matrículas y cierre de escuelas rurales. Identificamos varias debilidades junto al Director de Educación, Gonzalo Baroni: cuanta ruralidad se incluye en la formación docente, no existe una vinculación particular en el programa que fomente la continuidad de los gurises en el área rural y lo importante que sería coordinar más el año lectivo y los programas educativos con los procesos productivos estacionales.

-¿Cuál cree que es el rol y la relevancia de ARJU en el medio rural?

-El rol de la Asociación es reunir jóvenes que entienden su destino en el campo. La juventud nos asocia siempre a dos conceptos a los que hay que prestarles mucha atención en el sector rural: continuidad, lo que nos asegura futuro, tanto en términos productivos como sociales y cambios. Parecen antagónicos, pero ¿alguien puede negar que para que algo continúe en el tiempo debe, obligadamente, ser capaz de adaptarse y que eso significa cambiar?

-Mónica Silva hoy preside por primera vez a la Federación Rural, una gremial con más de 100 años. Tampoco es menor el hecho de que la lista opositora fuera llevada adelante por otra mujer, Soledad Arrarte. ¿Una reflexión?

-El hecho de que una de las gremiales rurales más importantes del país disputara la presidencia entre dos mujeres es histórico y no solamente para Federación Rural y el sector, sino para Uruguay. Indudablemente que también representa la materialización de la confianza que tienen los gremialistas en las capacidades de Soledad Arrarte y Mónica Silva. Eso no significa que antes no estuviéramos involucradas en el sector rural ni tomáramos parte en las decisiones productivas, sino que el tiempo indicaba que era momento de darlo vuelta como una taba -al decir de algún cantor-, reconocer el rol de las mujeres en el gremialismo rural e incorporar nuestra impronta a la toma de decisiones.

“Argimón quería conocer quienes hoy son los jóvenes referentes dentro del sector y cuáles son las problemáticas a las que se enfrentan”

Marlene Vassella, presidenta de ARJU

—¿Cómo fue el encuentro con Argimón?

—El encuentro se genera por el interés de parte de la vicepresidenta Beatriz Argimón con el objetivo de conocer quienes hoy son los jóvenes referentes dentro del sector, las problemáticas a las que se enfrentan, el rol que cumple la mujer y dentro de esto visualizando los pro y los contra con los que se enfrenta en el camino. Sabemos que hoy la mujer de a poco va aumentando su confianza en ocupar los espacios y esto conlleva a que se le presenten nuevos desafíos a nivel personal, laboral, económico y familiar. Fue un encuentro muy ameno en donde nos sentimos reconfortados y apoyados al ver que el Estado genera el espacio.

—¿Qué temas estuvieron sobre la mesa?

—Los temas fueron variados, pero todos de gran importancia, son temas que como jóvenes tenemos que ir conociendo, involucrándonos y ser partícipes activos. Tuvimos un espacio de presentación donde le fuimos comentando la integración de la institución, nuestros objetivos y algunas de las actividades. Surgieron temas como educación rural, la cual fue una campaña gráfica en la que seleccionamos un referente por departamento y realizamos entrevistas a los distintos actores dentro de la misma, finalizando con una charla con el director de Educación del MEC. Continuamos con la producción nacional, el rol de la mujer en el sector y nuestra participación en la Comisión Honoraria de la Juventud Rural, la cual se reinstaló en septiembre pasado. Así nos propuso generar una sesión en el Parlamento en el marco del Día de la Juventud Rural el cual se celebra el 27 de agosto. El objetivo es presentar a la gremial y que cada una de las instituciones realice la exposición libre de un tema que considere de gran importancia en donde los jóvenes nos veamos involucrados.

—¿Hicieron alguna propuesta?

—No realizamos ninguna propuesta porque consideramos que era un espacio para que nos pueda conocer y poder tener un intercambio sobre los temas que realmente importan a los jóvenes, y que desde el Estado visualicen a los referentes para que puedan acceder a las problemáticas y logros que se obtienen.

—¿Qué les transmitió Argimón, una autoridad con especial preocupación en la producción nacional y la mujer rural?

—Nos mostró un interés real por estos temas y nos contó de políticas públicas enfocadas a potenciar la producción nacional y su valoración en el país y como insertarla en el mundo. En lo que respecta al tema mujer rural, el gran valor y la toma de decisión consciente sobre la forma de vida por la que optaron es una lucha en la desigualdad en un medio tan duro, en donde el campo es tradicionalmente masculino. La sociedad identifica ciertas problemáticas que han estado latentes desde siempre: enfrentarse a la discriminación laboral y salarial y la falta de recursos. Nos dijo que sabía que en el Ministerio había una preocupación real y que se estaba trabajando en el tema, con el Plan Nacional de Género.

—¿En qué se trabaja actualmente?

—En este momento estamos fortaleciendo la formación de nuestros socios a través de charlas virtuales. Para nosotros es un gran desafío la virtualidad ya que la mayor parte del día estamos en frente a una pantalla y nos genera cierto desgaste y, en muchos casos, la conectividad es una problemática. Dentro de lo que son redes sociales estamos realizando una campaña gráfica en Instagram: #sábadodejóvenesrurales, la idea es compartir historias con fotos. También estamos organizando y preparándonos para lo que es Expo Prado. Vamos a participar en las actividades que siempre estamos presentes, pero además este año sumamos a la Expo una de gran importancia: la antesala a los 150 años de la Asociación Rural del Uruguay, el 3 de octubre. Desde la Institución madre publicarán un libro y ARJU tendrá un segmento, por lo cual estamos en un arduo trabajo en lo que es recabar información y la redacción de la historia de ARJU, la cual tiene un vigor y frescura propia de los jóvenes.

—Semana del Tambo: ¿Cómo se desarrolló la actividad y cuál fue su fin?

—La “Semana del Tambo” fue una actividad que realizamos en conjunto con los Jóvenes de la Asociación Nacional de Productores de Leche (Jóvenes ANPL) la misma fue planteada en el marco del Día Mundial de la leche, el pasado 1° de junio. Se realizaron dos actividades en formato de charla. En el primer encuentro invitamos a tres productores con perfiles bastante diversos, Wilson Cabrera Rava de Villa Vieja (Florida), Reynaldo y Bruno Laborda de Paraje Duraznito (Soriano) y José Luis Avondet de Puntas de Valdez (San José). Como referentes del sector nos pudieron contar sus experiencias de vida y tuvimos un intercambio muy interesante. Se hablaron temas como el legado familiar en el rubro, la migración de los jóvenes del sector lechero a otras actividades no relacionadas al agro y la evolución del trabajo y la tecnología en los tambos. El segundo encuentro se tituló Biodigestor en el tambo “Transformando un problema en una solución”, donde el expositor Pablo Pérez, de San José, nos contó el dicho proyecto que cuenta con un sistema de biodigestión de efluentes para aprovechar la generación de energía eléctrica. Nuestro objetivo es destacar el importante rol que tenemos los jóvenes, ya que presentamos ciertas condiciones que nos destacan y una de ellas es el compromiso que tenemos para con el sector. Si bien el recambio generacional se da con una amplia variedad de motivos debemos motivar y fortalecer el interés por el rubro.